El déficit y los altos precios de los productos agrícola en Cuba, ¿un problema sin solución?.

Cooperativas no agropecuarias. Agromercado 26 y 41.
Cooperativas no agropecuarias. Agromercado 26 y 41.

Por: Héctor Núñez M (hectorn@igp.minem.cu)

Recientemente Roberto G. Peralo, publicó un muy interesante artículo titulado “Las contradicciones del mercado agrícola en Cuba.”, donde hace un análisis sobre diferentes aspectos relacionados con la comercialización de los productos agrícolas nacionales y fundamentalmente sale al paso de los que prefieren justificar los altos precios de estos productos en el mercado, culpando a los canales de distribución que garantizan la llegada a los mercados. Quizás los que no han estudiado Economía, no conozcan el significado del término “canales de distribución”, en este caso se aplica para todos aquellos que intervienen para llevar los productos desde el lugar donde se producen, hasta el lugar donde se venden y quienes realizan el almacenamiento y venta a la población.

Cada vez que los medios de prensa en Cuba se acercan al tema del déficit de productos en los mercados y de los altos precios, o lo hacen culpando a los campesinos de no producir y/o lo hacen culpando a los que les compran los productos para llevarlos a los mercados (tal y como lo hacía antes ACOPIO), pero no realizan una análisis profundo del tema.

Hay algo que se está pasando por alto y es el hecho de que en Cuba no está funcionando la ley de oferta y demanda al menos de manera como se espera funcione en cualquier otro lugar del mundo, pues esto debería traer aparejada la competencia entre los productores, los que deberían garantizar productos de mayor calidad y a precios menores como vía de ocupar una mayor porción del mercado y en su lugar vemos productores, que pareciera se han puesto de acuerdo para llevar pocas cantidades de los productos al mercado y en su mayoría de muy baja calidad, con niveles de precios muy semejantes en todo el país y lo mismo ocurre con los transportistas. Pero también vemos cómo las empresas que deben garantizar los insumos, no los entregan a tiempo lo que es lo mismo que no entregarlos.

Otro tema que ha sido poco estudiado es el efecto de los elevadísimos precios de los insumos agrícolas ejercen a la hora de ponerle el precio a los productos en el campo y otro muy importante, el dinero obtenido por los campesinos de la venta de sus productos es lo mismo que el salario que obtienen los trabajadores y se ha escrito bastante sobre la inflación desmedida que tienen los precios de los productos en cualquier tienda, en cualquiera de las dos monedas.

Desde mi punto de vista cualquier intento de solución al problema del déficit de los productos agrícolas en el mercado y sus altos precios, pasa por:

  1. Garantizar a tiempo los insumos agrícolas correspondientes y entregarlos a los campesinos cuando estos verdaderamente los necesiten a precios justos.
  2. Dedicar parte del dinero que se utiliza para importar alimentos, para incentivar la producción, haciéndolo de manera planificada; por ejemplo si se busca lograr sustituir el 40% de la importación de frijoles, se licita entre los potenciales productores el dinero disponible para ello como si se fuera a comprar en el mercado exterior. Esta medida estoy seguro causará una competencia entre los productores por acceder al financiamiento en divisas.
  3. Debe darse acceso a los productores a tecnologías más modernas capaces de obtener mayores rendimientos, lo que incluye acceso a maquinaria y equipamientos.
  4. De ser necesario, determinar los productos que se puedan subsidiar por un tiempo limitado, garantizando que con el dinero obtenido, los productores puedan costear los gastos sin tener pérdidas e incrementar los niveles de producción hasta incluso poder exportarlos, obteniendo beneficio de las exportaciones, lo mismo hacen EEUU y la Unión Europea con sus productores agrícolas.
  5. Determinar por verdaderos especialistas en el tema y hacer de público conocimiento el potencial de producción de cada pedazo de tierra y acabar de eliminar los latifundios improductivos que aún persisten.
  6. Se debe acabar de implantar precios verdaderamente justos a los productos en todos los mercados tanto minoristas como mayoristas, los cuales tengan como base un % del precio de costo de producción o importación acorde a los estándares del comercio internacional.
  7. Los medios de difusión, deberán jugar un papel más activo y crítico en la búsqueda de las verdaderas causas y condiciones que eviten se solucione el problema, dándole seguimiento a las noticias que ellos mismos generan de manera más crítica, sin miedo a buscarse problemas.