¿Victorias vergonzosas?


La-Chiringa-Te-vió_color2Por: Harold Cárdenas Lema

Cuando salga publicado este artículo la Habana estará enterándose de la noticia filtrada por mi amigo Carlos Alberto en el blog Chiringa de Cuba: el acceso a la web desde los hogares. Ahí devela la voluntad gubernamental que existe para alcanzar la última milla en cuestión de acceso a Internet y se brindan varios detalles. Pero es una noticia filtrada, develada en un medio alternativo y no a través de los que mantenemos con nuestros impuestos para informarnos.

Lo primero a destacar es que no es la primera vez que Carlos asume la responsabilidad de hacer pública una información que es de interés público pero de la que por ciertas razones siempre se nos mantiene al margen hasta último momento. Es decir, en un contexto económico complicado, cuando logramos alguna victoria, por pequeña o grande que esta pueda ser, nos debemos enterar primero por blogs alternativos y los medios de la contrarrevolución, para mucho después leerlo en la prensa una vez que lo revisa la mitad de la plantilla en la Plaza de la Revolución.

Carlos ha pagado de su bolsillo uno de los accesos a Internet más caros del mundo para publicar una buena nueva. Hace unos días nos regaló otra noticia de importancia pero uno nunca sabe cuál es el precio de la información hasta que leemos su nota donde lo deja entrever claramente: “esta vez se pueden ahorrar el secuestro de mi computadora…”. Siempre cabe la posibilidad de que las fuentes de la información estén en realidad sondeando la opinión pública y su respuesta a la filtración para una implementación futura, o también cabe la posibilidad lamentable de que como dice el Snowden cubano, este le provoque “cuestionamientos y problemas” pero me gusta pensar que ya hemos pasado esa página.

Resulta irónico que nuestras buenas noticias sea necesario filtrarlas, no recuerdo que la Ley de Reforma Agraria se divulgara casi a escondidas, o que los maestros fueran a alfabetizar de incógnito. Esto parece ser la victoria en una lucha contra el prejuicio, el bloqueo externo y el desconocimiento interno en la que muchos llevamos años. Es solo que la forma en que se presenta, el sigilo, la ausencia de rendiciones de cuenta en cuanto al trabajo en los ministerios y el secretismo que Raúl critica pero aún así persiste…todo eso, nos hace pensar que se trata de victorias vergonzosas. No importa como venga la noticia, hoy toca celebrar, ya mañana veremos qué pasa.