Los dirigentes administrativos actuales y la pregonada indisciplina social


Por: Edison Velázquez (antiguo asesor del Che)

Cuadros hay que ser y parecer dirigente, pero lo esencial es la indisciplina estatal ya que “ni son ni parecen”

Quiero aprovechar esta oportunidad para añadir –lo que Granma no quiso publicar sobre un trabajo que hice sobre este tema de:

1.- ¿cuántos ministros han visitado sus unidades de producción (fábricas)? ¿Cuántos ministros conocen personalmente a sus administradores “la célula primaria de la cadena de producción”?. Hay contadas excepciones siendo justos en el sector eléctrico,agricultura, azúcar.

2.- ¿Qué hacen los ministerios con la estadística económica del cierre que mensualmente se les envía?

3.-Los ministerios son conventos en que el mayor tiempo se dedican a los ejercicios intelectuales de prepararse para las reuniones del primer nivel llámese Comité Ejecutivo… — Téngase en cuenta las respuestas que se dan a las quejas de la población y como el periódico tiene “que poner coletillas” en su inmensa mayoría “son indisciplinas estatales”

4.-Se abusa del termino indisciplina social… ella es una consecuencia de la falta de control y exigencia de las administraciones a todos los niveles.

Ejemplo el robo escandaloso del talado de los cedros del jardín botánico -nadie vio nada – se trata de talas de árboles que exigen técnicas y un trabajo continuado. La administración debe supervisar y no son capaces de ver los faltantes en los almacenes en su propias narices. Los administradores “no conocen esa asignatura”. El cierre del balance mensual, las desviaciones en salarios, los faltantes o sobrantes, “el control de las tarjetas de estiva” todo esa
metodología existe desde el capitalismo ¿pero saben lo que pasa? lo que pasa es que falta “la fuerza del ejemplo”

El comandante Guevara visitaba Nicaro y Moa mensualmente (además del resto de las fábricas) y siempre iba a los almacenes (que eran elementos estratégicos de la producción “señores almacenes” millonarios inventarios. Y se tomaba el trabajo de contar los contenidos de las tarjetas de estiva y ya iba sabiendo las desviaciones del cierre de cada empresa y era normal que le preguntara al administrador: qué pasó con los salarios y con tal inversión, con la estadística que exigía con rigor el cierre contable en fecha en el ministerio. Cuando iba a una empresa o fabrica, sabía lo que en su economía estaba pasando. Además conocía a todos los administradores y directores de empresas y obligaba al consejo de dirección a conocer en las bases a las administraciones.

Le alcanzaba el tiempo para atender el banco, el Consejo de Ministros, la política y mil cosas más -la fuerza del ejemplo- La indisciplina en su primer escalón está en el aparato estatal por sus faltas de control y exigencia y ha estimulado y generado la social. ¿Valdría la pena resucitar Guanahacabibes? Darle vida a la fuerza moral de las sanciones.

No hay que esperar una auditoría o que descubran cuando el bosque esté talado completo o llegue la explosión descubierta, cuando ya hace años que se ha estado malversando. No es que sea necesario pensar que no existen muchos Che pero hay que localizarlos seleccionarlos y ponerlos a trabajar con la disciplina que existe metodológicamente contable, no hay nada que inventar. Quitarle la telaraña y poner una cabeza a liderar, impulsar y resucitar, con consagración y vocación de la tremenda importancia de esta tarea. Lo que existió: disciplina y moral ejemplar y revolucionaria….

NOTA: LJC publica este comentario recibido por correo. Se respetó el texto original.