¿Engañó Cuba al director de la Unicef?

Por Jesús López Martínez

En Cuba Anthony Lake, Director Ejecutivo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Me parece que este hombre debe conocer bastante sobre los niños y su situación en el mundo, por su edad, experiencia y por recorrer y ver el mundo.

¿Será que lo hemos engañado? ¿Cómo este hombre puede hablar así de este país tétrico, desorganizado, sin libertad, con hambre, miseria? ¿Él está hablando del paraíso o del infierno que es Cuba?

Expresó: “la calidad y la filosofía de formación de la Escuela Latinoamericana de Medicina” (ELAM), que ha egresado a más de 24 mil médicos de 83 naciones”.

¿Lo habrán engañado? ¿Le habrán dicho que en Cuba hay 22 facultades de Medicina iguales que esa y la filosofía que allí se aplica es la misma para todos el país y lo que ha hecho que nuestros médicos, además de profesionales muy científicos sean tremendamente humanos?

Pero parece que en otros países le han contado…: “Declaró que en sus misiones en diferentes naciones ha tenido la información de lo que ha representado Cuba con su solidaridad para África y pueblos de América con su Programa Integral de Salud, y ponderó la respuesta ante la epidemia de ébola en África Occidental, donde laboran más de 200 colaboradores

Pero fue a Lawton y dijo: “Estoy ansioso de constatar por qué el Programa cubano “Educa a tu hijo” se ha convertido en un modelo a seguir por varios países de Latinoamérica

Por el beneficio de los niños y de la sociedad en general, es muy importante que en todos los países no solo algunos niños, sino todos, tengan ese tipo de estimulación; y aprendan a jugar entre ellos cómo se ve en lugares como este”, explicó Lake luego de la acogida dada por los pequeños del círculo infantil “Mi alegre pelota”.

Cuba tiene un énfasis en este aspecto y creo que se ha copiado en otros países no solo porque llegue a tantos niños, sino porque también involucra a las familias y a las comunidades en un sentido muy amplio”, refirió el directivo. “Cuando las personas ven una buena idea, la mayoría de las veces, no siempre, la siguen. No tienen que tomar mi palabra, no es que yo diga que esto es algo bueno, es solo escuchar las voces de los niños allá arriba. No solo se están divirtiendo sino que también están desarrollando su cerebro”.

Sobre su visita a Cuba— la primera que realiza— el Director Ejecutivo de la Unicef comentó que “la estoy adorando, y a la vez desarrollando mi cerebro. Estoy feliz. Quien no logre estar así cuando ve a niños tan felices, es porque hay algo mal en él”.

¿Eso se hace solo en Lawton? ¿Es que le prepararon la visita?

Los que lean estas palabras, ¿no se sienten felices como el sr. Lake?