Van Van las Redes Sociales


vanvanTropical
La suspensión del concierto en las redes sociales a las pocas horas. 02.03.2015

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu) En Twitter: @JimmydeCuba

El policía apareció poco antes de la media noche y dijo que la fiesta tenía que acabar. No entiende, no escucha, repetía continuamente “o los paras tú o los paro yo” refiriéndose al grupo musical. La actividad fue organizada por la FEU de la Residencia Estudiantil (Beca) Alamar VI y se desarrollaba en un centro recreativo ubicado en una arboleda en medio de la nada.

En la fiesta estaban las máximos dirigentes estudiantiles de la Universidad de La Habana y ninguno logró convencer al policía, ni siquiera apelando a aspectos económicos como que el alquiler del audio costó 3000 pesos, o a la honrosa historia de la FEU. El oficial continuaba repitiendo que era media noche y había que terminar la actividad…“o los paras tú o los paro yo”. Al final y a pesar de que se le advirtió sobre la mala impresión que causaría entre los estudiantes extranjeros presentes, el hombre subió al escenario y paró la fiesta.

No fue culpa nuestra que la actividad no tuviera autorización para pasar de la media noche, de eso debía encargarse el administrador del local, y de nada sirvieron los argumentos. El policía subió al escenario, paró la fiesta y todo el mundo para su casa, bueno los becados para su Beca.

Hoy recuerdo eso al leer la noticia sobre lo sucedido en el concierto de los Van Van y me percato una vez del potencial de las redes sociales, porque con todo el revuelo que se ha formado, sin dudas se producirá algún análisis que evite que se repita algo así. No digo que el policía que nos paró la fiesta actuara mal, él cumplió con lo establecido, pero lo hizo a rajatabla, sin escuchar, y sin consultar. La posibilidad de que tus acciones o tus errores sean expuestos a medio mundo será siempre un elemento disuasorio.

Imaginen una Cuba conectada, en cada barrio, en cada casa, en cada teléfono. Esa Cuba será una sociedad más participativa y obligará a trabajar más a los que hoy presentan informes lleno de cifras crípticas que no reflejan la realidad de las calles con sus baches, de los campos con marabú o del transporte público. La información llegará desde la base hasta bien arriba, con fotos incluidas sin pasar por tamices que la desfiguren.

Internet es un riesgo, lo es hoy y lo será mañana pero minimizar esos riesgos y educar a la población en un uso más seguro de misma será el trabajo de algunos. Los beneficios compensarán los peligros.