Cuba tendrá nueva Ley Electoral ¿Otra actualización del modelo?


vallas-elecciones-cuba-2015Por: Javier Ortiz (Especial para La Joven Cuba)

La noticia de la futura puesta en vigor de una nueva Ley Electoral es una sorpresa a medias. Quienes entienden los mecanismos formales de la política cubana sabían desde 2013 que para colocar a la Asamblea Nacional del Poder Popular en uno de los hemiciclos del Capitolio, había que reducir el número de parlamentarios, actualmente 605.

Esa cantidad lo convierte en el mayor legislativo unicameral del Hemisferio Occidental. El total de sus integrantes supera incluso al conjunto bicameral de los senadores y representantes que componen el Congreso de los Estados Unidos (535).

Una modificación se veía en el horizonte, pero la redacción desde cero de una nueva legislación genera otro tipo de sospechas. Si la nueva Ley de la Inversión Extranjera supuso un cambio en la política hacia el capital foráneo y la reciente Ley Tributaria estrenó un novedoso sistema de impuestos, ¿será la próxima Ley Electoral la premisa para una actualización del modelo político cubano?

Otros hubiesen escrito ‘reforma’ en lugar de ‘actualización’, pero el entusiasmo en el uso de los conceptos suele superar la profundidad real de algunas transformaciones.

El General de Ejército Raúl Castro despidió cualquier chance de pluripartidismo en 2012[1], en su discurso de cierre ante la Primera Conferencia Nacional del Partido Comunista. “Defendemos el sistema del partido único frente al juego de la demagogia y la mercantilización de la política. Si hemos escogido soberanamente, con la participación y respaldo del pueblo, la opción martiana del partido único…”

¿Por qué tanto alboroto por otra Ley Electoral en Cuba? Pues la ahora vigente, aprobada en 1992, regula en sus artículos el procedimiento formal para la elección de los diputados nacionales, la selección de los miembros del Consejo de Estado y de su presidente, quien a la vez, es el jefe de Estado y de Gobierno de la República de Cuba.

Ante la falta de mayores detalles, una pregunta: ¿para qué hace falta una nueva Ley Electoral?

Hay que recordar que antes de 1992, los diputados de la Asamblea Nacional no eran elegidos por voto directo, sino a través de segundo grado, por medio de los delegados municipales. Casualmente, la creación de la actual ley electoral coincidió en tiempo con la reforma constitucional de ese año, que modificó gran parte de la Carta Magna de 1976.

El General de Ejército Raúl Castro anunció en febrero de 2013 un próximo cambio en la Ley de Leyes. “Al propio tiempo, no resulta saludable estar reformulando continuamente la Carta Magna de la Nación y como quiera que efectuar una reforma constitucional nos tomará necesariamente un tiempo prudencial.”

El último artículo de esa misma Constitución [2] ordena que, cualquier cambio de importancia al Parlamento, se requiere “la ratificación por el voto favorable de la mayoría de los ciudadanos con derecho electoral, en referendo convocado al efecto por la propia Asamblea.”

Un detalle que no olvidó el Presidente de Cuba: “Algunas cuestiones pueden modificarse por el propio Parlamento, otras más importantes requieren además la ratificación por el voto favorable de la mayoría de los ciudadanos en referendo.”

 Javier Ortiz es periodista de la Televisión Cubana. Colabora en los sitios Cubadebate[3] y OnCuba[4].

 [1] http://www.cuba.cu/gobierno/rauldiscursos/2012/esp/r290112e.html

[2] http://www.cuba.cu/gobierno/cuba.htm

[3] http://www.cubadebate.cu/autor/javier-ortiz-autores

[4] http://oncubamagazine.com/author/javier/