La apatía

desgano_cubaPor: Guillermo Carmona (guillito314@gmial.com)

Propongo una situación hipotética: Un grupo de amigos disfrutan de un partido de fútbol. Es el final del juego. Las tensiones por la inminente victoria o derrota del equipo preferido cercenan las uñas y arrancan los cabellos. La programación se interrumpe. El locutor anuncia el acontecimiento político de la década, algo así como el fin del bloqueo o que se encuentra reservas de petróleo en grandes cantidades bajo la plataforma marina cubana.

¿Cuántos de ellos no virarán la cabeza y maldecirán la hora en que le detuvieron el partido?

¿Cuántos jóvenes enarbolan las banderas con fervor en los actos patrióticos o asisten a ellos sin que su expediente peligre o que exista un incentivo cultural?

¿Cuántos buscan los informativos de los medios de prensa cubanos para conocer la realidad del mundo que gira bajo sus pies?

Francis Scott Fitzgerald, escritor americano de entre guerras, al definir a su generación expuso: “Somos una generación que al llegar encontramos todas las guerras combatidas, todos los dioses muertos y toda la fe en el hombre perdida”. Tal vez por habilidad cíclica del tiempo o la superposición de épocas, describe los ánimos abúlicos de nuestra propia generación, aquella que nació en los años más crudos del periodo especial pero que no guarda conciencia del caos y las penurias de la situación.

A la mayoría, nuestros padres nos protegieron. Y nosotros con los lentes de la inocencia solo observamos escondites, en los apagones y pelotas de piedras y gaza y muñecas de trapo, ante la escasez de juguetes.

En los primeros años reclamamos a un niño del cual repartieron fotos en la escuela, pero nunca entendimos hasta tiempo después por que lo reclamábamos. Sufrimos cuando nos quitaban los muñequitos, los mismos de cada día y la mayoría de factura soviética, para transmitir las Tribunas Antiimperialistas.

Luego llegaron los cinco héroes y los recordábamos a cada momento, fuera un matutino, un desfile o el mural del aula; aunque aun no comprendíamos la frase martiana “trincheras de ideas valen más que trincheras de piedras” y con ella la batalla ideológica.

¿Si desde pequeños nos alimentan de política y patriotismo, por qué algunos la rechazan?
Apatía: La apatía es la falta de emoción, motivación o entusiasmo. Es un término psicológico para un estado de indiferencia, en el que un individuo no responde a aspectos de la vida emocional, social o física.

¿Dónde surge esa apatía, la tenemos con nosotros desde siempre en algún gen extraviado o la arrastramos desde niños?

“Todas las guerras combatidas, todos los dioses muertos”. Los barbudos al triunfar traían con ellos una serie de necesidades y por su causa surgieron arquetipos como el hombre nuevo. Hacer revolución, desbaratar desde los cimientos las retrógradas instituciones y valores republicanos. Tres décadas con sus altos y bajos transcurrieron en la lucha por el mantenimiento del socialismo, a menos de noventa millas del norte revuelto y brutal, y de vez en cuando con autobloqueos y mentalidades poco dialécticas.

A principios de los noventa cuando cae el campo socialista y nos destetan de la Unión Soviética, se necesita aplicar una política pensada para tiempos de guerra, lo que desencadena el período especial. No solo la industria y la economía se afectaron, sino casi cada rama del vivir de los cubanos.

La pérdida de valores. ¿Qué antivalores nacieron en su seno? Si antes nos amenazaba el extravío de la individualidad en la búsqueda de la unanimidad socialista; ahora una acentuación de ella, hizo recogerse en grupos más pequeños, la familia y uno mismo. Era imposible hacer revolución sin un plato de comida en la mesa o a luz de las velas como los colonos españoles.

Ahí llegamos nosotros, gestados gracias al suplemento de carne especial que se le daba a las embarazadas; y crecimos de a poco, a la vez que el país salía del bache. Ahora nos piden que continuemos lo iniciado en los 60, que seamos el hombre nuevo.

Nuestra memoria histórica es reducida. No tenemos paradigmas, ni grandes planes que forjen una ideología a seguir. La ideología cada cual la arma por su parte, sin una matriz rectora; y muchos solo se apartan del camino. No nos toca seguir viejos senderos, sino construir los atajos.

Aunque parte sea nuestra responsabilidad, también la conmutación de directivas en el país pueden potenciar un cambio más rápido y efectivo; por ejemplo rejuvenecer los medios de comunicación y evitar la sobresaturación y la mono tematización. Darle nuevos aires a las organizaciones encargadas de forjar la conciencia política (OPJM, UJC, FEEM), con la conformación de proyectos y responsabilidades para los más jóvenes; y de esa manera fomentar virtudes creadas por el esfuerzo propio. Queremos actuar porque lo creemos así, no simplemente por actuar.

¡No a la apatía!