CONVIVIR DE FORMA CIVILIZADA CON LAS DIFERENCIAS

cuba-y-estados-unidos-comienza-JPG_654x469

Por: Pedro Martínez Pírez

La primera ronda de conversaciones entre Cuba y los Estados Unidos, efectuada el miércoles en el Palacio de Convenciones de La Habana, transcurrió en un clima respetuoso y constructivo, pero puso de manifiesto el grave obstáculo que representa la Ley de Ajuste Cubano –aprobada en Washington en 1966–, para asegurar una emigración segura, legal y ordenada.

La representante de Cuba a estas conversaciones, Josefina Vidal Ferreiro, directora de la Oficina que atiende Estados Unidos en la Cancillería cubana, reconoció los aspectos positivos de la política de Washington en el tema migratorio hacia Cuba, pero puntualizó que se debe trabajar para solucionar problemas que persisten y atentan contra la letra y el espíritu de los acuerdos migratorios firmados desde 1994 por los dos países.

En ese sentido indicó la diplomática cubana que La Ley de Ajuste Cubano, y la denominada política de “pies secos, pies mojados”, siguen constituyendo el principal estímulo a la emigración ilegal, el tráfico de emigrantes y a las entradas irregulares a Estados Unidos desde terceros países de ciudadanos cubanos que viajan legalmente al exterior.

Precisó Josefina Vidal que no están siendo devueltos a Cuba todos los emigrantes ilegales intersectados por Estados Unidos en alta mar, lo cual contradice lo acordado por los dos países hace más de veinte años.

La alta funcionaria cubana reconoció en las conversaciones que hay un incremento en la cooperación y la comunicación entre las agencias competentes de los dos países para enfrentar la emigración ilegal, el contrabando de personas y el fraude migratorio, pero al mismo tiempo continúa la política dirigida a alentar a profesionales y técnicos cubanos de la Salud a abandonar sus misiones en terceros países, en lo que constituye una práctica censurable de robo de cerebros que afecta también a muchas naciones que se benefician de la colaboración cubana.

Con ostensible serenidad y mediante un lenguaje diplomático, respetuoso pero firme, la funcionaria de la Cancillería cubana dijo que tales prácticas no se corresponden con el contexto bilateral actual de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

Y este jueves Josefina Vidal volverá a encabezar la delegación cubana, esta vez para abordar el tema del restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la cooperación en varias esferas, mientras que la parte norteamericana elevará su rango con la presencia de Roberta Jacobson, secretaria asistente para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento norteamericano de Estado.

Elementos que influyen positivamente en las conversaciones de La Habana fueron las muy recientes declaraciones ante el Congreso de Estados Unidos del presidente Barack Obama pidiendo el levantamiento del bloqueo económico, comercial y financiero de medio siglo contra Cuba, y reiterando su voluntad de cerrar la cárcel en la ilegal base yanqui en Guantánamo.

Cuba, que ha sufrido las agresiones y el bloqueo de Estados Unidos durante más de cincuenta años, y ha demostrado su capacidad de resistencia, conoce a su poderoso vecino del Norte, se siente respaldada por Nuestra América y el resto del mundo, y se apoya en el derecho internacional y los principios de igualdad soberana entre las naciones. Se trata, como dijo no hace mucho el presidente Raúl Castro de aprender el arte de convivir de forma civilizada, con las diferencias, las cuales, como era de esperar, estuvieron presentes en el inicio de las conversaciones de dos días en La Habana.

La Habana, 22 de enero de 2015

tomado de: http://moncadalectores.blogspot.com/2015/01/convivir-de-forma-civilizada-con-las.html