Raúl Capote y Los Aldeanos


Raul-Capote-Enemigo

Por: Osmany Sánchez (jimmy@umcc.cu) En Twitter: @JimmydeCuba

.
En un encuentro con jóvenes de la Universidad de Matanzas le escuché decir una vez a Raúl Capote que muchos de los “background” de la música de Los Aldeanos, él los había escuchado antes en un disco que llevó a su casa un agente de la CIA. Cuando lo comenté en La Joven Cuba me dijeron que Capote no era una fuente confiable y pusieron en duda sus afirmaciones.

Hoy recuerdo ese día cuando leo la investigación de la AP publicada por Cubadebate sobre el pago de agencias de los Estados Unidos a artistas cubanos para que actuaran en contra del gobierno. El artículo hace énfasis al caso de Los Aldeanos. Supuestamente los artistas desconocían quién estaba detrás del dinero pero me llama la atención que viajaran a Europa a estudiar entre otras cosas “mercadotecnia guerrillera”. ¿Es eso algún género musical?

Aunque pueda tener mis dudas al respecto, no puedo juzgar a alguien por ser manipulado, me guío más por la reacción una vez que todo se sabe y hasta ahora lo único que ha dicho Aldo -desde Miami donde vive- es que tiene “la conciencia tranquila”. Ahora sabemos la verdadera causa de los arrestos. La seguridad del estado cubana actuaba para impedir un plan bien pensado y ejecutado por el gobierno de los Estados Unidos y no por lo incómodo de sus canciones como decían en ese entonces Radio Martí y medios afines.

De todo esto saco dos conclusiones. Una, lo bruto que son los enemigos de la Revolución cubana. En todo este tiempo no han aprendido que el dinero de los Estados Unidos es tóxico y que contamina todo lo que toca. No acaban de darse cuenta de que ser crítico con el gobierno cubano no quiere decir estar de acuerdo con que la solución a los problemas venga de los Estados Unidos, o quizás sí lo sepan pero para ellos es un negocio lucrativo.
Mi otra conclusión es lo bruto que soy yo, por no entender por qué rayos tenemos que enterarnos de esto por una investigación de la AP cuando Cuba lo pudo denunciar hace años. En todo este tiempo hemos estado pasivos mientras la prensa anticubana “denuncia” los “arrestos arbitrarios” de la seguridad del estado a estos inocentes músicos o la injusta prohibición para desarrollar un festival en la playa.