Lo que no dice “Cuba Dice”

cuba dicePor: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu) (@RobertoPeralo)

En la noche del 14 de octubre en la emisión estelar del Noticiero de Televisión, fue transmitido el programa Cuba Dice. Se tocó un tema muy sensible para la población cubana: los altos precios que han adquirido los alimentos en los mercados agropecuarios. El objetivo de dicho programa era señalar a los intermediarios como los responsables de los “ilógicos“ incremento de los precios.

El análisis de los periodistas partía de que la producción de alimentos ha tenido un incremento de un 18% con respecto al año anterior. Según la ley de oferta y demanda los precios deben de bajar si aumenta la producción pero la dura realidad es que está ocurriendo todo lo contrario. Además el programa denuncia, cómo productos agrícolas se está pudriendo en el surco y los intermediarios especulan con la escasez.

Como espectador considero que el programa “Cuba Dice” en este tema en específico, fue muy superficial y le faltó objetividad. Asumo que el objetivo de dicho programa es analizar problemáticas sociales y señalar las causas y a los responsables.

Enfocar a los intermediarios como los autores intelectuales del incremento de los precios agropecuarios es un facilismo profesional o no querer buscarse problemas. Este es un fenómeno multicausal donde intervienen muchas otros factores que no son causados por la agricultura, ni en los mercados agropecuarios.

En este artículo abordo ese problema. Si el Estado que controla casi en su totalidad los mercados de productos básicos, le impone un incremento de un 240% al precio de la mayoría de las mercancías, ¿por qué atacar a los intermediarios que implementan un margen comercial del 100%? Es en esos mercado donde los intermediarios, junto al resto de la población, satisfacen parte de sus necesidades básicas. ¿Cuándo veremos un “Cuba Dice” donde se entreviste al gerente comercial de TRD y este explique por qué un pomito de compota para bebé de 113 gramos cuesta 20 pesos en moneda nacional o 80 centavos en divisa?

Después de ver dicho programa me quedó una pregunta ¿Cuál era el objetivo de los periodistas con tales argumentos?: ¿Acaso que la sociedad se lance en una cruzada contra los intermediarios?  ¿Qué sea la presión social la que regule los precios del mercado? ya que el Estado no puede… ¿Concientizar a los intermediarios?

El intermediario, también llamado comerciante, es un fenómenos histórico e inevitable, derivado de la división social del trabajo, a la vez que se convierte en medios para impulsar la producción a niveles superiores. Esta actividad económica convierte a los distintos agentes de la cadena producción-consumo en eslabones especializados. Los mismos cumplen funciones de acopio, transportación, promoción, y transformación del producto agrícola, promueven nuevos mercados, agregan también nuevo valor al producto. Esta actividad reduce el gasto de tiempo global que la sociedad invierte en la producción y realización de la producción agrícola.

La práctica económica ha demostrado que esta, como otras actividades, puede ser muy importante para el desenvolvimiento de cualquier economía. Lo que sucede es que el Estado no ha sabido regular esta actividad y al no contar con un mecanismo económico que le permita controlar estos fenómenos, deja a la población desamparada en este gran caos.

Como en Cuba no se respetan las leyes económicas hoy enfrentamos una economía distorsionada. Esto provoca que los mercados no funcionen con sus leyes naturales. Los productores y comerciantes a pesar de su diversidad, tienen control casi absoluto sobre los mercados, siéndole muy fácil ponerse de acuerdo en temas de precios y oferta. Por lo que ni consumidores, ni productores, ni comerciantes se enfrentan en una competencia perfecta. Además existen un grupo de medidas económicas que pudieran poner un poco de orden a esta disformidad pero por razones inentendibles han sido muy demoradas. El Estado sigue como el gran ausente.

La realidad que hoy enfrenta la población cubana es que no solo los precios de los alimentos se han elevado, también los del transporte, gastronomía, vestuarios, vivienda, construcción, recreación, etc. Esto provoca que el poder adquisitivo de la población ha disminuido en los últimos años. Para poder convivir y hacer más llevadero esta realidad, el pueblo cubano necesita y merece que los medios de comunicación y las autoridades expliquen, con claridad, estos problemas y cuáles va hacer la proyección del Estado para solucionarlos.