Los peligros del mercado capitalista acechan a Cuba

img_32075

Por: Juan Andrés Pérez Rodríguez/Canarias-Semanal.org

La ingenuidad de algunos en Cuba con respecto al capitalismo daría risa si no fuera tan serio lo que está en juego.

En el marco de un congreso científico propio, especialistas en perfumería de los Laboratorios Biológicos Farmacéuticos cubanos Labiofam presentaron las fragancias “Ernesto” y “Hugo”. Dos perfumes en el que trabajaron durante todo un año y medio un equipo de químicos de la empresa para rendir homenaje a Ernesto Che Guevara y Hugo Chávez.
La repercusión de esta noticia en las redes sociales muestra el calibre de la “ingenuidad”. Los críticos se mofaban, los revolucionarios se indignaron.

¿Acaso estos funcionarios desconocían las posiciones del gobierno cubano respecto a la utilización de los iconos revolucionarios como marcas comerciales? Cuba se opuso en su momento a la “cerveza Che”, que se comercializó en Londres hace ya un tiempo. ¿O creyeron que los empresarios “socialistas” cubanos sí podrían hacerlo?
La respuesta del gobierno no dejó lugar a dudas y en un comunicado divulgado por la prensa cubana reafirmó sus posiciones ante este hecho que calificó de “grave error”.

“Por este grave error serán tomadas las medidas disciplinarias que correspondan”- expresó la nota del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros publicada en el periódico Granma.
El comunicado desmintió la información que aseguraba que los familiares habrían dado el consentimiento para emplear los nombres de los emblemáticos revolucionarios.
“Quedó esclarecido que no es cierto que los familiares del Che y Chávez hubiesen aprobado semejante utilización de sus nombres, como afirmó uno de los funcionarios a la agencia de noticias norteamericana AP”.

Un hecho como este, en medio de los cambios que en la Isla se han dado en llamar actualización del socialismo cubano, pone sobre el tapete los peligros reales que representan las leyes del mercado en una economía socialista.

Muchas preguntas se suscitan si se tiene en cuenta que se trata de funcionarios de los que se esperaría cierto nivel de conciencia respecto del mercado y sus leyes. Porque quizás haya sido precisamente por exigencias de las propias leyes del mercado que estas personas decidieron emprender una acción que técnicamente estaría justificada como reclamo para aumentar las ventas. Algo tan manido en la mercadotecnia.

En el socialismo, sin embargo, se debe tener especial cuidado con la “eficiencia” cuando está es capitalista, porque el capitalismo engendra sus propios valores.
He aquí los primeros saldos visibles de las formas capitalistas que han introducido los cambios necesarios que en Cuba se implementan.

Ya lo advirtió Fidel Castro en aquel autocrítico discurso del Aula Magna de la Universidad de La Habana, el 17 de noviembre de 2005. ¿Es que las revoluciones están llamadas a derrumbarse, o es que los hombres pueden hacer que las revoluciones se derrumben? ¿Pueden o no impedir los hombres, puede o no impedir la sociedad, que las revoluciones se derrumben? ¿Creen ustedes que este proceso revolucionario, socialista, puede o no derrumbarse?

Tomado de: http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article74847