Rafael Hernández contra la “prensa independiente”


revista temasPor: Rafael Hernández

La presunción de que la llamada “prensa independiente” es la negación de los males del periodismo cubano requiere tomarse, como diría un graduado de Filología, cum grano salis. Por una parte, no cabe duda de que niega la “prensa oficial”: donde esta dice blanco, aquella dice negro. Hasta qué punto este espejo invertido mejora la situación del lector resulta dudoso. Por otra, habría que comprobar si su autoproclamada misión de “informar al público sin ataduras ideológicas o partidistas” llega a cumplirse.

Tomemos como botón de muestra una nota que anuncia la presentación del número 78 de la revista Temas aparecida en el diario digital 14ymedio, “un informador sin militancia de ningún tipo”, titulada “¿Hacer política sin partidos políticos?”.[1] A pesar de su brevedad, esta resulta un ejemplo de libro de texto que bien podría usarse en una clase de periodismo sobre cómo redactar una nota informativa.

  1. Enjuicia de antemano un acontecimiento o publicación, sin haberlo visto, e intenta descalificarlo, de entrada, por su posición política.
  2. Soslaya principios y conceptos básicos del periodismo profesional. Ej. Maneja la sección de información o noticias como si fuera la página editorial (“¿Prefiere Temas no arriesgarse a debatir “temas” que se puedan salir de control?”); confunde entrevista múltiple o simposio con crónica (“llama especialmente la atención una crónica sobre cómo hacer política”).
  3. Ignora los temas que comenta. Ej. Presume que política consiste en lo que hacen los partidos políticos (“una crónica sobre cómo hacer política en un país donde no existen partidos”); o que Orwell es un antisocialista (cuya sola mención estaría “prohibida en Cuba”), no un crítico del totalitarismo de la sociedad industrial orientada al control tecnológico.[2]
  4. Informa sobre un hecho o publicación a partir de lo que no contiene, según el gusto personal  del redactor (“en [las] páginas y paneles [de Temas] nunca han sido invitados disidentes ni miembros de partidos opositores”).
  5. Recarga de tinta ideológica (“mala leche”, se diría en castellano madrileño) la presentación. Ej. la nota se ilustra con una imagen de 1984 (Orwell) con alambres de púas, ajena al tema central del número.

1984-cuba

Si este es el estilo propio de “un medio plural de información generalista”, “sin ínfulas pedagógicas”, un producto que se limita a informar “sin descalificaciones”, invitamos a nuestros lectores a juzgarlo con su propia cabeza.

[El número 78 de Temas dedicado a “Hacer política” está disponible íntegramente enhttp://www.temascuba.org/revista/78/hacer-politica]