Google Chrome para Cuba ¿un primer paso?


google_chrome_notavailable1000

LA HABANA. “Bienvenidos hermanos cubanos”, así ha comentado el usuario de Google Plus Markus Pro, en la propia página web en que la trasnacional informática anunciara que su navegador Chrome está disponible para los usuarios cubanos de Internet.

En un mensaje divulgado en su red social, Google anuncia que “los controles y sanciones de los Estados Unidos en ocasiones limitan la disponibilidad de productos en ciertos países. En la medida en que estas restricciones son efectivas hemos estado trabajando para hacer cada vez más accesibles nuestras herramientas en los países sancionados. En los últimos dos años hemos conseguido que Chrome sea descargable en Siria e Irán. Estamos contentos de decir que los usuarios de Internet en Cuba pueden ahora utilizar también nuestro navegador y navegar más segura y rápidamente de lo que antes podían.”

Esta declaración aparece a pocas semanas de que directivos de Google visitaran Cuba el pasado junio. En aquella ocasión Eric Schmidt, Presidente ejecutivo de la compañía afirmó que las políticas de Estados Unidos hacia la Isla “desafían el sentido común: hay docenas de países a quienes llamamos nuestros aliados y a los cuales viajamos libremente que representan amenazas y preocupaciones mucho peores”. Sobre el uso de la red aseveró que “Internet en Cuba está atrapada en la (década) de 1990”.

Más allá de la posibilidad de descargar un navegador gratuito, lo que no supone un ingreso directo para Google, -lo que sí resultaría ilegal ante las leyes del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba- la pregunta es si es este un acto aislado y simbólico o si representa la primera de una serie de medidas que posibilitaría a los usuarios cubanos disfrutar y beneficiarse de herramientas como Google Earth, Google Toolbar, Google Code Search o Google Analytics que son inaccesibles en Cuba debido al embargo nortemericano.

Google Chrome es el navegador web del famoso buscador. Su primera versión fue lanzada el 11 de diciembre de 2008 como una beta solo para Windows. Prometía rapidez, versatilidad en una navegación fluida y ligera. Actualmente y según StatCounter, es utilizado para navegar y compartir recursos en la web por el 45 por ciento de los usuarios en todo el mundo lo que lo convierte en el navegador más usado. Los usuarios cubanos podrán descargar la versión 36, que es la más reciente y actualizada.

Por las velocidades de conectividad en Cuba así como los limitados puntos de acceso este navegador, debido a su rapidez y ligereza, está llamado a convertirse en un reclamo para todos los usuarios. De hecho, y a través de proxys, ya es bastante conocido.

No obstante la buena nueva, hasta las 8:00 pm del día 20 de agosto todavía era imposible hacer la descarga de la aplicación, ni de las extensiones.

Rafael de la Osa, director de la Red Cubarte, una de las más grandes de Cuba dirigida al sector de cultura, comentó para Progreso Semanal que “para el gobierno de EE.UU. digamos que no es bueno que Google actue así, pero eso no implica que fuerce un cambio de política”.

“Como capitalistas al fin empiezan a ver posibilidades de negocio a mediano plazo, con la apertura al sector privado en Cuba”, continúo de la Osa. “Y en el negocio no hay otra ley que la del más fuerte o el que llegue primero. Aquí hay sobre todo capital humano para explotar. Creo que va más por ahí.”

En Cuba muchos usuarios utilizan el navegador Chrome, y actualizan los pluggins utilizando proxys para sortear las prohibiciones que hasta hoy han estado vigentes.

Mariam Velázquez, desarrolladora de software en la empresa cubana DESOFT, es una usuaria habitual de esta aplicación. “Yo, por ejemplo, no puedo acceder a los Hangout de Google, cosa que sirve para entrevistas y aclaración de dudas referentes a mi trabajo como programadora. Y eso es un pequeño ejemplo.”

“Chrome es sólo un bit de todo. De hecho, aquí, sin Google autorizar su descarga, se usa. Lo que pasa es que si abren Chrome con todas sus prestaciones sí se van a poder descargar pluggins que mejoran la navegación por la web.”

En los comentarios al anuncio en la página Google Plus de la empresa gigante, algunos usuarios se preguntaban precisamente si los cubanos tendrán acceso al Hangout, el servicio que posibilita video llamadas. El servicio similar de Skype permanece bloqueado por el gobierno cubano.

Algunos especulan, puesto que no hay ninguna aclaración pública sobre esta política de impedir las video llamadas, que se trata de evitar congestiones en las redes, y sobresaturación del ancho de banda. Otros lo atribuyen a una medida proteccionista para favorecer a la estatal ETECSA que mantiene tarifas muy altas para las llamadas internacionales.

La mayoría de los cubanos que ya conocieron la noticia por las redes, saludaron esta apertura, pero quizás ninguno tan efusivo y sintético como Juan C. Irizar: “Ño, ahora sí asere”.

 

Texto tomado de Progreso Semanal. Miami, La Florida.