Expondrán acuarelas de Tony Guerrero en Miami

Expondrán acuarelas de Tony Guerrero en MiamiExpondrán acuarelas de Tony Guerrero en Miami (Texto tomado de Progreso Semanal)

LA HABANA. A partir del 9 de agosto en la ciudad de Miami se exhibirán acuarelas y poemas de Antonio Guerrero, uno de los cinco luchadores cubanos antiterroristas que permanece preso en Estados Unidos.

La muestra, bajo el título “Yo me muero como viví”, verso de la canción “El necio” de Silvio Rodríguez, se refiere a los diecisiete meses en “El hueco” del Centro Federal de Detenciones de la Florida, previos al juicio en la causa de Los Cinco.

El 12 de septiembre de 1998 fueron arrestados por el FBI y puestos en régimen de  aislamiento. Luego vendría un juicio político, con un jurado comprometido, que tuvo lugar en la propia ciudad de Miami.

El resultado fueron condenas por cargos como “conspiración para cometer asesinato” que van desde 15 años hasta la doble cadena perpetua contra Gerardo Hernández Nordelo.

Los cinco cubanos lograron penetrar organizaciones terroristas hostiles a Cuba, y trabajaron para los servicios de inteligencia cubanos suministrando información sobre planes violentos contra el país durante la década del ´90.

La exposición, como acto de solidaridad con esta causa en Miami, constituye un momento importante de la campaña internacional, que busca, por más de quince años ya, que se admita la injusticia procesal y se libere a los tres que todavía permanecen encarcelados en Estados Unidos.

En recientes declaraciones al diario digital cubano Soy Cuba  Gerardo Hernández refirió que lo inspiran “todos los cubanos que, aun residiendo fuera del país, no se montan en el carro del odio ni se prestan para el jueguito de denigrar y agredir a su patria.”

La exposición de de Guerrero, que ya ha sido vista antes en diversas ciudades del mundo, entre ellas Washington y Londres, se inaugurará en “Sweat records”, el sábado 9 de agosto. Los horarios son de 6:30 a 9:30pm y el sitio está ubicado en 5505 NE 2nd Ave, Miami FL 33137.

 

antonio_exposicion14_3024288f

 

No.14 “EL SEGUNDO HUECO”. En esta obra intento representar los edificios del área del Centro de Detención Federal (FDC), la Corte y el down town, y en medio de todo ello, un cuartico, con una puerta pintada de negro, que representa lo que René calificó como “el segundo hueco”, que fue el lugar donde se ubicaron nuestras “evidencias”. Se pudiera contar con los dedos de una mano las veces que estuvimos individualmente, cada uno con su abogado, en ese lugar. No creo que estuviéramos allí, alguna de esas veces, por más de una hora. Así fue diseñada la “preparación” de nuestra defensa para el juicio por quienes lograron crear este “segundo hueco”.

 

 

 

 

antonio_exposicion14_3024288d

 

No.8 EL CUBILETE ¡YO DIJE POR ABAJO! Esta pintura refleja cinco dados de un juego del cubilete. Han salido tres gallegos y dos negros, y en el título se me ocurre, aparte de cubilete, ponerle la expresión: ¡Yo dije por abajo! Claro está, había quien esperaba “el último instante” para decir “por abajo” y las broncas que eso generaba eran que pa’ que contar, siempre como hermanos. En un momento determinado, pasados varios meses de tenernos aislados en celdas, nos pusieron juntos de dos en dos, rotándonos, porque uno siempre se quedaba solo. Estas rotaciones eran cada tres semanas. Fue en esa convivencia que comenzaron a generarse ideas para pasar el tiempo de la mejor manera posible. Todo partió de un libro de Gabriel García Márquez, y Gerardo fabricó el juego de cubilete.

 

 

antonio_exposicion14_3024288b

 

No.1 EL RECIBIMIENTO. 12 de septiembre de 1998. Sólo una colcha y un rollo de papel sanitario al llegar a la celda del llamado “hueco” en el Centro de Detención Federal de Miami.

 

 

 

 

 

 

 

 

antonio_exposicion14_3024288a

No.9 EL PARCHÍS ¡TE JODÍ! En esta pintura se ve una esquina de un tablero de parchís. Hay una ficha que no ha salido y otra de un contrario que está a tres pasos de la salida. Aparecen los dos dados con la combinación 5 y 3, es decir, la precisa para comerse al oponente. El juego de parchís fue otra de las creaciones de Gerardo. La construcción de los dados se hizo con la misma “formula mágica”. Hacer el tablero fue una genialidad. Conservar todo aquello a salvo de los shake down fue un milagro. A veces, en plena madrugada, me despertaba un ruido, como de una bronca. No pasaba nada. Eran Gerardo y Ramón jugando parchís en la celda de al lado.

 

 

antonio_exposicion14_3024288

No.13 LA CELDA DE LAS CUCARACHAS. En esta obra aparecen muchas cucarachas vistas desde arriba. Se han comido el pedazo de uno de los dados del cubilete. Andan sobre las chancletas, que eran nuestros único zapatos. Un buen día, en una de esas rotaciones de celda, nos llevan a Gerardo y a mí y nos mudan a otra ala del edificio, totalmente separados de nuestros hermanos. Nos ponen juntos en una celda y al menos sentimos este alivio. No nos dimos cuenta que uno de los dados del cubilete había caído bajo la litera. En la madrugada, mi hermano se levanta y se percata que por el piso corren incontables cucarachas. Era la única celda en la que habíamos vivido una situación similar. Al amanecer nos dimos cuenta de que se habían comido una esquina del dado

Anuncios