Artemisa en 26

Mafalda

Por: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

En el reino del experimento, la improvisación es cosa diaria si no se previene y el dogma es rey si no impera el sentido común. La provincia de Artemisa es joven, cuenta con medio millón de habitantes y desde su surgimiento ha sido territorio de ensayo para numerosos experimentos. Se espera que el éxito de estos pueda extenderse al resto del país pero esperemos que no todo lo que ocurre en Artemisa, prolifere.

Esta fue la jurisdicción seleccionada para celebrar la sede del 26 de julio este año, en esta decisión debe haber influido mucho que la provincia tenga en su territorio la Zona Especial de Desarrollo del Mariel, una de las mayores apuestas de Cuba para salir de la crisis de las últimas décadas. Este es un tema complejo y sensible porque muchos artemiseños sienten que el Mariel no pertenece a la provincia, el acceso allí es restringido a los habitantes e incluso los periodistas necesitan autorización para acceder, de hecho casi siempre son periodistas de medios nacionales quienes cubren las noticias de la Zona.

Es normal en un lugar que todavía construye su identidad, que se cometan errores a menudo pero estos no pueden ser de principios ni pueden dañar algunas de nuestras esencias porque el daño sería mucho. Esto acaba de ocurrir.

Un funcionario de la prensa en la provincia ha dejado claro recientemente que: “no se puede escribir nada crítico hasta después del 28 de julio”, es decir, la crítica tiene su momento y este comienza luego de las actividades posteriores a la celebración del ataque al Cuartel Moncada. Triste que cosas así sigan ocurriendo en Cuba, triste que una periodista de Artemisa en estos días vea su trabajo en peligro por no seguir la instrucción de su jefe según la cual los blogs no son para hacer literatura sino política… “son para defender la Revolución”. ¿Acaso escribir literatura en un país en Revolución no es una forma de defenderla? ¿O seguimos propiciando una blogosfera atrincherada? Confío que hayamos madurado lo suficiente para que cosas así y personas tan dogmáticas, no se salgan con la suya.

Anuncios