Apuntes para una economía maltrecha


economía en problemasPor: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu) (@RobertoPeralo)

Al evaluar los resultados del primer semestre en los principales indicadores de la economía cubana, el indicador más preocupante es el 0,6% de crecimiento del PIB. Las proyecciones al concluir este año 2014 no sobrepasarán el 1,4%. Cuando se revisa este indicador en los últimos años vemos una tendencia a la desaceleración: 2012 con un crecimiento de un 3,0% y el 2013 con un 2,3%.

Según el ministro de Economía, Adel Yzquierdo, identificó que las causas de ese decrecimiento: no se logran los ingresos externos planificados, la presencia de condiciones climáticas adversas y las insuficiencias internas de la economía.

Si se quiere hacer un análisis objetivo sobre la deficiencias de la economía cubana hay que partir de la situación tan compleja a la que se tienen que enfrentar las finanzas externas. El diario Le Fígaro  anunció que otros cinco bancos de Europa están bajo amenaza de sanciones de Estados Unidos por hacer negocios con Cuba, (las francesas Société Géneral y Crédit Agricole, a la italiana UniCredit y a las alemanas Deutsche Bank y Commerzbank).

El portavoz del Deutsche Bank, Michael Golden expresó al diario: “Estados Unidos avanza país por país, y después de Francia le tocará a Alemania e Italia”, confirmó que esa entidad “ha recibido solicitudes de información de las agencias de regulación” de EEUU. Informaciones como estas permiten analizar la magnitud de la guerra que está enfrentando la economía cubana.

El bloqueo económico junto a las adversidades climáticas son problemáticas que tenemos que adaptarnos a vivir con ellas cómo limitaciones inherentes. A lo que hay que dedicar análisis, debates, cuestionamientos y disentir, es a las insuficiencias internas de la economía cubana. Esa es la variable que podemos transformar.

Para contribuir al debate

En mi modesta opinión las principales causas que han provocado que no se incumplieran las proyecciones de crecimientos expuestas en el VI Congreso del Partido ocurriendo todo lo contrario- un decrecimiento- son debido a:

  1. La demora en eliminar la dualidad monetaria y establecer una sola tasa de cambio para el peso cubano.
  2. Retrasar más de un año la aprobación de la ley de inversión extranjera.
  3. La demora de la puesta en funcionamiento regulaciones para la autogestión empresarial.
  4. La prolongación hasta diciembre del 2016 de la extensión del experimento de dotar a las administraciones de los gobiernos municipales de autonomías económicas.

Estas insuficiencias nada tienen que ver con el bloqueo.

Esto ha provocado que no contemos con financiamiento externo para nuevas inversiones; han frenado el desarrollo de las fuerzas productivas; sigamos con una economía altamente centralizada y aun no podamos medir correctamente la gestión económica. Con estos problemas no esperemos nunca superar la recesión económica.

En reiteradas ocasiones Raúl Castro y otros dirigentes han mencionado que los cambios se van a realizar sin prisa. Es comprensible que las transformaciones que se están realizando son muy complejas y hay que pensarlos y estudiarlos muy bien para no cometer errores. Pero la economía es como tocar música en un piano, cada tecla tiene que apretarse en el momento justo para que suene la melodía, sino ocurre así, lo que escuchamos es un ruido. Los problemas en la economía cubana son estructurales, hasta que no se apliquen las medidas que tiene que tomarse y que ya están aprobadas, no vamos a escuchar su melodía.