Altas expectativas con nuestro Parlamento

9442163-persona-sonando-despierto

Por: Roberto G. Peralo. (roberto.peralo@umcc.cu) @RobertoPeralo

 El día 5 de julio se reúne la Asamblea Nacional. Son altas mis expectativas con respecto a tan importante evento. Estoy convencido que la prensa dará una cobertura similar a la realizada para la cumbre de la CELAC. Será trasmitida minuto a minuto y en vivo cada una de las intervenciones de los diputados.

Los informes y documentos que serán puesto a consideración de los diputados van a ser socializados con toda la población. Si no pueden publicarse en tabloides por problemas de presupuestos van a compartirse en el sitio oficial de la Asamblea Nacional para que el ciudadano interesado -y tenga la posibilidad- lo pueda descargar.

Estoy ansioso por ver la rendición de cuenta de la Contralora General de la Republica, donde de seguro explicará el comportamiento de las indisciplinas, ilegalidades y hechos de corrupción administrativa en el año 2013. Precisará sobre quiénes son los implicados y cuáles fueron las sanciones aplicadas. Dará información pormenorizada sobre las causas y condiciones que provocaron que altos funcionarios del gobierno fueran fácilmente corrompidos por un empresario canadiense.

Sobre este tema de seguro varios diputados darán sus criterios sobre las políticas de promoción a los dirigentes y como los bajos salarios y la alta responsabilidad de muchos directivos provocan que el Estado, a espalda de la opinión pública, tenga que permitirles un grupo de privilegios y benéficos que rosan con la ilegalidad.

Voy a escuchar a un diputado preguntarle al Ministro de Economía, si el objetivo de inflar los precios de los autos era que las ventas de estos se limitara solo a 50 en 6 meses. Intervendrá un Diputado en representación de los miles de cubanos que después de años esperando para obtener la famosa Carta, vieron desvanecer su sueños, se cuestionará tal medida. Algún diputado preguntará a Marino Murillo la causa por la cual, una vez más, vuelve a posponerse la generalización del experimento de la nueva forma de gobierno.

Esta reunión va ser algo diferente: porque algún diputado cuestionará las medidas económicas aplicadas hasta la fecha, provocando un debate entre varios diputados que expresarán criterios divergentes, de las causas por las cuales la economía no crece al ritmo que se prometió. Y también algunos diputados por primera vez van a hacer preguntas sobre el informe de la gestión y Resoluciones emitidas por el Consejo de Estado.

Esperaré ansiosamente la explicación del presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos, quien fuera encargado para dirigir la comisión que concluiría la redacción del cuerpo legal del Nuevo código de trabajo, del por qué la identidad de género fue excluido de dicha Ley.

Van a trasmitir íntegramente el momento de las votaciones. El presidente de la Asamblea va a informar numéricamente, en los casos que no sea por unanimidad, cuantos votos fueron a favor y cuantos en contra. Hasta el día de hoy no sé cuantos ni quienes fueron los diputados que votaron en contra de la Ley del Código de Trabajo en el mes de diciembre. Solo sé que fue por mayoría.

No puede ser que con la cultura política del cubano medio y la diversidad de criterios existentes hoy en la sociedad sobre la realidad cubana, las reuniones de la Asamblea Nacional parezcan una puesta en escena muy bien ensayada y con un guión lineal que ya se sabe -antes de que empiecen- cuál va ser el final. A veces pienso que soy muy exigente con mis diputados pero es lo menos que puedo esperar de ellos pues tienen el deber y la alta responsabilidad de representar al pueblo cubano.