Quiero saber …


informacion

Por:  Roberto Peralo  (roberto.peralo@umcc.cu)
Esa necesidad casi insaciable de querer saber más de lo que se me está permitido, se ha convertido en algo compulsivo. Pero en Cuba el tema de la información es muy complejo. Existen muchos criterios divergentes por parte de los especialista del tema, periodistas y políticos. Mientras se ponen de acuerdo, el tiempo pasa y los ciudadanos seguimos desinformados.

El 22 de junio observo como los medios de comunicación informan sobre la reunión del Consejo de Ministro. Entre los temas que se discutieron está el informe de la marcha de la economía en el primer semestre del 2014, así como los estimados para el cierre del año. También se presentó por parte de la Ministra de Finanzas y Precios el informe de liquidación del Presupuesto del Estado correspondiente al año 2013.

Se hace un breve comentario sobre la información que Marino Murillo presentó del comportamiento de la implementación de los Lineamientos. Otro de los temas analizados en dicha reunión es la política de desarrollo perspectivo de las fuentes renovables y el uso eficiente de la energía y la política para implementar formas no estatales de gestión en las actividades de gastronomía, servicios personales y técnicos.

Más adelante, según el reporte Gladys Bejerano Portela, contralora General de la República, informó a los ministros sobre el comportamiento de las indisciplinas, ilegalidades y hechos de corrupción administrativa en el año 2013.

La información que se le dio a la población resultó ser un pequeño comentario de cada uno de estos temas. Según la periodista serán discutido ampliamente con los Diputados en la Asamblea Nacional. Pero me preguntó las causas por la cuales esos informes allí discutido o las políticas trazadas no se socializan con la población.

Un amigo me dio como argumento: “Es que existen datos en esos informes que nuestros enemigos están al asecho para hacer fracasar esos planes“. No es menos cierto que Cuba se encuentra enfrentando una guerra económica con EE.UU. Pero quien duda que esos informes no se encuentren ya en manos de los servicios de inteligencia de EEUU.

Hay que recordar que el jefe de despacho del presidente de la Asamblea Nacional Ricardo Alarcón era agente CIA. Los que se dedican a perseguir todas las actividades económicas cubanas estaban muy bien informados, el pueblo cubano no.

Como me gustaría conocer el contenido de dichos informes y realizar mi propia interpretación sobre lo que exponen. Es muy importante que la información que se considere de seguridad nacional sea bien protegida incluso de algunos funcionarios. El resto de la información, por ejemplo: la que se discute en la Asamblea Nacional, hay que buscar mecanismos para que el ciudadano que le interese y desee pueda acceder a ella de forma íntegra, no a través de Notas Informativas. Esto resulta imprescindible para la gobernabilidad del país.