De los precios y otros demonios


precios_locosPor: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

Para mí no es noticia que hayan subido el precio a un producto en específico. Lo positivo, a señalar en este caso, es que los medios oficiales explicaron las causas que motivaron la medida. En cambio sigo esperando pacientemente los argumentos del por qué los autos en Cuba son los más caros del mundo.

No dejo de preguntarme las causas del por qué distorsionar tanto los precios de artículos que son de primera necesidad. De los pocos productos que he podido obtener información, de forma clandestina, sobre los costos de producción (100% fabricados en Cuba), observo como el Estado le aplica un 200% y un 300% de incremento en los precios de venta. ¿A qué se debe esta política? ¿Quién fija estos precios? ¿Qué criterio económico se tuvo en cuenta?

En Cuba existen empresas que controlan monopólicamente un grupo de productos y servicios que no son subsidiados por el Estado y a su vez son vitales a la población. A esto le sumamos que con el nuevo modelo de gestión económica estas empresas pueden libremente jugar a las leyes del mercado, después que cumplan sus compromisos con el estado. En estas condiciones avizoro un escenario más cruento que el descrito por Lenin en: “Imperialismo, fase superior del capitalismo“.

¿Cuál es el margen de ganancia de la empresa que produce? ¿Cuál es el margen de ganancia de la empresa que comercializa? Estas son políticas que deben de estar establecidas. También es necesario establecer políticas de transparencia con respecto a los Estados Financieros de las empresas y las fichas de costos de sus producciones. Esa información debe de ser de dominio público para que estén sometidos constantemente al control social.