Una propuesta cubana contra los demonios


desarmePor: Nyls Gustavo Ponce Seoane

Fue Abelardo Moreno, Viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, el que hizo oficialmente las declaraciones, a principios de esta semana, en la emisión estelar del Noticiero Nacional de Televisión (NTV), sobre la propuesta de declarar a la América Latina y el Caribe como Zona de Paz, que la delegación cubana llevará a la II Cumbre de la CELAC,

Inmediatamente después, las mismas fueron reflejadas en todos los medios de información cubanos (radiales, escritos, digitales y en la Mesa Redonda) y por las principales agencias noticiosas internacionales acreditadas en nuestro país, sede de esta Cumbre. Cito y transcribo el de una de ellas, como testimonio objetivo e imparcial y como ejemplo de la repercusión que tuvieron las palabras del Viceministro:

-LA HABANA, 19 ENE 2014 (AFP) Cuba propondrá durante la II cumbre de la CELAC, que se celebrará en La Habana el 28 y 29 de enero, declarar a América Latina y el Caribe Zona de Paz, informó este domingo un alto funcionario.
“Nosotros tenemos la intención, y creemos que es de mucha importancia, que en esta II cumbre en La Habana se proclame a la América Latina y el Caribe como Zona de Paz”, dijo a la televisión cubana el vicecanciller Abelardo Moreno.
Moreno señaló que la reunión de los 33 jefes de Estado o gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) analizará esta propuesta, tras considerar que no es suficiente que la región sea Zona Libre de Armas Nucleares.
“Ya desde hace años, nuestra región es una Zona Libre de Armas Nucleares, después del tratado de Tlatelolco que lo definió (que entró en vigencia en 1969), tratado del cual somos parte los 33 países de nuestra región. Pensamos que no es suficiente”, dijo.
“Creemos que es preciso (que) los jefes de Estado y gobierno de la región lleguen al acuerdo de que cualquier diferencia, cualquier conflicto, siempre se resuelva por las vías del diálogo, de la negociación y que nunca se llegue ni a la amenaza ni al uso de la fuerza”, añadió.
La propuesta cubana es uno de los 26 documentos especiales que ya negocian los expertos para que sean sometidos por los gobernantes en la cumbre, además de la Declaración Política y el Plan de Acción para 2014.
El resto de los documentos están referidos al reclamo argentino sobre las islas Malvinas, el rechazo al embargo de Estados Unidos contra Cuba, la lucha contra el terrorismo, el papel de las transnacionales en la región, las políticas culturales y “una enorme gama de temas que están ya en un proceso acelerado de negociación”, concluyó el vicecanciller

Después de escuchar y leer todo esto como noticia, pienso que se debe hacer un llamado a la reflexión, personal y colectiva.

¿Por qué es precisamente Cuba la que hace y hará la propuesta?. ¿por ser simplemente la sede del Evento? o ¿por otras motivaciones políticas, que en definitiva, pueden ser y son también válidas por las características de esta Cumbre?. Veamos.

Si analizamos un poco más profundamente la propuesta cubana y si es apoyada por los demás países del cónclave, se puede deducir que pondría en crisis el llamado Tratado de Defensa Interamericano o TIAR, hasta ahora dirigido, y manipulado a conveniencia por el gobierno de los EEUU ,para de esa forma, de manera directa e indirecta, controlar a manu militari a los países de este continente, lanzando unos contra otros en caso de ser necesario, como se demostró en La Crisis de Octubre, del caribe o de los Misiles, o violándolo a conveniencia de sus intereses como se demostó en la Guerra de las Malvinas cuando Estados Unidos apoyó a Inglaterra.

Entonces, no es por gusto que la propuesta surge de Cuba. Baste señalar que nuestra Isla goza de antecedentes históricos de más de 50 años (desde antes de La Revolución inclusive), en la lucha por la Paz.

Razón y fe de ello dan la creación de la Asociación Cubana de las Naciones Unidas (ACNU), constituida el 30 de mayo de 1947., y del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos (MOVPAZ), próximo a cumplir su 65 aniversario este año, el 8 de agosto de 1949 en el Hospital Calixto García de La Habana, recordando a las víctimas de los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki.

Ambas organizaciones fueron fundadas por distinguidas personalidades de los medios intelectuales, culturales, artísticos, obreros y políticos cubanos de la época sobre la base de la voluntariedad y entre cuyos objetivos estaban y están, en concordancia con los objetivos de la ONU, entre otros muchos:

– Velar por la paz, contribuir a la eliminación de los obstáculos que la impidan,

– Trabajar por la justicia, la seguridad, el desarme y promover el desarrollo de la coexistencia pacífica.

– Recoger y analizar las inquietudes de la opinión pública cubana ante situaciones que pongan en peligro la paz y la seguridad de los pueblos.

Ambas instituciones, desde sus inicios surgieron, con iniciativas dirigidas a fomentar, además de la paz, la cultura de la solidaridad, la concordia y la cooperación, con actividades que han incluido e incluyen cursos, talleres, conferencias y presentaciones de libros con la participación de destacadas personalidades cubanas.

Entonces después de conocer estos antecedentes históricos que demuestran la vocación y tradición por la paz del cubano pueblo; y de sabidas y conocidas las acciones por la paz que lleva a cabo en la actualidad el gobierno cubano, apoyadas en dichos antecedentes, de luchar por la paz en Colombia, de realizar la actual propuesta ante los países de Nuestra América y sabiendo y conociendo que desde diciembre del 2001, Cuba presentó al gobierno de Estados Unidos un Proyecto de acuerdo denominado “Programa de Cooperación Bilateral para Combatir el Terrorismo”, que fue reiterado en otras oportunidades y rechazado por el gobierno de ese país, procede, es válido a su vez preguntar:

¿Cómo es que el gobierno de los Estados Unidos ha insistido y se atreve a incluir a Cuba en la lista anual del Departamento de Estado de EE.UU. como país patrocinador de terrorismo?. La cuestión radica, entre otras, que el que apoye al terrorismo, es elemental que esté en contra de la paz, pero ¿a quién pretenden engañar?.

La inclusión de Cuba en este listado, sin fundamento alguno pone en duda la seriedad de EE.UU. al abordar un tema tan sensible para la comunidad internacional como el terrorismo. Y esta, ¿Por qué no?, bien podría ser otra de las razones políticas de Cuba para realizar tamaña propuesta.

Si porque solo sus espurios fines políticos de justificar lo injustificable de mantener el asedio sobre Cuba y de probar su habitual prepotencia como chovinismo de gran nación al considerarse los jueces del mundo, pueden explicar esta absurda y estúpida acusación.

Al cubano, que es un pueblo alegre, musical, bailador, dicharachero, generoso, solidario, ¿se le puede considerar terrorista? Esto merece una burla; e Independientemente de la fortaleza, la seriedad y sensatez de nuestras ideas contra semejante mentira y a las que ellos no le han hecho caso, me viene a la mente el estribillo de dos canciones cubanas:

Ja…ja, ja, ¡ no puedo aguantar la risa que me da!
Ja,ja,ja, ¡ qué risa me da!

La Habana.23 de Enero de 2014