Sobre disidencia, emigración y otras cosas del montón


emigrante_cubaPor: Roberto Trujillo (Cubano radicado en el exterior)

Se ha escrito últimamente y hablado mucho sobre el asunto que escuetamente trataré aquí, sin embargo para los cubanos, siempre es un tema que da juego. Es por así decirlo, de una rabiosa eterna actualidad. Te encuentras con alguien y sale el tema.y eso que algunos argumentos, huelen a naftalina y cansan, cansan mucho.

Quería escribir sobre cubanos que viven fuera de la isla, sobre esos muchos que por diversas razones dejaron hace bastante o poco, la tierra que los vio nacer. Hay una gran masa de cubanos ahí fuera, con muchos matices y diferentes vidas..pero se me antojan dos grupos definitorios dentro de esa amalgama de individuos.

Por una parte existen esos que viven fuera de la isla y se tildan a sí mismos de exiliados y en algunos casos incluso de disidentes políticos. Da igual que muchos tengan un conocimiento escaso de la historia de su propio país, del porqué de muchas medidas que se tomaron, da igual que no se hayan enfrentado nunca cuando vivían en Cuba a dirigentes o normativas contradictorias, cosa que por ahí pudiera haberles dado, por lo menos, acceso a postularse como disidente, no importa que en muchos casos sepamos, que la verdadera meta de su salida, era llenar el closet de pacotilla, persiguiendo un consumismo que vieron en canales de mala señal o revistas traídas de fuera, da igual incluso que algunos sigan visitando la isla de tanto en cuanto (ostentando ridículamente, en algunos casos, en una sola puesta de ropa todo lo que pueden).todo eso da igual, a ellos les gusta llamarse exiliados.

Me sorprende además que esos supuestos luchadores por la libertad no se involucren en política donde sea vivan y vegeten, ajenos a realidades que duelen en sus países de acogida y que respondan, cuando les preguntas es que a mí no me importa la política.Coño, suelo decir yo, entonces reconozca por lo menos, que usted es como cualquier emigrante económico, que se fue buscando ganar cuatro pesos más y deje de hablar mierda.no les gusta, prefieren vivir del cuento, de la mala prensa, alimentar mentiras contra el país que en la mayoría de los casos los formó, como personas y como profesionales.no les gusta que les diga esto último tampoco, y a mí, que quieren que les diga, me sorprende.

La prensa occidental, al servicio del capital y sin mover un dedo contra hechos probados, que convierten la realidad cubana en dura batalla para los residentes, hace lo que puede por llenar de barro informativo esa realidad, miente, tergiversa, da bombo y platillo a las damas de cheque en blanco y otros bla bla blagueros como la tal Yoani, y claro, a este grupo de cubanos le entra ganas de ser algo, que emigrante económico suena mal, quieren tener sus 15 minutos de fama y se bautizan como exiliados o disidentes.

Por suerte, sigue estando ese otro grupo de cubanos a los que quería referirme, esa otra gran masa, que vive fuera sí, pero que sigue sintiendo su idiosincrasia, no la de billeteros y vitrolas que proclaman algunos, si no la de su pueblo, la de sus familias que viven en la isla y siguen padeciendo ese bloqueo patético, los que luchan por algo mejor ajeno a la venta del individuo como cosa; cubanos que forman una fiesta con una botella de ron y algo de música, que se alimentan de noticias actuales de Cuba y critican constructivamente, que juegan dominó y hablan de pelota como si vieran los partidos en directo..algunos de ellos salieron ambicionando nuevos retos profesionales, enamorados otros, y con ganas de conocer mundo otra buen parte, pero su salida no la entendieron como una desafección..entendieron las limitaciones contextuales de su momento, pero no son apátridas, ni contrarrevolucionarios admiradores de terroristas.

Muchos de ellos han vuelto y otros lo harán tal vez, pero es con esta gran masa, que huye de incongruencias, contradicciones y basura creada para el imaginario de muchos que junto a la pacotilla compraron etiquetas de falsas ideas, con la que me tomaría un largo trago de ron cubano.