Relaciones de propiedad en el transporte cubano

 

descarga Por: Harold Cárdenas Lema (harold.cardenas@umcc.cu)

Leo un post referente al transporte en Cuba y me provoca a escribir algunas líneas, en verano uno debe escribir poco y aligerar las letras así que seré breve.

No se puede hablar en Cuba de un gran problema en el transporte porque hay un millón de ellos, hay uno que sí destaco, el de la propiedad. Un chofer de guagua se siente con el derecho a decidir sobre ella porque sencillamente (y todo el mundo lo sabe) son ellos quienes las mantienen en muchas ocasiones, si se rompe algo lo pagan de su bolsillo con tal de que esta siga andando y así no perder su modo de vida. Esto de que los costos y los mantenimientos sean asumidos por ellos crea un grado de subordinación que los convierte en dueños del transporte, los derechos de los usuarios y los objetivos de cualquier empresa se estrellan contra ese muro que impone la realidad.

Son incontables las ocasiones en que un chofer de ómnibus deja la gente en una parada de guagua, que cobra de más o que maltrata al público. Lo mismo ocurre con el transporte interprovincial o intermunicipal. Lamentablemente ha quedado atrás gran parte de la solidaridad que décadas atrás hacía que un chofer de auto le diera “botella” a cualquiera, poco a poco los automóviles solidarios fueron asumiendo el cartelito de “Taxi”. Esto último no significa que no sigan existiendo buenos samaritanos por la calle pero sin dudas la jugada se ha puesto apretada para el que anda a pie.

Esa relación dialéctica entre el chofer y su ómnibus no cambiará mientras las reglas del juego sigan siendo las mismas, mientras que asuman responsabilidades que no les tocan y sus jefes tengan que hacerse de la vista gorda con tal de que el aparato salga del taller y brinde su servicio. Si ellos están pagando por ello y tienen ese sentido de pertenencia, que se asuma como tal y paguen su impuesto por ello. Lamentablemente el experimento urbano con las cooperativas de transportistas y las guaguas rentadas a los choferes parece demorarse más que nada en este mundo, mientras tanto seguimos sufriendo los que dependemos del transporte de otros, de los particulares y de lo choferes de la guaguas, que en la práctica son sus dueños.

H

Anuncios