Bloqueo, disidencia y crisis financiera

bloqueo-embargo-cubaPor: Roberto G. Peralo (roberto.peralo@umcc.cu)

El 2012 fue un año muy difícil para las finanzas del gobierno de EEUU. El incremento de los gastos militares y las políticas impositivas del pasado gobierno de W. Bush provocó nuevos record de la deuda pública. Agregándole a esto la especulación financiera y el desencadenamiento de la crisis inmobiliaria, arrastraron a medio mundo a una catástrofe económica.

No se puede subestimar la capacidad de Barack Obama en buscar soluciones ingeniosas para solucionar tales descalabros. Tenía en la mano una carta escondida: el bloqueo económico contra Cuba sostenido bajo la ley de comercio con el enemigo

Solo en cuatro años a las arcas del gobierno estadounidenses entraron por conceptos de multas a bancos europeos y asiáticos más de 3 100 millones de dólares. Se justificaban tales acciones porque, estos bancos, habían cometido el grave delito de realizar transferencia financieras con el gobierno cubano.

Entre los culpables de tal atrevimiento se encuentran los bancos: HSBC Holdings, con sede en Londres, el banco Tokio-Mitsubishi UFJ, el banco holandés ING y el banco Credit Suisse.

La ayudante del Fiscal General para Seguridad Nacional, Lisa Monaco declaró a la AFP: Estos bancos se embarcaron en una conducta criminal de forma voluntaria, lo que provocó que instituciones financieras no afiliadas en Estados Unidos llevaran a cabo transacciones que de otro modo hubieran sido rechazadas. Esta frase echa por tierra el argumento de que el bloqueo económico es un asunto bilateral.

Monaco acusó a estos bancos de violar leyes estadounidenses y subraya las “implicaciones para la seguridad nacional de la conducta criminal de estos“, ayudando a proporcionar a patrocinadores del terrorismo (Cuba) y a otras entidades sancionadas, acceso al sistema financiero estadounidense durante más de una década, “permitiéndoles mover miles de millones de dólares a través de bancos estadounidenses para compras ilícitas y otras actividades“.

Está claro que 3 100 millones de dólares no representa valor alguna para la potente economía norteamericana. Pero en el caso de un país como Cuba pequeño y subdesarrollado le provoca una situación muy compleja, al recibir constantemente negativas por parte de instituciones financieras de acceder a sus servicios. Parece ser que estas multas no le son suficientes y durante el año 2012 Estados Unidos le congeló a Cuba 253 millones de dólares, la segunda cifra más alta entre los países sancionados.

No sé como personas tratan de esconder tal genocidio tras la palabra embargo. Esta guerra económica no tiene otro objetivo que provocarle sufrimiento y amargura al pueblo cubano.

Dicho por el mismo presidente del gobierno de los Estados Unidos el 6 de abril de 1960 en una reunión con su gabinete cito textualmente: No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno de la Revolución, es a través del desencanto y el desaliento, basados en la insatisfacción y las dificultades económicas. Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno revolucionario.

En días pasado leí la noticia de como la líder de las Damas de Blanco Berta Soler en reunión con varios congresistas y senadores de Estados Unidos le pide mantener el bloqueo a Cuba como medida de presión. ¿Qué respeto se puedo sentir por semejante personaje?

Leyendo el Código Penal de los Estados Unidos en el Párrafo 953 establece 3 años de cárcel para quien mantenga relación con un gobierno extranjero con la intención de influir en su conducta respecto a un conflicto o una controversia con EE.UU. ¿Qué pasaría si tal personaje fuera ciudadana de los EE.UU e hiciera esas declaraciones en el parlamento de Irán? ¿Podría regresar tranquilamente a EE.UU. y seguir manifestándose tranquilamente en público ejerciendo su libertad de expresión?

Anuncios