Berta Soler y la marcha de las Damas de Verde

Berta Soler se viste de verde
Berta Soler viaja al extranjero mientras pide mantener el bloqueo a los cubanos. Foto: ABC

Por: Antonio Díaz (Colaboración con La Joven Cuba)

En varias ocasiones he escuchado decir a Edmundo García que su educación ideológica se la formaron en Miami escuchando las sartas de sandeces que dicen diariamente los medios de información de esa ciudad en contra de Cuba y reconozco que tiene razón, que la frecuente lectura de lo que se publica en estos informativos es una fuente incalculable de conocimiento de la realidad en que vivimos y de quién tiene la razón y quién no la tiene.

Digo esto tras leer un artículo de Tamayo en El Nuevo Herald titulado Berta Soler pide mantener el embargo a Cuba. De verdad no se por donde comenzar mi análisis, porque pocas veces la razón humana ha tocado tanto fondo; Berta es acérrima defensora de los conceptos más antagónicos que pueden usarse en el siglo XXI para fustigar a la revolución cubana y que ya nadie se cree.

Primero dice que hay que mantener el bloqueo, después de que el mundo entero lleva más de 20 años rechazando democráticamente en la ONU esta política, que además todo cubano sabe las lamentables consecuencias que trae para nuestra sociedad y por supuesto no existe cubano que no tenga claro que el bloqueo hace más daño al pueblo que al gobierno, así que lo que puedo interpretar es que Berta quiere para mí, mi familia, mis amigos y mis vecinos es que la cosa se complique más y que pasemos la de Caín como se dice comúnmente.

Por otro lado el dichoso tema de los viajes, así que porque a Berta se le ocurre que el turismo oxigena al gobierno cubano y que los cubanos residentes en EUA traen dinero para la economía cubana hay que restringir los viajes. Por lo cual no podré ver a mis amigos que se fueron y que vienen de vacaciones de vez en cuando, o que mi abuelo no podrá ver a sus hermanas o estas a él, porque sencillamente eso ayuda al gobierno. ¿Quiere eso mi abuelo, lo quiero yo, lo quieren mis amigos y mis tías que viven en los EEUU? Es este el deseo del pueblo cubano y del norteamericano, evidentemente no, entonces está claro que a Berta no le interesa el pueblo cubano, tiene que ir a decir lo que quieren escuchar la gente que le manda su Money que a su vez viven también de este a través de los baúles de dólares que destina el gobierno de EUA a este objetivo.

A Bertha Soler no le preocupa que el pueblo de Cuba sufra los efectos del bloqueo, su dinero llega por varias vías. Esta es una prueba de que el terrorista Santiago Álvarez el que mandó a poner bombas en Tropicana- es uno de los que los financia a estos pacíficos luchadores .

Pero Berta no podía dejar de mencionar puntualmente el tema financiamiento a la disidencia, necesita más dinero, más, mucho más, porque supuestamente el gobierno no les da empleo. Aconsejo a Berta irse a trabajar por cuenta propia y que no me diga que tampoco le darán la patente, pienso que los trabajadores por cuenta propia ganan más dinero y gozan de mayores privilegios que los que trabajan con el estado, si resuelve un trabajito podrá tener un dinerito para cubrir una parte de sus necesidades y quizá dar legitimidad a esas ideas que tanto defiende, pero mientras siga alimentándose de dinero del exterior no tendrá moral para exigir nada en Cuba, pues con certeza mucho menos la respetarán ni seguirán, sino que será la clásica mercenaria anexada al gobierno del norte. ¿Pero quiere Berta Soler trabajar? O lo que busca es dinero fresco para vivir la vida nómada esa que llevan ella y sus seguidoras. Yo respeto a todo el que trabaja y con su sudor intenta lograr lo que quiere, independientemente de su creencia política, pero óigame, esa vida de sanguijuela es un batazo y Berta y compañía ya lo descubrió y parece que harán o dirán todo lo que haga falta para no virar con el morral vacío.

Yo no he visto el video ese de las Damas de Blanco pidiendo más dinero y si Berta dice que es mentira, bueno, que lo diga, pero ya no es primera vez que existe fraccionamiento entre sus huestes por el tema del reparto de dinero, porque ahí sí que nadie se le ocurre aplicar la formula de distribución comunista, de cada cual según su capacidad, a cada cual según sus necesidades.

Si Bertha Soler quiere que alguien la tome en serio debería empezar por aclarar la acusación que le hacen un grupo de mujeres en Cuba que afirman que ella se está robando el dinero que está destinado a pagar sus caminatas. Es curioso que en ninguna de las muchas entrevistas que le han realizado, algún periodista le haya preguntado sobre estobueno en realidad de curioso no tiene nada, es la manera de actuar de esa prensa a la que llaman libre y que en realidad está supeditada a los intereses del capital.

Resumiendo un poco, veo a Berta Soler como la impronta de más de lo mismo, de hecho anda pidiendo lo mismo, y forma parte de un conjuntico más amplio si agregamos a Eliecer el de la UCI, a Fariñas con sus huelgas de hambre que son muy raras, Yoani que se empantanó con unas palabras un poquito inteligentes que causaron irritación en la ultraderecha de Miami y Marta B Roque con la huelga de los aguacates, a todos estos los conozco y lo conoce el pueblo cubano, sabemos que han mentido y sabemos lo que buscan, aunque Berta diga que todos buscan los mismo, el derrumbe del gobierno de Castro, ese fin nunca justifica sus medios y el pueblo cubano, inteligente y culto, les pasa raya roja y sigue adelante.