Breve cronología de La Joven Cuba

O ¿qué revolucionarios hoy para qué Cuba mañana?

Por: Alejandro Ulloa

censuran La Joven Cuba

Así avisan sus administradores que no tienen acceso a bloguear en La Joven Cuba

Esta imagen a la “siniestra” de La Joven Cuba podría hablar más que el torrente de letras que siguen a esta oración. Si apelamos al esoterismo o dramatismo natural de los cubanos, cualquiera diría que el millón de visitas trajo la maldición…;  o que algún “brujo” en otro confín de la tierra (como aquellos muñes de “bilongo, burundanga, malanga”) le echó un maldeojo

El caso, o la cosa, es que uno de los blogs más representativos, visitados y revolucionarios de la emergente blogosfera cubana permanece, desde julio de 2012, en un limbo entre la censura y la supervivencia.

Dos días después de celebrar “su” millón con anuncios, incluso, acerca de las “nuevas ideas y proyectos que tenemos con el blog”, el 6 de julio, caía sobre la red un cubo de agua fría: ¿un descanso?, ¿“esperamos continuar en el futuro”? Comenzaba un largo historial de irregularidades, indicios sin comprobar, silencios, ausencias, y sobre todo, una incuestionable inestabilidad en las publicaciones y el acceso al blog de “los tres mosqueteros” –como en algún momento comenzaron a llamarlos– que aun hoy perdura.

Pero, recapitulemos brevemente.

Hasta el momento del “apagón”, en julio, este blog había logrado, en poco más de dos años, significativos niveles de debate, diálogo y redimensionamiento del mensaje de Cuba en internet. La Joven Cuba, desde su mismo nombre y sin conocimientos periodísticos o comunicacionales por parte de sus administradores, centraba miras en la realidad cubana –sin censuras– y en un entorno político cambiante que demandaba –y aun lo hace, con sobrada urgencia– de voces que ayudaran a defender y perfeccionar la Cuba Revolucionaria. (La Joven Cuba: link en Ecured)

Economía, sociedad, política, cultura, el caso de los Cinco, y un careo “de tú a tú” con las voces más reaccionarias y contrarrevolucionarias que hoy pululan en la red, fueron los mejores estiletes esgrimidos por estos tres “locos” que, aun, sueñan una Cuba mejor y razonable. Además, contra cualquier vaticinio o práctica nacional, se les ocurrió publicar cualquier cosa que les mandaran, sin importar tendencias…

Analizadosentrevistados y hasta citados por los más diversos medios y posiciones políticas, La Joven Cuba logró organizar, con el abierto apoyo de varias instituciones académicas y partidistas, el primer –y hasta hoy único– Blogazo, donde se reunieron un número considerable de blogueros cubanos “en revolución”. Se convirtieron en referencia, y a pesar de una que otra divergencia posible con algunas de sus visiones o formas, sus voces “se oían”.

Pero algo pasó a principios de julio que el filo de la navaja fue mucho más… ¿afilado?

Sin afán de especular o poseer oráculos adivinos, analicemos breve y someramente cómo se han comportado las publicaciones de La Joven Cuba y su entorno noticioso.

Antes de julio, y lo creo un detalle importante, el 28 de mayo de 2012, Roberto G. Peralo publica un post sobre Los incumplimientos a lo acordado en la Conferencia del PCCdonde cuestiona duramente la transparencia de las políticas de cambio nacionales. En ese momento, el post, como otro cualquiera, fue comentado y debatido, pero no mucho más (261 comentarios hasta la fecha de descarga de la página que poseo). Sin embargo, algunos días después, el post desaparece.

polémico post sobre el PCC y su políticaAlejados ya de ese momento, en julio, aparece el mensaje del “descanso, al que sigue una reacción masiva de los comentaristas (185 respuestas) y la mayoría de los lectores del blog. Ante tal destape, tres días después (fin de semana por el medio), el 9 de julio los administradores publican “Aquí estamos y estaremos” (con el exorbitante número de 754 comentarios), refrendando su intención de seguir blogueando pero, paradójicamente, no bastaron, parece, tales intenciones.

Aquí estamos… fue el último de los doce post del mes de julio (desde agosto de 2011, cuando publicaron, comprensiblemente –por el mes–, 17 posts, nunca tuvieron después de esa fecha un número inferior a 26 entradas; además, acababan de publicar 31 post en mayo y, nada más y nada menos que 47, en junio). Ya en agosto, como anunciaron los muchachos, no hubo publicaciones.

regresa la joven cuba

El regreso en septiembre…

En septiembre, con diseño nuevo y comenzando el curso escolar, los “bloguerreros” de La Joven Cuba se unieron de espaldas a esta antiaérea y soltaron, el día 3, ¡La Joven Cuba presente!

Cuatro post y siete días más tarde, el 10 de septiembre, sale un post que, por la falta de etiquetas, foto y la forma desorganizada de los párrafos en la publicación –nada acostumbrado por el blog– puede presumirse, con grandes posibilidades de acierto, que LJC comenzaba a ser bloqueada para los administradores y estos acudían a postear por correo. El mensaje de los Cinco a los jóvenes matanceros (13 de septiembre), mandado a través de estos blogueros –y a quienes Gerardo Nordelo les diseñó el logo– debió ser publicado de la misma forma.

Bloqueada La Joven Cuba

Comenzaba a pasar algo con el blog La Joven Cuba: ¿sin etiquetas ni foto?

Entre el lunes 10 y el viernes 21 de septiembre, LJC había publicado nueve post. Fue entonces que el hilo se comenzaba a enmarañar de una forma casi novelesca: sin textos ni fotos, con títulos al estilo de las películas de espionaje, el lunes 24, salieron a relucir las entradas más importantes y decisivas de los dos años y cinco meses –hasta ese momento– de LJC en la red. “TEST3 A CC” y “TEST6” (este último con 667 comentarios) aparecían publicados.

opiniones en post de La Joven Cuba

Así se deleitaban algunos en los comentarios…

comentarios en post de La Joven Cuba

Más de los indicios mortuorios…

Yo, que soy poco dado a esas teorías de las conspiraciones… humm, la cosa me pintaba fea en este punto. Y a lo que más me olió y me sigue oliendo –feo, por cierto– es a una prueba informática para confirmar el correo de publicación de WordPress por el que estaban escribiendo “los mosqueteros”. Otra cosa, lo dejo a la imaginación. Lo cierto es que en los 667 comentarios nadie supo qué pasaba y los muchachos no aparecían para dar respuestas…

Es entonces que octubre llega a confirmar mi teoría, cuando publican solo dos post: las sendas cartas de Hugo Chinea y Leonardo Padura acerca de la polémica que habían sostenido desde ese mismo espacio. Ambas estuvieron acompañadas de fotos, etiquetas y, la primera, en negritas, aclaraba el “esfuerzo por superar las dificultades tecnológicas recientes”. (Curiosamente, y perdonen la digresión, algunos meses después le fue otorgado, al fin, el Premio Nacional de Literatura al mostro de Padura… ¿Sentido común?)

Para el 6 de noviembre, Alejandro Cruz (editor del Blog Cubano1erPlano) abría a una larga fila de post de diferentes blogueros (Cuba x DentroLa Chiringa de Cuba,Blogs CubanosKokacub@Espacio LibreLetra JovenVisión desde CubaCapítulo CubanoEsquinas) y también medios como Kaos en la Red: unos notando la ausencia, otros en decidido reclamo por una reivindicación y apelando a un “sentido común” que, hoy, parece seguir sordo. Incluso el blog de Elaine Díaz, “cerrado” hacía un tiempo, publicó por ellos.

Entre principios de noviembre y finales de diciembre Osmany Sánchez (Tatu) yHarold Cárdenas Lema publicaban, mientras, en otros sitios.

Entre el 18 de octubre y el 11 de diciembre del propio año 2012 (1 mes y 23 días después), momentos en los que los administradores habían perdido –tentativamente– el acceso al blog, no hubo ni un post. La situación era evidente: BLOQUEO TOTAL.

Así las cosas, el martes 11 de diciembre salía una carta de Vicente Feliú en solidaridad con los muchachos de La Joven Cuba (publicada “especial paraCubano1erPlano.com”). El día 12, en CubaInformación, Harold Cárdenas publicaba su contundente “Blogueros revolucionarios, no daños colaterales” (posteado en el blog dos días después, el 14 de diciembre), donde se evidencia por primera vez, y solo entre líneas, las posibles manos de la censura en la inestabilidad de LJC. Ese mismo día, José Manzaneda, coordinador del mismo sitio, cuelga una entrevista titulada “Blog La Joven Cuba: `En Cuba, mientras nuestro presidente Raúl Castro fomenta la crítica, hay personas que la frenan”.

Fin de semana por el medio, ya el lunes 17 de diciembre, el dúo Buena Fe –luego de haber dedicado una de las canciones de su concierto del sábado a los mosqueteros– suscribía con foto y versos el apoyo y su recomendación al blog.

El día 19 de diciembre, un ilustrativo post introducido por Roberto G. Peralo (“Lecciones sobre bloguear en Cuba) salía al ruedo de la polémica. El día 21, y como última entrada del año, llegaba una felicitación a los educadores… Solo 7 post publicados en diciembre.

los números de La Jove Cuba

Números son números

Luego de estas tropelías, el saldo de 2012 para La Joven Cuba arrojaba un rostro demacrado. Entre enero y junio de ese año, el blog había publicado 198 post. Pero, y en decidida contraposición al primer semestre, entre julio y diciembre solo lograrían vencer el “cerco” unas escasas 36 publicaciones (CIENTO SESENTA Y DOS menos).

¿Qué pasó? ¿A qué se debió que el blog al que “los otros” llaman oficialista –por el decidido apoyo a la Revolución Cubana, desde la crítica certera– se haya reducido a un fantasma y, por ende, motivo de revuelo –alegre en el caso de los de “la contra”, pero– triste e indignado para quienes sí apreciamos su valía?

Hasta la fecha, La Joven Cuba ha publicado 54 post (15 en enero; 16 en febrero; 20 en marzo; y 3 en abril). Esto es posible, creo yo, gracias a alguna mano amiga que, con la sobrada visión política de su importancia, administra y cuelga los post de “los mosqueteros”.

De este pequeño análisis se desprenden innumerables interrogantes, infinitos comentarios, apasionados y acalorados debates. Pero, y es mi opinión, más allá de saber o encontrar responsables, culpables, la pregunta más importante de todas está contenida en el título alternativo de este post: ¿qué revolucionarios hoy para qué Cuba mañana?