Drones, terrorismo y daños colaterales

th[8]Por: Roberto G. Peralo

Las noticias se suceden una y otra vez sobre las hazañas realizadas por ese magnífico invento, invento que superó lo imaginado por Leonardo da Vinci cuando soñó con los primeros aparatos que permitieran al hombre conquistar los cielos, ese invento que muchos llaman “drones” que no son más que aviones no tripulados.

Según un informe elaborado por el centro de estudios New America Foundation, desde 2004 EE.UU. ha llevado a cabo unos 350 ataques aéreos, la mayoría de ellos durante la presidencia de Obama. La fundación sitúa la cifra de muertos en entre 1.963 y 3.293; entre ellos, de 261 a 305 serían civiles.

 

La explicación que da el gobierno norteamericano para extender el uso de estos aparatos, es para asesinar a sospechosos de pertenecer a Al Qaeda en territorio extranjero. Asimismo, un informe publicado recientemente por la ONU dio a conocer que el número de ataques de aviones no tripulados estadounidenses en Afganistán aumentó un 72% en el año 2012.

 

“Hemos matado a 4.700 personas…”, aseguró el senador  republicano Lindsey Graham, firme defensor del uso de aviones no tripulados  “…En algunos casos perdieron la vida personas inocentes, y eso no me gusta, pero estamos en guerra, y hemos acabado con algunos miembros de alto nivel de Al Qaeda“, agregó Graham, citado por la agencia AFP.

Actualmente, a pesar de que los ataques de drones causan numerosas muertes entre la población civil, incluyendo a menores de edad, la Casa Blanca planea continuar aplicando esta táctica en su lucha antiterrorista.
Mi imagino que la causa de usar aviones no tripulados, es que la justicia norteamericana con su poderío militar no puede llegar hasta donde se encuentran escondidos los terroristas y el sistema judicial de esos países con sus cuerpos policiales son incapaces de impedir que sigan organizando acciones criminales. Me pregunto la legitimidad de estos actos. Si los realiza EE.UU defensor y ejemplo de respeto a los Derechos Humanos, creo que es correcto. Ejemplo digno a imitar por el resto de los países que sufrimos desde hace muchos años ataques terroristas.

 

Sería legítimo entonces que Cuba, si contara con esta tecnología, pudiera usarla para impedir que grupos de terroristas que se esconden (bueno no se esconden tanto) en la florida sigan planificando, dirigiendo y llevando a vía de hecho acciones terroristas contra el pueblo cubano. Los grupos paramilitares de la Fundación Nacional Cubano Americana, PUND, Alpha 66 y el CID (Cuba Independiente y Democrática), se plantean como estrategia fundamental el derrocamiento del gobierno revolucionario cubano mediante acciones violentas contra instalaciones turísticas, plantas de energías o centrales azucareros.

 

La lista de terroristas integrante de estas organizaciones es inmensa. Si se busca la nómina aparecen nombres tan recurrente como Francisco J. Hernández Calvo, Erneido Oliva, Rafael del Pino, Orestes Lorenzo, José Basulto, Rodolfo Frómeta, Luis Zuñiga Rey, Alfredo Otero, Sixto R. Aquit Manrique, Horacio García. Todos estos terroristas cuentan con campos de entrenamiento, ametralladoras pesadas, rifles y lanzagranadas, lanzacohetes antiaéreo, explosivos C-4 y armas antitanque. Gracias a las informaciones brindadas por agentes de la Seguridad del Estado se evitaron atentados con bombas en Tropicana, en el memorial Ernesto Che Guevara, atentados en aviones comerciales, se frustraron varios desembarcos de terroristas bien armados por las costas cubanas. Tampoco faltaron los intentos de asesinar al líder de la Revolución cubana Fidel.

El Padre de todos los terroristas, Luis Posada Carriles, viviendo hoy tranquilamente también en Miami, fue tratado de juzgar en EE.UU por el único delito que el nunca ha cometido: el de mentiroso, porque ha tenido la sinceridad de reconocer delante de la televisión todos los actos de terrorismo que contra Cuba ha cometido. Estoy seguro que este mismo análisis hizo la justicia americana porque lo declaró inocente sobre el cargo de “mentir”. ¿Será legalmente viable que el gobierno cubano autorice el asesinato de este terrorista confeso?

 

El sentido de la justicia no puede llevar a un país a cometer semejante atrocidad en nombre de la lucha contra el terrorismo y esa es una lección que nos ha dado siempre la Revolución cubana. Qué diferencia existe entre los terroristas que planearon, financiaron y ejecutaron los ataques del 11 de septiembre del 2001 y el que propone, autoriza, y ejecuta la muerte de personas, utilizando “drones” sin juicio previo; aceptando de antemano “los daños colaterales”, como afirma el senador  Graham, que siempre son la muerte de mujeres, niños y ancianos inocentes