Adios a un gran latinoamericano.

Nos ha dejado un hombre bueno, amigo de Cuba, hijo digno de su pueblo y del legado de Bolívar. La Joven Cuba se une al dolor de sus seres queridos, de los venezolanos y de quienes en todo el mundo sienten su pérdida como propia.

El pueblo de Venezuela, al que supo poner en pie, le escribirá en la historia el mejor epitafio.