Hacer más democrático el socialismo cubano. Es una necesidad poner fin a la dualidad de funciones

democracia-socialismoYo creo, sinceramente creo, que la única manera de cambiar la realidad es verla tal cual es y no tal como queremos que sea

Eduardo Galeano Granma 31-oct-88

Por: Roberto G. Peralo

Expresaba Raúl Castro en el Informe central del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) “Ya el pasado 18 de diciembre expliqué ante el Parlamento, que debido a las deficiencias presentadas por los órganos administrativos del Gobierno en el cumplimiento de sus funciones, el Partido durante años se vio involucrado en tareas que no le corresponden, limitando y comprometiendo su papel.”, más adelante plantea “En 1973, en el marco del proceso preparatorio del Primer Congreso, quedó definido que el Partido dirige y controla a través de vías y métodos que le son propios y que se diferencian de las vías, métodos y recursos de que dispone el Estado…

El modo en que interpreto el sistema político cubano: el PCC está para trazar políticas e indicar el camino, como bien se hizo en el VI Congreso y después con las respectivas instituciones, Buró Político y Comité Central a nivel nacional y sus instancias en provincia y municipio controlar el cumplimiento de esas políticas. Cómo implementarla y en qué momentos, son responsabilidad de la Asamblea Nacional (AN), Consejo de Estado, Consejo de Ministro y Gobiernos Municipales y Provinciales, por lo que no puede recaer y centrar en las mismas personas las funciones de “ejecutar” y “controlar”.

En una ocasión me desempeñé como auditor principal de una entidad, labor que realicé por varios años. Por una situación imprevista tuve que asumir la dirección del departamento de contabilidad. En un periodo de varios meses me vi cumpliendo las dos funciones que son antagónicas (ejecutar y controlar). En esa coyuntura cometí varios errores de los que no fui capaz de percatarme porque yo mismo me estaba evaluando y corrigiendo. Creo que esto es un problema intrínseco del ser humano, cuando uno toma una decisión, desde su punto de vista está haciendo lo correcto. Solo después cuando no obtienes el resultado esperado es que nos percatamos que cometimos un error y en muchos casos es demasiado tarde para corregirlo.

Considero que la dualidad de funciones es una deficiencia en nuestro Sistema Político. La mayoría de los miembros del Buró Político, forman parte del Consejo de Ministros. Gran parte del Consejo de Ministro son integrantes del Comité Central y solo 8 miembros del Comité Central no tienen altos cargos en el Gobierno o el Partido y en su mayoría son diputados a la AN.

Si el Primer Secretario y Segundo Secretario del PCC coinciden en persona con el Presidente y Primer Vicepresidente del Consejo de Estado respectivamente y además (está establecido en la Constitución) Presidente del Consejo de Ministros (poder ejecutivo). ¿Cómo podrán realizar la función tan importante que tiene el PCC que es controlar el cumplimiento de la Política trazada por el Congreso y a su vez ser los máximos responsables de su aplicación?

Yo mismo traté de responderme esa pregunta, apelando a que los dos máximos cargos del PCC se desenvuelven en un órgano de dirección que es el Buró Político, donde los acuerdos se aprueban por mayoría. Pero los máximos responsables de la implementación y desarrollo de los Lineamientos, así como los responsables de controlar, verificar y coordinar las acciones de todos los involucrados en esta actividad, que es Marino Murillo Jorge, Vicepresidente del Consejo de Ministros y Jefe de la Comisión Permanente del Gobierno al que le dieron esta tarea, es miembro también del Buró Político, pero además Adel Yzquierdo Rodríguez, Ministro de Economía y Planificación. Dicho Ministerio según Raúl “constituye el Estado Mayor del Gobierno para esta actividad del quehacer nacional”, refiriéndose a la implementación de los Lineamientos, también es miembro del Buró Político. Otros dos responsables de la implementación de los Lineamientos convirtiéndose en los máximos controladores.

Cuáles modificaciones aplicaría yo al sistema político cubano. Conformaría un Comité Central con militantes que no tengan cargos en el Gobierno y el Partido pero que hayan tenido experiencia y resultados en el trabajo de estos y hayan alcanzado gran prestigio en nuestra sociedad. Algo parecido haría con los miembros del Buró Político (BP) pero en este caso con personas que hayan tenido una vasta experiencia y resultado en su trayectoria como miembros del Consejo de Estado y el Consejo de Ministros, constituyendo un escalón necesario para integrar el Buró Político. Y entre los miembros del BP estaría el Primer y Segundo secretario del PCC.    Esta propuesta se ajustaría muy bien si finalmente se implementa, limitar a dos periodos de cinco años los principales cargos del Partido y del Gobierno. Se contaría con una buena cantera de personas para integrar estos órganos de dirección. Este mismo concepto lo aplicaría a los Plenos de los Comité Provinciales y Comité Municipales del PCC y los gobiernos de estas instancias.

También no incluyera a los Ministros, Viceministros y Directores de Organismos de la Administración Central del Estado como Diputados a la Asamblea Nacional, porque al final ellos tienen que rendir cuenta a la AN y están obligados por el consejo de Ministros a una estrecha relación de trabajo. Con estas modificaciones se evitarían la duplicidad de funciones, muchos más cubanos participarían en el proceso de toma de decisiones y se contribuiría a enriquecer los debates de estos órganos.