La UJC por un nuevo rumbo

Por: Harold Cárdenas Lema

A ti que decidiste relegar la displicencia,
sumarte a los que dan, ponerle sueños a tu esencia.
A ti que decidiste militancia y compromiso,
yo te quiero advertir para que no pierdas el hechizo
Buena Fe

En un país que aspire a transformarse continuamente, como toda revolución, los jóvenes deben estar a la vanguardia de las luchas sociales. Cuba se caracterizó en el pasado siglo por tener una juventud comprometida, protagonista de todos los procesos políticos que desembocaron en la Revolución, y si algo he aprendido a mis 27 años, es que en nuestra sociedad el Partido es el cerebro y el Sindicato el alma pero la Juventud es el corazón.

Como las nuevas generaciones son el futuro de cualquier país, siempre serán una prioridad. Cualquiera que viva en Cuba o conozca nuestra realidad sabe los muchos desafíos que tenemos los jóvenes, todos somos consumidores conscientes o inconscientes de la chatarra cultural que nos llega del norte y hemos visto a muchos de nuestros compañeros emigrar a otras tierras buscando un mejor nivel de vida. El futuro de Cuba a veces parece estar hipotecado por tantos desafíos, por eso es tan importante la labor que realiza la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

En las últimas semanas los militantes hemos conocido algunos de los cambios que emprende la juventud comunista, desde los métodos de trabajo hasta la propia concepción de la organización están sujetos a transformaciones.

Ahora tenemos una UJC que pondrá mayor énfasis en el diálogo, donde la interacción tendrá un importante rol y el ingreso será para aquellos que tengan verdaderamente condiciones para ello. Por otra parte, se estimula el conocimiento y la información entre los jóvenes, fomentando incluso el uso de las más nuevas tecnologías. ¡Wow! En resumen, será más participativa.

Con el trabajo de todos la UJC debe alejarse del concepto cuantitativo que la lleva a priorizar las actas y las reuniones por encima de la calidad de las mismas, alcanzar una visión cualitativa que logre un correcto funcionamiento. La organización busca optimizar su funcionamiento y alcanzar ese salto cualitativo, parece ser que la actualización del modelo socialista cubano está llegando a las organizaciones políticas.

Este es el rumbo a inicios del 2013 y parece promisorio pero los resultados estarán en dependencia del trabajo de todos. Ya estamos de acuerdo en que lo más importante es lo que ocurre en la base. Los temas políticos a debatir serán los que nos propongamos nosotros, no los que vengan por gravedad (¿habremos matado finalmente el verticalismo?) y las actas de las reuniones parecen simplificarse y ahorrarnos un tiempo precioso (juventud y burocracia no caben en una misma oración).

Pero todo ese cambio positivo en los militantes de base y su funcionamiento será en vano si no se acompaña por un cambio de mentalidad también en muchos de los cuadros profesionales de la organización. Sobre los hombros de nuestros dirigentes cae el peso de preparar a los cuadros de la UJC correctamente, de darles todas las herramientas que los enseñen a pensar (no solo a ejecutar), debemos informarlos correctamente (no adoctrinarlos) y tendremos entonces una cantera que garantice el futuro.

Otro nuevo elemento sobre el rumbo que toma la organización, es su posición respecto a la ley migratoria, los militantes ya no tendrán que pasar por procesos engorrosos y pedir autorización para su salida del país. De ahora en adelante para viajar al exterior tan solo tenemos que informar de esto, sin que esto signifique nada extraordinario ni sea mal visto.

En lo personal agradezco el nuevo rumbo, lo veo como un indicio positivo acerca de algunos fenómenos que con mayor o menor tino había referido anteriormente, me hace sentir orgulloso de integrar esta unión de jóvenes que optamos por construir un mundo más justo.

La UJC está en movimiento y los militantes nos identificamos mucho más con una organización así, los jóvenes aborrecen el dogma y el estatismo, congratulamos una UJC revolucionaria, no porque se autodenomine así sino porque lo sea realmente a través del cambio, la crítica y la superación constante que la deben caracterizar.

Comenzamos el 2013 con buenas noticias, estoy seguro que en el futuro volveremos a tocar el tema pues no son pocos los retos, por si nos queda alguna duda, los dejo con un fragmento de la misma canción de Buena Fe:

Cargos disfrazados de sermón y la razón que llore,

Reuniones sin camisa y otras sin pantalones,

Todo y nada está escrito pues la vida se inventa,

Y al Hombre Nuevo el diablo a cada paso tienta

Posts relacionados:

Buen consejo

La UJC por dentro

Anuncios