Mensaje de los Cinco a los jóvenes matanceros

En la mañana de ayer cuando se cumplían 14 años del injusto encierro de los Cinco en los Estados Unidos, decenas de jóvenes matanceros se concentraron en el céntrico Parque de la Libertad para reclamar su liberación.
En el acto se leyó un mensaje enviado por los Cinco especialmente para los jóvenes matanceros a través del blog La Joven Cuba.

Queridos jóvenes matanceros:

Hoy se cumple otro año de que las autoridades norteamericanas irrumpieran en nuestros hogares, dispuestas a someternos a un calvario para enviar al mundo un claro mensaje: Nadie puede ejercer el derecho de perturbar el sueño de sus terroristas. De seguro nunca pensaron que pasado todo este tiempo la juventud de Cuba estaría todavía reclamando nuestra libertad. No puede conocer de solidaridad quien no tiene la capacidad de conocer de justicia.
La historia, no obstante, es persistente. Los valores humanos representados en esta convocatoria no podrán ser nunca suprimidos, y no alcanzarán todos los imperios para acallar el espíritu de justicia y de solidaridad en que descansa la propia supervivencia de nuestra especie. Muchos de ustedes apenas eran conscientes de su entorno hace 14 años. Probablemente algunos no habían nacido; pero su presencia en este acto significa que han emprendido el camino que les llevará a sentir como propia cualquier injusticia en cualquier parte, tal y como nos exhortaba el Che al definir a un revolucionario.
Para nosotros han sido años duros, pero esta no es ocasión de quejarse. Si hemos podido resistir e incluso crecer en estas circunstancias es porque siempre nos acompañó la confianza en nuestro pueblo, en que defendíamos principios morales que nos elevaban por encima de nuestros captores y nos situaban en un plano para ellos inalcanzable; y porque nos sabíamos defensores de una sociedad que aun en medio de una lucha titánica contra las agresiones externas, y contra sus propias flaquezas, representa la esperanza de un mundo de paz y de justicia; que es decir un mundo más humano.
La presencia de ustedes aquí, su apoyo y su afecto, nos reafirman en esa confianza. Les expresamos nuestro más sincero agradecimiento y les exhortamos a no separarse nunca del camino que para ser un revolucionario, con la moral de su ejemplo, nos mostrara el Che.
A todos, les hacemos la promesa de que nunca les fallaremos y les enviamos cinco abrazos. Gerardo, Ramón, Antonio, Fernando y René.
12 de septiembre de 2012

Anuncios