El viejo banco del parque

Vemos a Jorge Alí por televisión en la retransmisión de su programa “Punto G”, Reinaldo Miravalles está actualmente firmando una película en Cuba. Todo eso me parece excelente pero ¿Por qué es distinto con el deporte? ¿No son cubanos también los deportistas que están fuera de Cuba?
Estoy de acuerdo con que el país tenga una política respecto al deporte pero ¿Quién la traza? ¿A quién responde? ¿Con quién cuentan?

Por: Osmany Sánchez

Cuenta la historia que en cierto lugar había durante las 24 horas del día un soldado montando guardia sobre un banquito de madera. Era una posta de 24 horas y a nadie se le había ocurrido preguntarse el porqué de esa guardia. Cuando lo hicieron descubrieron que todo empezó cuando varios años antes el banquito fue pintado de blanco y se puso la guardia para que nadie se sentara. El tiempo pasó y la guardia también.

A veces creo que en Cuba sucede así en algunos tópicos. Se mantiene una actitud, se sostiene un punto de vista, se defiende una posición sin preguntarse las razones para hacerlo. Un ejemplo de lo que digo puede ser el tema del deporte.

No es la primera ocasión que abordo este tema. He dicho y sostengo que aunque en otras esferas hemos avanzado, en este, el deporte, nos hemos quedado detenidos en el tiempo.

El deporte debe convertirse en una forma más de aportar divisas al país. Lo hacemos con los médicos, otra área sensible, otro logro de la Revolución, entonces por qué no hacerlo con el deporte. Esto lo dije en la reunión de los lineamientos y no fui el único. Creo entonces que se debe escuchar más lo que opina el pueblo sobre este tema.

He leído entrevistas de ex deportistas cubanos (Pedro Luis Lazo, Víctor Mesa, etc) que han planteado la necesidad de insertar jugadores en ligas profesionales de otros países, lo que además de aportar económicamente al país y al propio deportista, incide en su preparación pues los mantiene compitiendo a un alto nivel. No solo deportistas retirados, otros emblemáticos como Yuliesky Gourriel también han hecho declaraciones similares.

Nuestros médicos no son vendidos a hospitales privados, son parte de un convenio de colaboración donde se benefician todas las partes. Hace pocos días la televisión nacional mostró las declaraciones de un técnico de fútbol colombiano que explicaba cómo pudiera hacerse esa inserción en ligas foráneas sin perder a los jugadores.

En el periódico Granma de hoy leo que las desercionessiempre han sido un mecanismo empleado por la CIA para difamar y denigrar al socialismo, tanto contra Cuba como otros países” bueno y seguiré siendo así, al final ese el objetivo de nuestros enemigos y no van a renunciar a ello. Ante eso, como en materia de cambio climático, tenemos solo dos opciones: Mitigación y Adaptación.

Los atletas mejores atendidos en Cuba son los peloteros que participan en la Serie Nacional de Béisbol. Se pasan varios meses viajando en buenos ómnibus, hospedándose en hoteles, buena alimentación…sí, eso está muy bien pero: ¿y la familia que dejan atrás? Al final como sucede en Matanzas, una parte de ellos deja el deporte, unos para emigrar al extranjero y otros para irse a trabajar para Varadero.

El pasado lunes, se le realizó una entrevista Eugenio George, donde en un momento se produce este intercambio:

Decenas de jugadores se han marchado en los últimos 12 años. ¿Existe la posibilidad de un reencuentro en algún momento?

Pudiera ser. Es una consideración a tener en cuenta, pero se trata de una decisión que obedece a la política del país respecto al deporte. Los voleibolistas nos abandonaron por diversas vías y razones, algunas totalmente incorrectas y faltas de principios. Pensamos que lo más importante es crear nuevos talentos y no depender de los que están fuera. Quizás un reencuentro nos beneficiara, pero debemos contar con lo nuestro, con jóvenes mejor formados que respondan a los principios del honor, la vergüenza, el amor a la bandera y el inigualable privilegio de sentirse aplaudidos por su pueblo.     

Hay una frase de esta respuesta que me pone a pensar. Dice Eugenio que esa decisión obedece a la política del país respecto al deporte. Estoy de acuerdo con que el país tenga una política respecto al deporte pero ¿Quién la traza? ¿A quién responde? ¿Con quién cuentan?

Si importantes figuras del deporte plantean que deben cambiarse cosas, si lo hace el pueblo, si el concepto de Revolución dice que debemos cambiar todo lo que debe ser cambiado. ¿A qué esperamos entonces?

El deporte es un logro de esta Revolución, pero también lo es la medicina, o la cultura y con ellos las reglas de juego son diferentes. Vemos a Jorge Alí por televisión en la retransmisión de su programa “Punto G”, Reinaldo Miravalles está actualmente firmando una película en Cuba. Todo eso me parece excelente pero ¿Por qué es distinto con el deporte? ¿No son cubanos también los deportistas que están fuera de Cuba?

No podemos esperar a que un día algunos funcionarios se miren a la cara y digan ¿eh, y por qué no hemos hecho esto?. Quizás todos asumen que este tema es tabú y que es competencia del otro. Mientras eso suceda seguirá el guardia dando vueltas alrededor del viejo banco del parque.