La estafa del siglo

“Nadie vive más esclavizado que aquéllos quienes falsamente creen ser libres.”
Johann Wolfgang von Goethe

Por: Roberto G. Peralo

Suplantando la mala calidad de las ofertas cinematográfica de esta época, he tenido que ir buscando otras fuentes de esparcimiento en mis pocos tiempos libres. Hace unos días llegó a mis manos a través de los “circuitos de estrenos en Cuba”, que son mucho más rápidos y eficientes que los de Hollywood, algo que agradecerle al bloqueo, un documental titulado “Zeitgeist.Addendum”.

El mismo nos cuenta de forma muy didáctica y comprensible el complejo laberinto de las finanzas norteamericanas. ¿cuál es el mecanismo que está detrás de la creación del dólar? ¿cuál fue la causa de la crisis financiera actual? ¿cómo Estados Unidos resuelve los problemas de su crisis económicas? Son preguntas que sin pretender presentártelo como la verdad absoluta si te da una visión más objetiva de lo perverso que es el sistema de economía de mercado.

El documental nos explica que cuando el gobierno de los EEUU decide que necesita dinero. Llama ala Reserva Federal(FED) y solicita, un ejemplo, 10 billones de dólares. La FEDresponde comprando bonos del gobierno por ese valor. Así que el gobierno toma unos trozos de papel, los pinta con aspecto oficial, y los llama bonos del tesoro. Entonces les asignan un valor a estos bonos de 10 billones de dólares y se los envía ala FED. A su vez,la FED produce también un montón de trozos de papel. Sólo que esta vez, les llaman billetes dela Reserva Federal. Dándole también a su papel un valor de 10 billones de dólares.

La FED toma entonces estos billetes y los intercambia por los bonos. Una vez el intercambio se ha realizado, el gobierno toma los 10 billones en billetes dela Reserva Federal, y los deposita en una cuenta bancaria. Y, desde el momento de su depósito, los billetes se convierten oficialmente en moneda de curso legal, añadiendo 10 billones a la oferta de dinero de los EEUU. ¡Y ahí lo tenemos! 10 billones de dinero nuevo han sido creados.

Por supuesto, este ejemplo es una generalización, ya que, en realidad, esta transacción ocurriría electrónicamente, sin usar papel en absoluto. De hecho, sólo el 3% de la oferta de dinero de los EEUU existe en moneda física. El restante 97% existe esencialmente sólo en computadores.

Los bonos del gobierno son por definición instrumentos de deuda, y cuandola FED compra estos bonos con dinero que básicamente ha sido creado de la nada, el gobierno está de hecho prometiendo devolver ese dinero a la FED. En otras palabras, el dinero se ha creado de una deuda. Esta asombrosa paradoja, de cómo dinero o valor puede ser creado de una deuda, o una obligación, al continuar con este ejercicio. Así pues, el intercambio se ha realizado y ahora hay $10 billones depositados en la cuenta de un banco comercial.

Aquí es donde realmente esto se pone interesante, ya que, basándose en el principio de la reserva fraccionaria, ese depósito de $10 billones pasa a ser instantáneamente parte de las reservas del banco. Igual que cualquier otro depósito. Y, en cuanto a los requisitos sobre reservas según aparecen en “Mecánica Moderna del Dinero”: “Un banco, por requisito legal, debe mantener reservas iguales a un porcentaje establecido de sus depósitos”. Esto se cuantifica después declarando: “Bajo las regulaciones actuales, el requisito de reserva para la mayoría de las cuentas de transacción es del 10%”. Esto significa que con un depósito de 10 billones, el diez por ciento, un billón, es retenido como reserva. Mientras los otros nueve billones son considerados reserva en exceso, y pueden ser utilizados como base para nuevos préstamos. Ahora, es lógico asumir, que estos 9 billones son literalmente sacados de los existentes diez billones depositados.

Sin embargo, en realidad éste no es el caso. Lo que en realidad sucede, es que los nueve billones son simplemente creados de la nada además de los diez billones de dólares depositados. Así es como la oferta de dinero se expande. Como se expone en

“Mecánica Moderna del Dinero”: “Por supuesto los bancos” no hacen realmente efectivos los préstamos con el dinero que reciben como depósitos. “Si hicieran esto, no se crearía dinero adicional. “Lo que hacen al conceder préstamos “es aceptar pagarés

– contratos de préstamos-, “a cambio de créditos – dinero – “para las cuentas de los prestatarios.”

En otras palabras, los nueve billones pueden ser creados de la nada, simplemente porque hay una demanda por un préstamo por esa cantidad, y porque hay diez billones depositados para satisfacer los requisitos de reserva. Ahora asumamos que alguien entra en un banco y pide prestados los recién disponibles 9 billones de dólares. Lo más probable es que a su vez esa persona tome el dinero y lo deposite en su propia cuenta bancaria. El proceso luego se repite. Ya que esos depósitos se convierten en parte de las reservas de los bancos. El 10% se separa y a su vez el 90% de los nueve billones, o sea 8,1 billones, están ahora disponibles como nuevo dinero generado para nuevos préstamos. Y, por supuesto, esos 8,1 billones pueden ser prestados y redepositados creando 7,2 billones adicionales, después 6,5 billones… 5,9 billones… etc… Este ciclo de depósito- creación de dinero-préstamo, puede técnicamente continuar hasta el infinito. El resultado matemático es que cerca de 90 billones de dólares pueden crearse a partir de los 10 billones originales. En otras palabras: Por cada depósito realizado en el sistema bancario, puede crearse una burbuja de nueve veces el monto de dicho depósito.

¿Necesitado de dinero? Pídale al atento Bank of America una taza de dinero instantáneo tranquilizador. D-I-N-E-R-O en forma de un conveniente préstamo personal. Así que, ahora que comprendemos cómo se crea el dinero por este sistema bancario de reserva fraccionaria, podría ocurrírsenos una pregunta lógica pero de difícil respuesta: ¿Qué es lo que le da valor a este nuevo dinero creado? La respuesta: el dinero que ya existe. El nuevo dinero esencialmente le roba valor al dinero existente, ya que el monto total de dinero va creciendo independientemente de la demanda de bienes y servicios. Y como la oferta y la demanda deben equilibrarse, los precios suben, disminuyendo el poder adquisitivo de cada dólar. Esto generalmente se conoce como inflación. Y la inflación es esencialmente un impuesto oculto a la gente. ¿Cuál es el consejo que uno generalmente recibe? Es éste, aumenten la moneda. No dicen: degraden la moneda. No dicen: devalúen la moneda. No dicen: Estafen a las personas que están a salvo. Dicen bajen los tipos de interés.

 El engaño real es cuando distorsionamos el valor del dinero, cuando creamos dinero de la nada, no tenemos más ahorros, y sin embargo sí existe lo que llamamos “Capital”. Así que, mi pregunta se reduce a esto: ¿Cómo diablos podemos esperar resolver los problemas de inflación, esto es, el aumento de la oferta de dinero, con más inflación? Por supuesto no se puede. El sistema de reserva fraccionaria y su expansión monetaria asociada, es inherentemente inflacionario, ya que el hecho de aumentar la oferta monetaria, sin existir una expansión proporcional de bienes y servicios en la economía, degradará siempre la moneda.

 De hecho, un rápido vistazo a los valores históricos del dólar americano, comparado con la oferta monetaria, confirma este punto de forma definitiva. La relación inversamente proporcional es obvia. Un dólar de 1913 equivale a 21,60 dólares del 2007. Eso significa un 96% de devaluación desde que se creóla Reserva Federal.Y si esta realidad de inflación perpetua y estructural parece absurda y autodestructiva, esperen un segundo, ya que “sinrazón” es quedarse cortos respecto a cómo opera realmente nuestro sistema financiero. Puesto que en nuestro sistema financiero el dinero es deuda, y deuda es dinero.

Qué interesante es que las tendencias sean virtualmente las mismas. Ya que cuanto más dinero hay, más deuda hay. Cuanta más deuda hay, más dinero hay. Para decirlo de manera diferente, cada dólar en su billetera es adeudado a alguien por alguien. Ya que, recuerde, la única manera en que el dinero se crea es mediante préstamos. Por tanto, si todos en el país pudieran pagar todos los créditos incluyendo al gobierno, no habría un solo dólar en circulación. “Si no hubiera deuda en nuestro sistema monetario, no habría dinero alguno”.

En un mundo en el que el 1% de la población posee el 40% de la riqueza del planeta. En un mundo en el que cada día mueren 34.000 niños de pobreza y enfermedades evitables, una cosa está clara. Hay algo que funciona extremadamente mal. Y, tanto si somos conscientes de ello como si no, la sangre vital de todas nuestras instituciones establecidas, y por tanto de la misma sociedad, es el dinero. Por tanto, entender esta institución de la política monetaria es crucial para entender por qué nuestras vidas son como son.

Desafortunadamente, a la economía se la considera un tema aburrido y confuso. Interminables torrentes de jerga financiera, asociados con matemáticas intimidantes, que rápidamente disuaden a la gente de intentar entenderla. Sin embargo, la verdad es que la complejidad asociada con el sistema financiero es una simple máscara. Diseñada para ocultar una de las estructuras sociales más paralizantes, que la humanidad ha soportado nunca.