Carta abierta de Hugo Chinea Cabrera a Leonardo Padura

Por: Hugo Chinea Cabrera

(La siguiente carta la escribió quien fuera Jefe de la Sección de Cultura del Departamento de Ciencia, Cultura y Centros Docentes del Comité Central en respuesta a la cuarta parte de la entrevista que nos concedió Leonardo Padura)

Texto de la Carta
“Discúlpame, Padura, que te tutee en este texto pese a que no nos conocemos personalmente. Acabo de leer esta entrevista, y me dio un vuelco el corazón cuando me veo mencionado como regañón de periodistas del Caimán Barbudo. Fui durante los años de 1973 a l984, Jefe de la Sección de Cultura de un Departamento que entonces llevaba la denominación de Departamento de Ciencia, Cultura y Centros Docentes del Comité Central. Se trató de una estructura nueva -a semejanza de la existente en el otrora campo socialista- cuya función era la de ser órgano auxiliar de la dirección del Partido.

Nunca fui jefe de un departamento que en aquellos tiempos no existía.Durante mi desempeño como funcionario del aparato auxiliar del Partido, nunca cité a persona alguna, periodista o creador, de ninguna esfera de la vida cultural de nuestro país, para recriminarle oficialmente de algo. No estaba entre nuestras atribuciones. Mucho menos de organismos e instituciones dependientes de la estructura de la UJC., a quien correspondía, si era el caso del Caimán Barbudo, cualquier asunto.

No me explico de qué manera entonces mi nombre aparece en esta entrevista, nada menos que citado por ti, cuando yo ni siquiera he tenido la satisfacción de estrechar tu mano ni de conversar contigo alguna vez y mucho menos participado en un regaño por tu labor ni en el Caimán ni en sitio alguno. Ni contigo ni con nadie.

 Tú y yo no nos conocemos personalmente, menos tú a mí; más yo a ti sí, porque al menos he sido lector simpatizante de tu obra (aunque seguramente no habrás leído nada mío), tanto de tus textos desde el periódico Juventud Rebelde, hasta las novelas. Incluso comparto muchas de tus apreciaciones -en medio del fuego que cruzan sobre tí los dos bandos-, respecto a los problemas actuales que aquejan al país y en los que es preciso vencer o de lo contrario perecer en manos de nuestros enemigos jurados de ahí enfrente.

Antes de trabajar en el Partido, yo provenía de la revista Cuba Internacional, de la que fui su director. Antes, redactor de la Redacción Cultural de Prensa Latina. Antes, profesor de Economía Política y Filosofía Antes, un muchacho más que militó en las filas clandestinas del 26 de Julio y se fue al Escambray en diciembre de 1960 como miliciano del Bon 315 de Santa Clara en la lucha contra los bandidos. Y un ratico antes de eso, un simple trabajador de un concesionario de la Internacional Harvester Co. Hoy atesoro la Distinción por la Cultura Nacional, un Doctorado Honoris Causa de la Universidad Simón Bolívar, de Colombia, dos premios literarios de la UNEAC, en cuento, varias publicaciones más y mi licenciatura en Sociología.

Te digo todo esto porque soy solamente uno más, cualquiera, como tú mismo, que viniendo de esa enorme multitud del pueblo estuvo, como estoy, dispuesto a todo por servir y defender la justicia que la Revolución trajo consigo, en la que me formé y hoy respaldo su labor reformadora, para mejorar nuestro socialismo.

Cada coyuntura vivida en estos años precedentes, así como ésta, tiene sus características y también sus exponentes en una larga fila. Citar un solo nombre, de los tantos con quienes dices tropezaste, merece al menos no solo que valga la pena, sino también veracidad suficiente para calificarlo, tanto para bien como para mal. Solo me cabe pensar que fue una confusión tuya, o un gazapo, o una manipulación intencionada del periodista autor de la entrevista para vincular al Partido. Algo de esto o parecido, ya que otra cosa me parece improbable de parte tuya cuando ni siquiera nunca nos hemos visto las caras.

En calquiera de los casos, espero la reparación del equívoco en el mismo medio en que se produjo la publicación de tu entrevista y aparece envuelto mi nombre en representación del Partido en un suceso que en absoluto tiene que ver conmigo. He preferido dirigirme a ti, primero, para una reparación del asunto en esa misma prensa u otra que estimes pertinente, antes de hacer mi reclamo, más que justo, en medios tan públicos como la entrevista tuya que ahora mismo circula en la red.
En espera de tu respuesta,
Fraternalmente: Hugo Chinea Cabrera.

Nota: Luego de esta ausencia de señales por parte del destintario, ahora acredito que puedo decir más. Digo, como otros muchos compañeros, que debemos distinguir la altura e integridad de Intelectuales prestigiosos que si se vieron afectados en una infeliz coyuntura, superada con creces, y si embargo no se han prestado a ninguna prensa ni a sus manipuladores de siempre, haciendo la diferencia.

Parece más útil e importante ocuparse de lo que está pasando ahora, la reforma de nuestro socialismo, que hurgar en más de 30 años atrás. Es táctica trillada de cierta prensa enredar viejos asuntos negativos con la actualidad en su afán por desacreditar.”

Tomado de: http://supercuba.wordpress.com/2012/04/17/carta-de-hugo-chinea-cabrera-a-leonardo-padura

Para acceder a la Entrevista a Leonardo Padura acá están los enlaces a sus partes:

Entrevista a Leonardo Padura I: sin máscaras y al desnudo

Entrevista a Leonardo Padura II: revolucionar la Revolución

Entrevista a Leonardo Padura III: tras la huella del estalinismo en Cuba

Entrevista a Leonardo Padura IV: el hombre que amaba a su país

Anuncios