El régimen esclavista de ETECSA

Por: Roberto G. Peralo

Una vecina acude desesperada a que la auxilie, encontrándose en medio de una situación muy difícil. Con una mirada simplista lo ocurrido parece algo absurdo y hasta risible, pero que es producto de uno de los sistemas de gestión empresarial más esclavizante que he conocido.

La mujer con los ojos hinchados de llorar trae en la mano un celular. Me cuenta que es la única vía de comunicación que tiene con su hija que se encuentra cumpliendo misión internacionalista como colaboradora de la salud. Tienen implantado un sistema de comunicación que la hija todos los días a una hora fija le manda un mensaje y la madre le timbra en señal de que lo recibió.

En esta ocasión la madre recibió el mensaje que le envía su hija pero sin poder timbrarle porque se le había vencido el plazo que establecía la empresa (una vez al mes) para al menos depositar5.00 C.U.C a la cuenta del celular. La situación adquiere un matiz dramático porque la hija al no recibir el siempre esperado timbrado de la madre y sabiendo que el celular tenía dinero suficiente, piensa que a la madre le había pasado algo y comienza a pasar más de 10 mensajes seguidos de desespero y preocupación.

La madre imaginándose el agobio de la hija y sin saber que hacer sale en busca de ayuda para poder mandarle un mensaje a la hija. En este caso no pude ayudarla porque no cuento con celular. Otro vecino rápidamente se ofreció y le enviamos un mensaje a la muchacha.

Nuestra vecina nos dice que cuenta con más de12 C.U.C en el celular, pero con las colas de estos días por las nuevas ofertas de este servicio no podía recargar la cuenta. Perdiendo así el derecho de hacer uso de su celular a pesar de contar con dinero todavía. Más absurdo todavía es que si en el plazo de un mes no recargas su celular. Pierdes la línea así tengas 1 millón de pesos.

Este mecanismo, para mi diabólico, obliga a los usuarios a depositar todos los meses al menos $ 5:00 C.U.C el equivalente a $ 125.00 pesos para no peder la inversión inicial que hiciste al comparar la línea. Traduciendo esto,
compro un bien pero para seguir haciendo uso de el tengo que seguir haciendo depósitos de dinero de forma perpetua  para no perderlo.

Me imagino a un padre de familia el último día del mes decidiendo entre comprarle alimentos a sus hijos o ponerle dinero al celular a pesar que tiene dinero, para no perder la cuenta y el dinero que ya tiene depositado. Puede que al otro día cobre pero si no hace el deposito hoy, lo pierde todo.

Estas formas de gestión nada tiene que ver con el modelo socialista que yo deseo. Creo que en el sistema de economía de mercado una empresa con semejantes características ya hubiera quebrado. No sé si en el feudalismo con leyes económicas tan primitivas se permitían tales exigencias.

Me viene al recuerdo un amigo que se percata un día que su celular se quedó sin saldo, sin haber realizado ninguna llamada. Se dirige a la oficina comercial buscando una explicación. La respuesta sorprendente, tenía que ir a la casa matriz que queda a80 Kmde viaje para efectuar la reclamación. En el viaje nada más gastaba la suma del saldo que tenía su celular. Bueno quedó impune aquello, aun no sabemos que pasó. No es la única historia de este tipo que conozco.

Estas personas se quedan desamparadas en tales abusos sin ningún mecanismo de defensa. Las comunicaciones son un servicio que hoy se ha convertido en primera necesidad. Después de la comida, la vivienda, la salud, el transporte, y el vestirse está la comunicación. En Cuba no hay más nadie que te preste este servicio. Así que te guste o no te guste estés satisfecho o no con la calidad del servicio tienes que arrodillarte a los pies del todo poderoso ETECSA y agradecerle por todo sus maltratos.

En estas condiciones comerciales jamás contrataré un servicio con ETECSA. Mi dinero me lo administro y me lo planifico yo. No una empresa que ya ha demostrado ser bastante ineficiente y con varios escándalos de corrupción.