Cimarronaje y belicismo en el BlogazoxCuba

la joven cuba yohandry
la joven cuba con Yohandry Fontana
Por Arnoldo Fernández Verdecia. arnoldo@gritodebaire.icrt.cu
http://caracoldeagua-arnoldo.blogspot.com/2012/04/cimarronaje-y-belicismo-en-el.html

La Atenas de Cuba, Matanzas, reunió durante tres días, a más de 60 blogueros de todo el país, en un evento que pasa a la historia con el nombre BlogazoxCuba o Encuentro de Blogueros Cubanos en Revolución. En las tres plenarias celebradas, hubo valoraciones que pudieran agruparse en dos conceptos básicos: cimarronaje y belicismo. ¿Por qué identifico los mismos?

Podemos hablar de un belicismo conscientemente expresado, y un belicismo retórico fundado en la ingenuidad. El primero integra a conocidos blogueros, con una visibilidad trascendente, por los temas políticos y sociales de actualidad, que recogen en sus bitácoras: Manuel Lagarde, Enrique Ubieta, Norelys Morales e Iroel Sánchez. Bajo la segunda denominación se recogen todos aquellos que acuden a una “fraseología revolucionaria”, para autodenominarse a sí mismos: “ciberguerreros”.

Lo curioso es que ambos grupos se auxilian con términos bélicos para construir el imaginario cubano en la blogosfera. Por eso fueron recurrentes palabras como “adversarios”, “guerrilla bloguera”, “blogosfera en guerra”, “ciberguerrilla cubana”, “arma de guerra”, “parlamento en una trinchera”, “espacio de combate”, “escenario de batalla”, “combatir con claridad”. Un twitero, de los participantes en el encuentro, llegó a señalar: “La lucha guerrillera también funciona en la blogosfera cubana, cada bloguero es como el Che con un arma digital en las manos” (Sabdiel Batista) Uno de los ponentes planteó que la blogosfera cubana tiene su genealogía histórica en los Comité de Defensa de la Revolución.

Hasta aquí podemos arribar a una síntesis, a partir de los contenidos que se mueven en el imaginario bloguero en y desde la revolución: Primero que nada, debe entenderse la visibilidad en el ciberespacio como un escenario de confrontación ideológica entre dos visiones del mundo irreconciliables: el socialismo, y el capitalismo. Acceder a la red, en condición de conectado, y tener un blog, está determinado, por lo que Alfonso Sartre llamó “implicación”, o mucho antes Jean Paul Sartre definiera como “compromiso”.

Aceptar el dilema ético y la responsabilidad intelectual de un blog en y desde la Cuba revolucionaria, implica saber dónde está la verdad y tener una reserva de subjetividad que permita sortear los obstáculos surgidos en el devenir.

Unos tienen más visibilidad que otros, es cierto; otros tienen un mejor PageRank, nadie puede ignorarlo; algunos caen en el pecado narcisista de nombrarse a sí mismos como mejores blog en el espacio de la blogosfera cubana en y desde la Revolución. Sin embargo, nadie puede ignorar que estamos en presencia de una guerra cultural en Internet, y en ello estoy de acuerdo con el colega Enrique Ubieta cuando afirma:

“La blogosfera en Cuba se inserta en una guerra entre el imaginario del capitalismo y el imaginario del socialismo; entre la subjetividad del capitalismo y la subjetividad del socialismo. El socialismo es una cultura en construcción. En el caso de Cuba, cada opinión adquiere una importancia colosal”.

Así que el imaginario, en torno a la blogosfera cubana en y desde la Revolución, acude a un vocabulario bélico, asumido de la tradición emancipadora cubana, para legitimarse culturalmente, en ese escenario de confrontación de ideas, que es Internet.

Es cierto que sociológicamente podemos referirnos a dimensiones de análisis que pudieran tipificarse como sigue: Blogosfera Cubana de la Revolución-Blogosfera Cubana de la Disidencia, Blogueros Cubanos Jóvenes-Blogueros Cubanos Más Viejos.

En todas las tipificaciones mostradas se articulan visiones que giran en torno a la defensa o al desmontaje del imaginario de izquierda. También puede interpretarse como un intento de oxigenar el imaginario de izquierda, o sepultarlo en el olvido, al traer de regreso el imaginario del capitalismo y sus cantos de sirena.

Todas las relaciones sociales y contenidos ideológicos que se generan, en este universo de confrontación, justifican el aserto de llamar a la blogosfera cubana, arma digital, que debe ser usada por una guerrilla diestra y comprometida con los sentidos éticos y humanistas, sembrados por la Revolución Cubana, quizás por eso Enrique Ubieta dijo que “Todo lo que sea moralmente auténtico es revolucionario”.

Problemas de conectividad y navegación determinan otra mirada, que nos parece prudente identificarla como cimarronaje en la blogosfera cubana. Esta tiene como ingredientes la alternatividad, la piratería de cuentas y accesos, la actualización por email o desde cibercafés, o sencillamente pedir favores, en instituciones que tienen acceso a Internet, para poder visibilizar los post y tener presencia en la red.

El cimarronaje en la blogosfera cubana tiene sus ventajas y sus desventajas. Algunos participantes, en el BlogazoxCuba, señalaron que se trata de un palenque donde la libertad creativa tiene su costo. Si se solicita a las instituciones de la administración central del Estado reformular las políticas de conectividad y navegación en la sociedad cubana, pudiera traer sobre la blogosfera un manto de restricciones y normativas, mucho más complejas que las actuales, por eso se pronunciaron por mantenerlas como están y utilizar el cimarronaje como algo necesario para ganar credibilidad, y en verdad usar la táctica y la estrategia, de lo que pudiera llamarse “cimarronaje guerrillero en la blogosfera cubana”.

Tiene sus desventajas, muchos pensarán. Todo pasa por el filtro de la institucionalidad, y por eso es bueno propiciar un campo fértil que genere políticas de acceso a Internet, que permitan construir una imagen de Cuba en la red de redes; pero contra eso conspiran muchos factores, como la incapacidad de muchos cuadros y funcionarios, para comprender la utilidad de los blog en la confrontación ideológica con el imaginario del capitalismo. Entonces, de producirse un cambio de mirada hacia la conectividad y la navegación en el ciberespacio cubano, los decisores deben ser personas altamente instruidas en los asuntos de la blogosfera cubana, para no vivir, lo que algunos recordaron, durante el BlogazoxCuba, “un nuevo quinquenio gris”, pero esta vez en otro campo de la cultura: los blog. Institucionalizar la blogosfera cubana en y desde la Revolución puede desarmar, lo que Norelys Morales llama, “mejor periodismo que se está haciendo actualmente”.

¿Bloguear fuera de la ley? Fue la interrogante utilizada por un profesor universitario al referirse al universo bloguero en el que tiene que insertarse por problemas de conectividad y navegación. Yo diría mejor “bloger-cimarronaje”, en alusión a aquellos seres humanos que no lo ablandan obstáculos, y desde su casa, o a través de un email, o sencillamente en un rato libre, conciben productos mediáticos que tienen más credibilidad que los medios de prensa tradicionales.

Si los directores reproducen las propuestas comunicativas en sus órganos de prensa oficiales ese es un problema que también preocupa al “bloger-cimarrón”, pues muchas veces publican informaciones desactualizadas, y no se sienten tentados a publicar post en sus páginas, pues, para ellos, se trata de algo informal, que no merece credibilidad, pues no son profesionales del periodismo en el sentido íntegro de la palabra.

Cimarronaje y belicismo, por esos caminos desanda la blogosfera cubana en la actualidad; así que los invito a opinar sobre este espinado asunto desde cualquier lugar del mundo, especialmente los que tienen la responsabilidad de defender y oxigenar el imaginario de izquierda del socialismo cubano, y desmantelar el “encantador y maquillado imaginario del capitalismo”, que se nos viene, si no izamos a tiempo un ejército de ideas para derrotarlo.