El transporte y las mil voces

"¿Por qué no son de conocimiento público todas las inversiones en el sector transportista?
"¿Por qué no son de conocimiento público las inversiones en el sector transportista?

Por: El Tecnócrata

Hace unos meses al jefe de la base de transporte local de mi ciudad lo entrevistaron por la radio,  informaba que se eliminaba el servicio de confronta (transporte entre las 11 pm y las 5 am) simplemente por que se gastaban más de 500 litros mensuales para transportar pocos pasajeros, y esto no generaba beneficios.

Me quedé boquiabierto por la falta de sentido común de ambos hablando  del transporte público, ¿acaso este está diseñado para generar beneficios o para que se mantenga el dinamismo necesario de la sociedad?, y como él tomaba esta medida sin consultar con los afectados. El transporte público en Cuba es de un precio bien bajo comparado con los precio internacionales del petróleo, esto es un hecho,  pero también hay que pensar en que para los salarios que recibimos quizás no es una cifra descabellada, es subvencionado por todos lo que de una manera u otra aportamos a la producción. 

Lo lamentable es la indolencia con que los tratamos, creo que se puede laborar mucho más en concientizar a toda la sociedad en su cuidado (se ha avanzado pero no todo lo que se debe), tienen que ser de dominio publico las inversiones que se hacen en el mismo y las afectaciones que tiene la sociedad cuando existen roturas en un momento determinado (me he quedado mas de 3 horas botado en algún lugar simplemente porque no sé si pasara la guagua o no).

Recientemente me encontré con un amigo que labora en una transportista, me mencionó que se iban a destinar los ómnibus ya de baja en el turismo, para un ministerio distinto, los trabajadores que los reparaban mencionaban incómodos dónde está ese pueblo necesitado de estas guaguas y que además las financia constantemente, y además, ¿por qué no son de conocimiento público todas las inversiones en un sector tan importante para todos?

Mi amigo mecánico a manera jocosa me dijo que si se quería mejorar el transporte público en un 100%, simplemente se debía obligar que los carros de los directivos solamente pudieran parquear en las empresas donde radicaban, pero que además en caso de circulación en otro horario no permitido, proceder a la destitución.  Es incontable la cantidad de dinero en combustible que se gasta en estos carros esta-parti (estatales pero con función particular), si todos estos excesos fueran aprovechados por todos, no estaríamos tan apretujados en las guaguas, pero los decisores del  transporte no lo padecen, si lo padecieran otro gallo cantaría.

En las diversas empresas que he  laborado  los directivos van y vienen de sus casas en su esta-parti sin usar el ómnibus de la empresa o algún transporte público, de hecho nunca usan transporte público. Un compañero de estudio que tiene una madre directiva, con su auto esta-parti hacía maravillas, un día fue multado por un carro de inspección estatal, a la semana vio al mismo que lo multaba en un lugar recreativo con el propio carro de control, en fin, el bendito problema de la serpiente que se come la cola.

Hay que pararse en Matanzas y sus vías a Varadero para comprobar la cantidad infinita de carros del ESTADO (muchas chapas Habana), que se mueven impunemente hacia el balneario, ¡qué raro que el tráfico aumente en período vacacional!, y además los fines de semana se duplique. Imposible pensar o solucionar problemas que no se viven, ojala que esto pasara solamente con el transporte, al final seguimos corriendo el peligro de que los directivos se alejen de la sociedad que los engendró, simplemente porque no la viven.  Mil voces porque vuelvan a poner los pies en nuestro país real.

Anuncios