Respuestas a Aruca

 

 

Manuel Alberto Ramy

Por Manuel Alberto Ramy

Corresponsal de Progreso Semanal en Cuba

El PCC en función de la economía

Diseño es político: un nuevo modelo de socialismo

Este año las medidas de mayor calado

Rejuvenecimiento paulatino del 20% del CC

Desde que concluyó la conferencia del Partido Comunista de Cuba (PCC), tenía pendiente una conversación acerca del tema con Francisco Aruca, director de Radio Progreso Alternativa (RPA).

Como estaba sobre aviso, me dediqué a buscar en los medios nacionales (prensa escrita y TV) toda la información publicada (discursos y fragmentos de intervenciones). Primero la dejé reposar, y luego medité serenamente para mantener en el análisis con Aruca el hilo conductor inicial de lo que está ocurriendo en Cuba desde hace unos cinco años.  Me interesaba dejar en claro que la Conferencia no fue un hecho aislado, sino la continuación del proceso político-económico-humano que está desarrollándose en el país y que, a mi juicio, será profundo. El ritmo y la velocidad de los cambios son factores del mismo, más no limitan la hondura que puede vislumbrarse. Se puede lograr profundidad gradualmente. Paciencia y alcance no son excluyentes.

Este es el resultado de la conversación con Aruca.

Francisco Aruca (FA): ¿Qué es lo más importante de lo sucedido en la Conferencia?

Manuel Alberto Ramy (MAR): Raúl Castro, en su condición de primer secretario, logró algo esencial: poner la estructura partidista en función de los cambios económicos. La primacía de lo económico se impone sobre la  política, que había disfrutado de la primacía durante muchísimos años.

FA: ¿A qué se debe este giro?

MAR: A la realidad. Ya fue dicho en su momento con otras palabras: o se producen cambios de fondo o

todo se hunde. Por otra parte no hay política, ni se puede trabajar en ese ámbito, sin economía. El acto económico es el discurso urgente.

FA: ¿Cómo se tradujo ese cambio en la Conferencia?

MAR: Trazaron  una línea divisoria entre las funciones políticas del PCC y las administrativas. Al menos en los acuerdos, abandonan su participación directa en las gestiones empresariales, reduciendo aquella a la “dirección y control, mediante la comprobación de la implementación adecuada y el cumplimiento de los acuerdos” tomados en el 6to Congreso. Lo traduzco en la comprobación por parte del PCC de que la marcha de los Lineamientos se cumple, pero no debe interferir. Lo que te dije antes, el PCC volcado en la tarea de los Lineamientos que no son otra cosa que el proyecto económico, lo básico.

FA: ¿Dónde se unen política y economía?

MAR: El énfasis es económico, ya te dije, pero el diseño, el modelo de economía y de sociedad socialista viene dibujada por el factor político teniendo en cuenta a la tozuda realidad. La conducción, reitero, pasa a las manos de empresarios, administradores, etc. Marino Murillo es el conductor, el máximo responsable de los cambios económicos y cuenta con un aparato que puede oscilar entre 90 y 140 especialistas, unos a tiempo completo  y otros no permanentes. Murillo anunció que las medidas económicas de mayor calado vendrán este año.

FA: ¿Cuáles pudieran ser?

MAR: Si bien son significativas y tienen consecuencias de diverso orden, algunas de las aperturas a la actividad privada (cuentapropistas), como venta de alimentos, determinados servicios, etc., que considero son importantes y de las que puedo escribir en otro momento, no nos evitan caer en el precipicio. Un país no se hace vendiendo fritas. Se habla con fuerza de la ley de cooperativas para el sector urbano (que no existe), lo que significaría la creación de pequeñas y medianas empresas (PYMES);  del impacto que va teniendo la Zona de Desarrollo del Mariel; y de otras fuertes inversiones; o de apuntalar con mayor nivel de autonomía a las cooperativas agropecuarias y a las nuevas que la ley autorice.  Y muy importante, según fuentes de crédito, las autoridades correspondientes ya trabajan en una nueva ley de inversiones que será más flexible que la vigente.

FA: Vuelvo al cambio producido por la Conferencia. ¿Tienes más que avale lo que dices?

MAR: Las escuelas de formación de cuadros del PCC se han lanzado de lleno a impartir cursos de administración y de dirección de empresas, materias que antes no estaban incluidas. No quiere decir que excluyan las asignaturas ideológicas, pero sí, que según datos serios, la primacía la ostentan materias que antes, muchos años atrás, formaban parte de la carrera administrativa que radicaba en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de La Habana. Y existe ahora la escuela superior de cuadros del estado, donde se imparten también esos mismos cursos.  Otro signo del cambio es la respuesta que Caridad Diego, jefa del Departamento de Asuntos Religiosos del Comité Central, dio a un delegado a la conferencia sobre si los cuentapropistas o privados no estaban explotando fuerza de trabajo. Caridad Diego respondió esgrimiendo la Constitución cubana para negar dicha explotación, particular que leí en el diario Granma. Esta defensa es muy significativa.

FA: La Conferencia creo expectativas respecto a cambios en la dirigencia, tanto en el Comité Central (CC) como en el Buró Político (BP). Pero no sucedió así.

MAR: Si te fijas, no escribí en el blog anticipo alguno de ese evento. ¿Razón? Era evidente que trataría temas propios de la organización. No hubo cambios en ese momento, pero en los próximos meses los habrá hasta del 20% del CC  –que cuenta con 114 miembros–, ya que se autorizó a ese órgano a realizar los cambios que considere sin esperar al próximo congreso del PCC. No espero espectacularidades, pero sí nuevos rostros jóvenes, y quizás alguien que llene el vacío en el BP dejado por el fallecimiento del ministro de las FAR, General de Cuerpo de Ejército, Julio Casas Regueiro. Opino que el cambio de figuras y el rejuvenecimiento, será tan gradual como el propio proceso del nuevo proyecto socialista. 

FA: Una última pregunta: ¿a qué opinas que se debe la gradualidad?

MAR: La gradualidad pudiera estar marcada por varios factores: el impacto de los cambios en el tejido social, un tejido social muy movido en distintas direcciones, pero movido también a partir de las medidas ya implementadas; el consenso que se vaya estableciendo en la dirección política; la prudencia de los dirigentes para que el proceso no se vaya de las manos; y la realidad internacional circundante. Una mención especial merece el papel que desempeñarán los burócratas y otros perdedores por los cambios realizados y los que se avecinan. Ellos son portadores de una vieja mentalidad y hábitos muy enraizados durante 50 años. No será fácil hacerlos cambiar o sustituirlos.

Tanto Aruca como yo creemos que no está agotado el tema, por lo que pudiera haber alguna otra conversación. Hay aún mucho de qué discutir.

Tomado de: http://progreso-semanal.com/4/index.php?option=com_content&view=article&id=4312:respuestas-a-aruca&catid=9:borrador-de-un-corresponsal&Itemid=10

Anuncios