Cambios en Cuba

Por: Roberto G. Peralo

El águila llega a vivir  70 años pero para llegar a esa edad, a los 40 debe enfrentar una difícil situación. Sus uñas están apretadas y flexibles. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas.

El águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un doloroso proceso de renovación y cambios. Ese proceso consiste en volar hacía lo alto de una montaña y quedarse ahí en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienza a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de 5 meses sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más.

Cuba y su socialismo es esa águila. A sus 50 años de historia llegó el momento de su renovación. Haciendo un balance objetivo de los acontecimientos económicos políticos y sociales que han sucedido en este último año, concluyo que el inmovilismo que caracterizó las décadas pasadas se superaron con crece.

Fueron entregadas 1millon 367 mil hectáreas de tierras a más de 150 mil personas para la agricultura y la ganadería. El 21% de la superficie productiva del país se encuentra en manos de productores particulares. Desde que se puso en práctica el decreto Ley 259, el gobierno ha demostrado agilidad en el análisis de las deficiencias que afectan su implementación. Se han aprobado resoluciones quitando las trabas existentes en la comercialización y contratación de las producciones, eliminando los ineficientes intermediarios estatales, Se crearon mecanismos factibles de suministros agrícolas para la producción. Aunque todavía no satisface la demanda y los precios son muy elevados.

Les sumamos a esos trabajadores agrícolas más de 360 mil cubanos que ejercen el trabajo por cuenta propia en 200 oficios. Teniendo la posibilidad de recibir créditos para realizar inversiones en sus negocios según el decreto ley 289. Solo en septiembre se  aprobaron 33 medidas por el Consejo de Ministro para flexibilizar esta forma de gestión. Le agregamos las nuevas regulaciones de compra venta de vivienda y de automóviles, así como la comercialización liberada de materiales de la construcción.

Desapareció el Ministerio del Azúcar. Se constituyeron dos nuevas provincias. Con un nuevo sistema de administración pública, dándole más poderes y autonomías a los gobiernos municipales. Experiencia que será extendida en todo el país en el año 2013.

En total este año se han aprobado 7 Decretos Leyes, del Consejo de Estado, 3 Decretos por el Consejo de Ministro y 66 Resoluciones e instrucciones de Ministros donde se está revolucionando el modelo económico cubano.

En el ámbito político, se liberaron todos los presos políticos. El gobierno trabaja en una nueva ley migratoria donde amplía los derechos y las posibilidades a los cubanos que han emigrado. Se anuncio también la flexibilización de los viajes para los cubanos que residen en la isla. Se eliminó la pena de muerte. Y se decretó la libertad a 2900 presos comunes. Un momento trascendental lo constituirá el próximo 28 de enero la 1ra conferencia del Partido. Se prevé que será renovadora. La participación de la comunidad religiosa en la vida ciudadana es superior. Conquistándose nuevos espacios que antes no existían. Sin mencionar la próxima visita del Papa a finales de marzo.

Murillo Vicepresidente del Consejo de Estado en su intervención enla AsambleaNacionalinformó que “se están dando los primeros pasos y quedan por delante las etapas de mayor complejidad”. Estos cambios solo son el comienzo de un proceso de renovación más profundo y abarcador, implementándose en los próximos años.

Cuba cambia, se mueve con una dinámica renovadora, que solo la intolerancia de los políticos de Miami cree que son “cambios cosméticos”, su arrogancia no les permite ver lo que está sucediendo en Cuba. Al imperio y su gobierno les molesta cada uno de estos acontecimientos. Eso me reconforta porque significa que vamos por el camino correcto. En varias ocasiones Raúl ha abierto las puertas del dialogo, poniendo en la mesa todos los temas. Solo una condición, que nos respete nuestra soberanía. El orgullo del imperio no le permite concedernos tan honroso privilegio.