El marxismo en las aulas cubanas

La palabra clave en el marxismo: dialéctica. Toda persona dogmática es, en esencia, antidialéctica.

Por: Harold Cárdenas Lema

La enseñanza del marxismo en Cuba está caracterizada por tres influencias fundamentales, los clásicos del pensamiento socialista (Marx, Engels y Lenin), el pensamiento soviético estalinista en forma de manuales muy difundidos en Cuba, y una última corriente de lo que llamamos el socialismo cubano. Existen discusiones sobre el marxismo occidental pero esto mayormente continúa siendo en espacios académicos y no se refleja en las aulas.

Comienzo recordándoles que en el siglo XX el pensamiento de Marx fue canonizado, el de Lenin domesticado y el de los pensadores marxistas occidentales ajenos a la línea estalinista, fue simplemente ignorado. De esta forma, todavía en muchos centros de educación superior cubanos se estudia un amplio repertorio de  rusos pero faltan Gramsci, Bloch, Lukács o Marcuse.

Como siempre la práctica educativa demora ajustarse a las vanguardias del pensamiento, aunque estas tengan más de medio siglo de creadas.  Si el profesor no acomete individualmente su tarea educativa en este sentido herético, sus estudiantes saldrán Magna Cum Laude pero con una caricatura del marxismo en sus cerebros que se mostrará tan inconsecuente que no los culpo si los veo pasarse al otro bando, fue culpa de quiénes debían hacerles llegar el mensaje.

He conversado con muchos estudiantes de carreras humanísticas en varias universidades del país, incluyendo dos de las grandes, la Universidad Central de Las Villas (UCLV) y Universidad de La Habana (UH). Ellos me cuentan cómo muchas veces se trata de ajustar la realidad a lo que dicen los textos y no viceversa, me cuentan cómo cuando un profesor no tiene elementos para convencerlos de un punto les dicen que “es así y ya…”, y eso me parece una barbaridad, si la respuesta no se la damos nosotros de seguro la buscarán en otra parte.

 Y adivinen ¿quién siempre va a estar ahí ofertando una ideología muy uniforme y organizada que para colmo lleva un envoltorio llamativo y bonito? La pérdida de la fe en el socialismo, que experimentaron los jóvenes en la URSS, tuvo mucho que ver con esto y que se repita el fenómeno acá sería imperdonable, quizás sea hora de llenar menos documentación y concentrarse más en el mensaje que se le hace llegar a ellos.

Este tema tiene una importancia capital, porque estos jóvenes son los profesionales del futuro, y ya durante mucho tiempo hemos cometido estos errores u omisiones. Con un dolor tremendo tengo que recordar las caras de ignorancia disimulada que muestran los dirigentes de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) cuando les pregunto qué es el comunismo que busca su organización, qué vamos a dejar para los militantes…

La enseñanza de un marxismo abierto y creador en Cuba es indispensable, que como dijera Mariátegui, no sea calco ni copia, sino creación heroica, también ahí nos estamos jugando la preservación del Socialismo.