“Este es un Matanzas diferente”

Por: Guillermo Rodríguez Hidalgo-Gato, estudiante de Periodismo

VÍCTOR MESA Martínez, natural de Sagua la Grande, es uno de los hombres  más carismáticos y controvertidos  que han pasado por nuestras series nacionales. Su presencia en tierra de cocodrilos, despierta expectativas hasta en los más pesimistas seguidores del conjunto yumurino.

En visita al parque Victoria de Girón pudimos palpar el ambiente reinante en el colectivo. Además, conversamos con la “Explosión Naranja”, como lo bautizara el desaparecido José Antonio (Bobby) Salamanca, para conocer sobre la preparación  y sus propósitos en la venidera campaña.

Casi sin dejarlo reponerse de los avatares del entrenamiento y sin dar oportunidad a que me doblara por tercera con la bola en la mano, como acostumbraba hacer cuando jugaba a la pelota, le lanzo la primera interrogante:

—¿En qué fase de la preparación se encuentran y cómo marcha hasta el momento?

—Ahora procuramos bajar las cargas del entrenamiento. Estamos casi en forma para enfrentar la competencia.  Cuando llegamos aquí las atenciones estaban un poquito críticas, pero han mejorado y esto nos ha servido de incentivo en los entrenamientos.

“Estoy muy contento con los muchachos, tienen gran entrega y disposición con las responsabilidades encomendadas. Ellos  entran y salen corriendo al terreno, han  jugado agresivos en los topes, por lo que espero un buen resultado.

—¿Qué diferencias hay entre este equipo al de años anteriores?

—Es la misma gente pero la mentalidad la han cambiado totalmente.  Tenían la mente derrotista, porque  cogieron todos esos lugares  sotaneros, a pesar de las grandes potencialidades que  les veo. Es cierto que les  falta un poquito por  aprender en las cuestiones claves del juego, como es el bateo y corrido, entre otras situaciones tácticas. Hay que tener confianza, esos problemas los vamos a erradicar.

En los últimos años  las selecciones de Matanzas  se han caracterizado por no jugar bien a la pelota.  Me refiero a errores técnico-tácticos, mal corrido de las bases, poco aprovechamiento de la velocidad en función de la ofensiva, así como imnumerables errores mentales que no van a los libros  ¿Cuál es la estrategia trazada para cambiar la cara de los Cocodrilos?

—Estoy de acuerdo con lo que dices, de hecho todavía tenemos algunas de esas deficiencias. Considero que hemos mejorado, pero no podemos conformarnos, debemos seguir mejorando, para eso practicamos día a día. Cuando nosotros erradiquemos totalmente las  carencias  que tenemos en la defensa,  mal corrido de las bases, entre otras, vamos a ser un equipo muy difícil de vencer.

  —En la campaña precedente se perdieron varios juegos por no contar con un cerrador que pudiera preservar la ventaja ¿Tienes pensado quiénes pudieran cumplir con la función de taponeros?

—Hay varios, estoy contento con el pitcheo de atrás, tengo intermedios y cerradores, Yuset Pagés y Kenier Licea pueden asumir  esta labor, se ven muy bien los dos. Me faltaría incluir un zurdo para que le trabaje a algún bateador de su mano y después traer el matador.

  —Hemos observado que los jugadores  se desempeñan en varias posiciones. ¿Una de sus filosofías es la versatilidad?

—Sí, me gusta que los jugadores no se aferren a una posición. A veces hay quien descubre después de cuatro o cinco temporadas jugando que es más útil en otra. Buscamos una posición ideal para que el atleta  rinda a la ofensiva. Hay jugadores que no la  tienen fácil para ser regulares, todos tienen ganas de hacerlo bien  y quien mejor lo haga, es quien va a jugar.

— ¿Qué puede pasar con los Cocodrilos en la 51 Serie Nacional de Béisbol?

—Espero estar entre los primeros lugares de Cuba, y no exagero,  podemos ganar 50 juegos, tengo en la cabeza que vamos a traer el Juego de las Estrellas para acá. Para eso tenemos que ser uno de los equipos más ganadores: revolucionar el béisbol matancero,  llenar el estadio, demostrar con un gran resultado que la televisión tiene que venir aquí y que sí podemos, porque este es un Matanzas diferente.”