El secuestro del sistema educativo

EL sistema educativo mundial está cada vez más secuestrado por los poderes hegemónicos...
Uno de los grandes pecados de nuestro actual sistema educativo es que no nos enseña nada sobre el dinero. En lugar de eso, nos enseña a ser buenos empleados y a identificar nuestro lugar en la vida. Algunas personas dirían que todo depende del destino. Por ejemplo, en su libro The Creature from Jekyll Island, Griffin cita un párrafo del primero de varios documentos esporádicos de la Junta General de Educación que se intitula The Country School o/To-Morrow, escrito por Frederick Gates: “Hemos soñado que contamos con fuentes ilimitadas y que la gente cede con perfecta docilidad ante nuestras manos moldeadoras. Las costumbres didácticas de nuestra época se esfuman de nuestras mentes y, sin que la tradición se interponga, beneficiamos a una sociedad rural agradecida y comprometida… Porque el propósito que nos hemos puesto al frente, es muy simple y bello: adiestrar a estas personas, en las condiciones en que se encuentran, para que acepten llevar una vida que les parezca ideal, y vivirla justo en donde están”.

Ten en cuenta que la Fundación Rockefeller, una de las más influyentes y con mayor poder económico de todos los tiempos, creó la Junta General de Educación en 1903. El texto aquí reproducido representa una actitud que ha prevalecido por más de 100 años: la de la élite de los ricos en Estados Unidos y el resto del mundo; aparentemente, los programas educativos se han orquestado bajo este espíritu para el beneficio de los ricos y no necesariamente para cubrir las necesidades del estudiante. Este hecho es importante ahora porque, a pesar de que dichas actitudes tienen más de un siglo, aún prevalecen y representan el motor de tu educación, de la mía y de la de tus hijos. Además, este espíritu es la fuerza detrás de la supresión de la educación financiera en la actualidad: no es necesario que sepas sobre dinero cuando estás destinado a ser solamente una pieza más en el engranaje de la máquina de hacer dinero de otra persona, o a ser un trabajador en la plantación de alguien más.

En 1983, después de leer Grunch of Giants del doctor Fuller, comencé a entender por
qué no nos enseñan sobre el dinero en las escuelas. Hasta ese momento no había tenido el valor de criticar el sistema educativo porque, después de todo, mi padre era el jefe de ese sistema en Hawai. Pero los años pasaron y conocí otras personas con ideas similares sobre la educación y sobre el porqué de la falta de educación en las escuelas.

Una de las primeras que conocí que compartía mis sospechas fue John Taylor Gatto. El ha escrito, entre otros libros, Weapons of Mass Instruction y Dumbing Us Down. El señor Gatto había sido nombrado tres veces Maestro del Año de la Ciudad de Nueva York, y en una ocasión, Maestro del Año del Estado de Nueva York. En 1991 abandonó el magisterio y escribió un breve ensayo de opinión para el Wall Street Journal, en que decía: ‘Ya no puedo seguir enseñando de esta forma. Por favor, si se enteran de algún empleo en que no tenga que dañar a los niños, avísenme; comenzaré a buscar trabajo en cuanto llegue el otoño”. Gracias a él me enteré de que nuestro sistema educativo actual proviene del sistema prusiano, diseñado para producir buenos empleados y soldados, gente que siga órdenes ciegamente, en espera de que le digan qué hacer, incluso, que le digan cómo manejar su dinero.

El señor Gatto me dijo recientemente: “El sistema escolar no está diseñado para enseñar a los niños a pensar por sí mismos, ni fue desarrollado para respaldar la noción contemporánea de que todos podemos ser libres. De hecho, nuestro sistema se basa en el modelo prusiano desarrollado para lograr exactamente lo contrario: enseñar a los niños a obedecer y a hacer lo que se les ordena. Los estudiantes que cumplen y obedecen se convierten en empleados felices de trabajar para los ricos o en soldados dispuestos a sacrificar sus vidas para proteger la riqueza de los acaudalados”.

Ya sea que creas o no en la existencia de una conspiración contra la enseñanza de
temas económicos en nuestro sistema escolar, resulta innegable que nuestras escuelas han reprobado en lo que se refiere a educación financiera. Sea a propósito o no, la carencia de educación financiera e instrucción respecto a temas monetarios respalda fuertemente la opresión financiera que mucha gente afronta en nuestro país en la actualidad. Esa misma carencia provoca que muchos otros, a pesar de contar con educación académica sólida, estén preocupados por la crisis financiera global. Hay millones de personas que ya perdieron sus ahorros para el retiro por seguir los consejos de vendedores financieros; ya hay demasiadas personas a las que se les humedecen los ojos cuando se ven obligados a mencionar el tema de
sus finanzas personales.

Tomado de: http://informacioncorriente.blogspot.com/2011/10/el-secuestro-del-sistema-educativo.html