Dañino Copia y pega

Por: Yasel Toledo Garnache (estudiante de periodismo en la Universidad de Holguín)

Las combinaciones de teclas Control-C y Control-V constituyen las preferidas de muchos estudiantes universitarios. “Son el mejor invento de la historia”, “me permiten hacer dos trabajos finales en menos de un día” y “qué sería de nosotros sin ellas”, son expresiones que escucho con frecuencia.

No pretendo declararme enemigo de las nuevas tecnologías, pues reconozco sus ventajas y, en verdad, no imagino el futuro sin ellas. Tal vez, este comentario provoque el disgusto de algunos de mis compañeros, especialistas en el plagio de información, pero deseo contribuir a la extinción de ese mal, aunque no me declaro libre de pecados.

Resulta lamentable que alumnos universitarios no emitan sus criterios en trabajos que constituyen evaluaciones finales y se limiten a reproducir los de otras personas. Dicen que científicos, masters y doctores hacen análisis más profundos y exactos, por lo que es absurdo emitir opiniones que no estarían a la altura. Algunos, merecen una medalla olímpica en el deporte del “copia y pega”, pues ni los profesores más exigentes los han descubierto jamás.

Cambiar el orden de las palabras y el tiempo verbal, buscar sinónimos e incorporar vocablos “mágicos”, como “pienso” y “considero”, que parecen el inicio de una reflexión, son técnicas efectivas.

He leído o escuchado trabajos evaluativos en los que no aparece ni una cita referenciada, aun cuando es obvio que el ponente no estuvo en el nacimiento de José Martí, en las guerras santas de los Templarios franceses, ni en uno de los casamientos de Einstein. Asimismo, he presenciado exposiciones, en eventos científicos, merecedoras de un premio, no por constituir investigaciones profundas con grandes aportes, sino por ser excelentes resúmenes de libros y artículos de Internet. Algunos universitarios, nos hemos convertido en declamadores y escribanos, pues reproducimos lo que otros dicen.

¿No podríamos contrastar fuentes, sacar nuestras conclusiones y hacer aportes, e incluso, contradecir los planteamientos de algunos autores? Creo que sí, pues la inteligencia de quienes estamos en las aulas es indiscutible, y solo la pereza y costumbre de ser finalistas evita que leamos abundantes materiales bibliográficos y logremos mayor calidad en lo que hacemos.

Hoy, Control-C y Control-V nos ayudan, pero mañana podríamos sufrir sus daños. Sin embargo, estudiar, polemizar, analizar y aprovechar el tiempo al máximo nos proporcionará una evaluación prominente en las asignaturas y también en la vida.

Debemos comprender que cuando copiamos y pegamos informaciones sin razonar, no aprendemos y, quizás, en el futuro se derrumbe un edificio diseñado por nosotros, nuestros alumnos se rían, porque las clases no tienen calidad o recetemos medicamentos de forma desacertada.

Anuncios