Actualizar el deporte cubano

Caricatura de Gerardo HernandezPor: Osmany Sánchez

Cuenta la historia que Penélope, esposa del Odiseo, tejió durante veinte años un sudario, elaborando el tejido durante el día y deshaciendo el trabajo durante la noche para de esa forma alejar a sus pretendientes a los que había prometido que se casaría con uno de ellos cuando terminara su obra. De esa forma pudo esperar durante dos décadas la llegada de Odiseo.

En el deporte cubano sucede algo parecido, pues nuestros entrenadores dedican su vida al entrenamiento de equipos deportivos y en muchos casos deben empezar desde el inicio cada año cual Penélopes modernos. Los motivos son varios. En algunas provincias vemos como los atletas que son estrellas en su paso por las categorías juveniles luego se incorporan a las filas de los equipos de primera categoría sin embargo en Matanzas por ejemplo esto no sucede así y muchos de ellos prefieren ir a trabajar en el turismo o estudiar una carrera universitaria que aunque alejada del deporte, ofrece mayores expectativas desde el punto de vista económico.

La causa fundamental sin embargo es el abandono del país de nuestros principales atletas para integrarse al deporte profesional. No quiero detenerme aquí en los que se van y no triunfan, esa no es la cuestión, sino actualizar el modelo deportivo cubano que tantas glorias le ha dado al país.

Es indudable que el desarrollo deportivo cubano es un logro dela Revolución pues basta con tener el talento para que ser captado por una de nuestras escuelas de iniciación deportiva, pero es que el acceso a las escuelas de arte y música también son un logro de nuestro sistema y sin embargo el tratamiento es totalmente diferente.

Es normal ver en nuestros programas de mayor Ratting en la televisión, 23 y M por ejemplo, como entrevistan a actores, actrices, músicos o a artistas plásticos y que nos cuenten de su reciente gira de 3 meses por Europa o de que está en Cuba de Vacaciones pues está contratado por tres o cuatro años en otro país. Por aparecer en estos espacios y por su obra estos son los cubanos, llenos de cadenas de oro y vestidos con “ropa de afuera” que sirven de referencia para nuestros jóvenes.

Muchos padres no ponen reparo si sus hijos se deciden por la música, los apoyan pero si es por del deporte entonces la historia puede ser diferente. Conozco casos de niños con talento cuyos entrenadores fueron a visitar a sus padres para que estos fueran parala Escuelade Iniciación Deportiva (EIDE) ola EscuelaSuperiorde Perfeccionamiento Atlético (ESPA) y los padres prefirieron que sus hijos accedieran a una carrera universitaria como Medicina, Derecho o Economía pues no le veían futuro al deporte.

¿Qué hacer entonces?

Este es un tema sumamente sensible por tanto para evitar prejuicios aclaro desde ahora que no pretendo proponer la reinstauración del deporte rentado en Cuba, su abolición a inicios dela Revoluciónfue un logro al que no debemos renunciar. Lo que propongo en cambio es actualizar nuestro deporte y que además de glorias a nuestro país, se convierta también en uno de los sectores que más aporte a nuestra economía.

Mientras un músico de más de setenta años puede estar en la plenitud de vida profesional, la vida activa de un deportista de alto rendimiento es de diez o doce años. En algunos casos un poco más.

Decimos con orgullo que un atleta de talla mundial como Teddy Tango pidió especialmente a nuestro Iván Pedroso como entrenador sin embargo es un tabú pensar que Alexis Copello o David Giral integren el equipo profesional donde milita el francés en Europa. ¿Por qué?

Son varios los deportes en los que nuestro país está entre los mejores del mundo: judo, lucha, voleibol, etc sin embargo vemos a nuestras atletas competir solamente cuando se realizan eventos múltiples (Olimpiadas, Panamericanos…). El resto del tiempo lo pasan entrenando entre ellos en las escuelas nacionales mientras los atletas de otros países realizan topes o compiten en clubes. Un atleta nuestro de Voleibol por ejemplo llega ala LigaMundialsin haber topado internacionalmente sin embargo un europeo de su misma edad puede acumular cientos de partidos jugados en sus respectivos equipos profesionales al máximo nivel.

Mi propuesta

Las excelentes relaciones que tenemos con varios países (Rusia, China, México, Brasil, Venezuela…) nos permitirían insertar jugadores en ligas de esos países. Esto tendría muchas ventajas para nosotros:

  • Mayor desarrollo deportivo de los atletas.
  • Ingreso económico para el país y para el atleta en cuestión.
  • El canal Tele Rebelde haría realidad su slogan: “El canal de los deportes en Cuba” al poder transmitir la actuación de los cubanos en cada una de esas ligas.
  • A partir del ingreso que se generaría se pudieran mejorar las condiciones de nuestras instalaciones y escuelas deportivas y mejorarían las condiciones para desarrollar el deporte en la base que es donde están los futuros atletas.
  • El hecho de que nuestros atletas firmen un contrato con clubes de otros países frenaría el robo descarado que se lleva actualmente contra nuestro país en la esfera deportiva.

No todo sería color de rosa. El hecho de tener jugadores insertados en clubes fuera del país traería algunos inconvenientes como hemos visto recientemente cuando algunos países no han podido contar con sus mejores jugadores por no tener la autorización de sus clubes sin embargo en la mayoría de los deportes esto no sería un obstáculo.

Sin dudas donde más nos sentiríamos los efectos de esta medida es en el béisbol pero también tendría solución si se decide por ejemplo que para poder ser contratados en el exterior deben acumular al menos siete u ocho series nacionales. La mayoría nuestros peloteros llegan a las series nacionales con menos de veintitrés años por lo que estarían en plenitud de forma después de ese tiempo. Habría que revisar la estructura de nuestra serie nacional y crear una selectiva pues no contaríamos con algunos de nuestros mejores atletas pero es mejor tenerlos parcialmente que sencillamente no tenerlos.

Se avecinan cambios en la política migratoria cubana y se supone que esto incluye la posibilidad de que los cubanos viajen cuando y a donde lo deseen. Ya se anunció, y es lógico, que el país tomará medidas para protegerse del robo de cerebros y evitar la pérdida de profesionales, pero ¿Qué pasará con los deportistas? ¿Se les incluirá entre las personas que tendrán limitaciones para viajar?

Debemos tomar las medidas que creamos necesarias sin pensar en lo que dirán los agoreros pues al final estos nunca estarán de acuerdo con lo que hagamos. Algunos dirán que estaremos abriendo las puertas al profesionalismo al que tanto hemos criticado, yo no estoy de acuerdo con eso. Mientras que allá las ganancias van para el promotor y el atleta aquí el mayor beneficiado será el pueblo pues la parte de las ganancias que le correspondan al estado será puesta a disposición de la mayoría como ha sido siempre. El atleta vivirá de acuerdo a su esfuerzo, a su trabajo, como debe ser en la sociedad que estamos creando.

Anuncios