Pablito, no debiste hacer eso.

Por: Nelson Lorenzo Rubi

Después de leer las declaraciones de Edmundo García sobre Pablo Milanés, la carta de este a Edmundo y varios artículos publicados en Cubadebate no pude resistirme a escribir estas letras, más como palabras en voz alta que me digo a mi mismo que con la aspiración de compartirlas, aunque tampoco puedo quedarme callado ante el dolor que siento y que sé  que es el mismo que sienten millones de cubanos comunes como yo, no artistas, no dirigentes del Estado o el Partido, pero revolucionarios y pienso también en las varias generaciones de latinoamericanos que han encontrado un asidero a la esperanza con las canciones de Pablito. Para que se me comprenda, tengo 45 años, crecí con la NuevaTrova y mis valores y conciencia social, humana, patriótica, revolucionaria se los debo en parte a  las canciones de ese movimiento, particularmente de Silvio, Vicente y Pablo.

Estoy de acuerdo en que cada quien puede pensar de forma diferente cómo hacer mejor las cosas en esta Cuba nuestra, en que cada cual utilice las armas que tiene a su alcance para luchar porla Patria que nos dio la identidad y la dignidad, que se traten de tender puentes en lugar de quemarlos. Pienso que se puede dialogar incluso con quienes pretenden otras alternativas para nuestro país, pero JAMÁS compartir el mismo aire con quien agrede o aupa la agresión de diferentes formas, de cubanos que viven y trabajan aquí y no es rencor estéril ni orgullo, es dignidad. Radio y TV Martí, por citar un ejemplo son una afrenta para Cuba y no solo para los revolucionarios cubanos, sino para todos los patriotas cubanos, por el odio, la desidia, la mentira, el terror que promueven en nombre del más digno de todos los cubanos, quien con sabias palabras dijo que con los humildes de la tierra su suerte quería echar y no se trata que echar suerte con poderosos sea un crimen, pero sí un reto difícil de enfrentar. Conozco algunos, como los debe conocer Pablo o cualquiera que lea estas palabras, que algún día juntaron su suerte a los más poderosos (económicamente me refiero) y se olvidaron de la suerte de los humildes, que alguna vez también fue la de ellos; creo que eso es lo que le está pasando a Pablito.

A propósito cuando leí: “Carta abierta de Pablo Milanés a…” pensé si acaso no habrá cerrado la puerta de enfrente y abierto una ventana trasera para respirar otros aires.

Pero no votaré el niño junto con el agua sucia, me quedo con las canciones del Pablito que me ayudaron a crecer, ya son mías, como de tantos cubanos más, las guardaré dentro de las más valiosas que atesoro, aunque pienso será inevitable cierto amargo  dolor al escucharlas, me quedo con ellas aunque su autor ya no las quiera.

Recuerdo las palabras de Pablo a raíz de las declaraciones de Rubén Blades hace ya algunos años en relación con Cuba. Pablo decía: Rubencito no debías haber hecho eso, nosotros somos amigos y sabes que eso me ofende, me hiere. ( no es cita textual); Pablito, en nombre de los cubanos patriotas te digo esas mismas palabras.

“Nelson Lorenzo Rubí”