En Guantánamo, ni en Cuba, no hay espacio para mercenarios

Percy Francisco Alvarado Godoy

12 de agosto de 2011.

Mucho hicieron los representantes de la ultraderecha de la mafia cubano americana dentro del Congreso norteamericano, apoyados por las organizaciones terroristas de Miami y los desesperados mercenarios a su servicio dentro de Cuba, capaces de montar los más inusuales shows mediáticos y fabricar todo tipo de detracciones sobre supuestos actos represivos dentro de la Isla, para lograr que el  Senado estadounidense aprobara el desembolso de 20 millones de dólares destinados a fomentar y mantener a la contrarrevolución interna mediante la USAID. La oposición de los representantes John Kerry y Patrick Leahy cedió ante las presiones de la Casa Blanca y de los permanentes enemigos del pueblo cubano y ante su exigencia de esos fondos para la “promoción de democracia”  en la isla caribeña. Sin dudas, fue un golpe a la verdad, que abre paso a nuevas artimañas, al robo descarado del dinero del contribuyente estadounidense y al enriquecimiento de los mafiosos asociados a la USAID y a mantener la actividad vividora de un grupo de traidorzuelos y delincuentes comunes, disfrazados de disidentes.

Dentro de estas maniobras para estimular la actividad de la contrarrevolución interna, Ileana Ros-Lehtinen, presidenta del Comité de Relaciones Exteriores del Congreso y enconada enemiga de la Revolución, se reunió con John Caulfield, designado como próximo  jefe de misión de la Sección de Intereses de Estados Unidos (USINT) en La Habana. Su mensaje al diplomático fue preciso: “Urge que la USINT se comprometa activamente ante el pueblo cubano, incluyendo a la sociedad civil y a los grupos de disidentes, para ayudarlo a adoptar principios democráticos en la isla, como libertad de expresión, de prensa y de reunión”. Fue, claramente, un llamado a que la SINA continúe con su gastado papel de promotor de la subversión en la Isla, fungiendo como medio de orientación, financiamiento y promoción de actos hostiles contra el gobierno y el pueblo cubanos.

La verdad, después de todo, es que, desde mayo de 2011, los mercenarios tradicionales dentro de Cuba recibieron las indicaciones de sus patrocinadores de Miami como la FNCA, el Directorio Democrático, el Consejo por la Libertad de Cuba y otros,  para realizar descaradas provocaciones a lo  largo del país, fabricar mentiras, venderse como víctimas de acoso y persecuciones, como único medio para persuadir a Kerry y a Leahy a soltar el dinero retenido, del cual saldrán sus pagas como mercenarios. Fue, de hecho, un acrecentamiento de la actividad anticubana en los últimos meses.

Prueba de ello son las respuestas espontáneas del pueblo guantanamero contra Rogelio Tabío Lopez, presidente del auto titulado Movimiento Resistencia y Democracia, reducido y altamente provocador grupúsculo de anti sociales y delincuentes de esa provincia y contra Ernesto Cabrera Moreno, en Caimanera, Guantánamo. Según el tradicionalmente mentiroso y oportunista Oswaldo Payá, quien lucha desesperadamente por retomar su protagonismo deteriorado, las agresiones se realizaron con machetes y otros objetos contundentes. Es necesario aclarar que estos hechos ocurrieron de manera espontanea y nunca fueron realizados por autoridades, quienes en más de una oportunidad han intercedido para defender a estos mercenarios de la ira popular ante sus provocaciones, que hieren el sentido revolucionario de la mayoría del pueblo. Cuba nunca ha ordenado, ni torturas ni agresiones físicas contra los  golpizas contra estas personas. Los representantes de la ley, tanto oficiales de la seguridad como de la PNR, siempre han intervenido con justeza y rigor, velando por su integridad física. Cuba no necesita de bandas paramilitares como en otros países para reprimir. Sin embargo, hay una realidad: nuestro pueblo siempre responderá a cualquier provocación que ofenda sus principios y vulnere la tranquilidad ciudadana. Tanto Payá, como Elizardo Sánchez Santa Cruz y los otros voceros de la infamia y la traición, sumados a la verborrea anti cubana del libelo de la prensa miamense, El Nuevo Herald, saben estas verdades, pero detractan y mienten conscientemente para denigrar al pueblo cubano y a su gobierno, apoyado mayoritariamente por él.

El pueblo revolucionario de Guantánamo ha soportado con paciencia la actividad provocadora del grupúsculo denominado Movimiento  Resistencia y Democracia y de los Municipios Opositores de Guantánamo, quienes desde mayo del 2011 han montado peligrosas provocaciones contrarrevolucionarias. Recientemente montaron un show de este tipo en  los alrededores de la plaza Mariana Grajales, generando el repudio de la población. Otro de estos shows despertó la ira popular contra las provocadoras Damas de Blanco en el Cobre, Santiago de Cuba. Otra provocación tuvo lugar el pasado 18 de junio en Palmarito del Cauto, Santiago de Cuba.

En otro hecho provocador la policía intervino para evitar que el pueblo revolucionario respondiera con energía a una provocación montada frente a la Catedral de Santiago de Cuba, logrando trasladar a los contrarrevolucionarios fuera de la escena y conducirlos hacia sus hogares. Ni un solo policía ni miembro alguno de la seguridad agredió a los provocadores. Empero, el detractor José Daniel Ferrer, ex preso contrarrevolucionario, sabedor de que las autoridades defendieron la integridad física de los involucrados en la provocación, se comunicó de inmediato con un blog anticubano radicado en Miami y denominado “Háblalo sin miedo”, para mentir deliberadamente sobre los hechos y sobredimensionar el suceso. Otro detractor de oficio sobre estos hechos ha sido Jorge Corrales, auto titulado periodista independiente en Guantánamo y director de la falsaria revista mensual Porvenir. Fue este propio mercenario el que luego de ser evacuados de Santiago por parte de la policía, organizó una nueva provocación en su casa en Palmarito del Cauto, en unión de varios contrarrevolucionarios como Julio César Salazar Salinas, Annis Sarrión Romero, Magalys Fernández Eulices, Prudencio Villalón Rades, José Ángel Garrido Morris, Osmelis Cruz Dacal y Juan Carlos Vázquez Osoria, quienes fueron nuevamente repudiados por la población del lugar.

Lo cierto es que la actividad provocadora de un reducido grupo de contrarrevolucionarios en Guantánamo ha ofendido el sentimiento patriótico de la mayoría de la población, quien ha salido al paso espontáneamente a estos shows mediáticos. Desde su creación el día 13 de marzo del 2011, el Movimiento  Resistencia y Democracia de Guantánamo (MRDG) ha buscado la creación de conflictos con la población, la que reconoce en la mayoría de ellos a un grupo de delincuentes, oportunistas y antisociales, que carecen de prestigio y representatividad dentro de la misma.

La vivienda de Rosaida Ramírez Matos, ubicada en Carlos Manuel, esquina 6 norte # 351, en Guantánamo, ha sido sitio de reuniones donde se organizan las provocaciones por parte del MRDG. En las mismas participan los siguientes mercenarios: Rogelio Tabío Ramirez, Danniellis Betancourt Leyva, Yoandry Beltrán Gamboa, Roberto Pérez Alfonso, Yurizán Alfonso Córdova, Yisel Flores Lobaina, Marí Neyis Veláquez, Marí Celia Rodriguez; así como Rogelio Tabío López, Norbi Rivero Guerra, Enyoe Díaz, Alen Mario Alfonso Córdova, Diosbanis Matos Osorio, Obayeni Grant Guerra, Roberto Pérez Alfonso, Oscar Sabón Pantoja,  Francisco Osorio Clara, Juan Luis Bravo y la mencionada Rosaida Ramírez Matos.

Todos estos individuos realizaron una acción provocadora el pasado 9 de mayo, dirigida por un reducido conglomerado de organizaciones mercenarias, a su vez reducidas a escasos miembros, como el propio MRDG, el Consejo Unitario de Trabajadores de Cuba (CUTC), el Movimiento Cubano de Jóvenes por la Democracia (MCJD) y el  Municipio de Oposición (MDO) Caimanera, con el fin de desfilar provocadoramente por las calles de la ciudad de Guantánamo en un número no mayor de 30 personas. Una veintena de ellos fue detenida por sus acciones revoltosas y alteración del orden, entre ellos Rogelio Tabío López, el cual  dicen permaneció más de 96 horas detenido. Pero más rápido aparece a verdad a flote, pues el propio Rogelio realizó a menos de 48 horas otra provocación y fue nuevamente detenido, según  el blog subversivo y mentiroso Vozalternativa, perteneciente al MRDG. La mentira cayó por su propio peso.

Otra de sus provocaciones tuvo lugar en Baracoa, Guantánamo, promovida por los contrarrevolucionarios  Rodolfo Bartelemí Coba, Randy Caballero Suárez, Francisco Luis Manzanet Ortiz, Emilio Almaguer de la Cruz y Raúl de la Cruz Bartelemí en el domicilio del propio  Emilio Almaguer. Igualmente participaron en las provocaciones Keiber Rodríguez Fernández, Roberto González Pelegrín y Rosaida Ramírez Matos.

Dentro de estas campañas se ha lanzado la falacia sobre inventados arrestos de “opositores” los cuales, según ellos, han alcanzado la irrisoria cifra de 1 727 de estos individuos en lo que va del año 2011. Varias organizaciones como la FNCA, de viejo historial terrorista, en voz de uno de sus directores, Omar López Montenegro, vocero de derechos humanos, ha incitado a estas revueltas. Lo mismo ha hecho permanentemente Orlando Gutiérrez Boronat, desde su cómodo vivir en Miami como jefe del provocador y financista de la contrarrevolución, el Directorio Democrático Cubano. Ambas organizaciones, entre otras, prácticamente han incitado a la contrarrevolución interna a realizar este tipo de alteraciones del orden y provocaciones. Lo  mismo ha hecho en más de una oportunidad la llamada Asamblea de la Resistencia.

CONCLUSIONES

El pueblo cubano tiene el legítimo derecho, avalado constitucionalmente, a defender sus conquistas y a enfrentar a cualquier provocación que pretenda quebrantar el orden institucional. Es cierto que en ocasiones el pueblo enardecido responde a las ofensas a sus convicciones de manera espontánea y ha agredido, fundamentalmente de palabra, a los mercenarios del Imperio. Si hubiese ocurrido una agresión desmedida, la justicia cubana juzgará a los responsables en correspondencia a sus delitos y no a sus convicciones. Sin embargo, la verdad es una y deben saberla de antemano los provocadores: esta plaza, como reza un viejo refrán, no será tomada ni con armas, ni con oro.

Por ello acusar a las autoridades cubanas de represión es un vil infundio, pues solo han servido para proteger a los mercenarios provocadores de justa la ira popular.

Responsables de estos hechos son aquellos que, desde lejos, con las arcas llenas de dinero, compran a traidores con unas pocas monedas para que mancillen su condición de llamarse patriotas cubanos y se lancen a realizar provocaciones cuyos desenlaces emplean, distorsionándolos, en su guerra contra Cuba.

Anuncios