Un hombre roba un dólar de un banco para ir a prisión y obtener cobertura médica

James Richard Verone, de Carolina del Norte, pasó toda su vida siguiendo las reglas y sin meterse en problemas. Trabajando como despachador para la Coca Cola por 17 años, Verone era conocido como un buen trabajador y hombre honesto.
VERONE ESPERA UNA SENTENCIA QUE LO MANTENGA EN PRISIÓN AL MENOS TRES AÑOS PARA SER TRATADO DE VARIAS DOLENCIAS FÍSICAS
Cuando fue despedido de la Coca Cola hace tres años, Verone estaba desesperado por encontrar trabajo. Eventualmente halló empleo en una tienda, cuando comenzó a notar una protuberancia en su pecho. Desarrolló artritis y síndrome del túnel carpiano, y pronto el dolor fue demasiado para soportarlo. Él se registró por discapacidad, pero el gobierno federal le negó cualquier tipo de cobertura.
Así que a principios de este mes, Verone fue hasta un banco RBC local y le dijo al cajero que él estaba robándolos por un dólar. Dijo que quería robar el banco para ir a la cárcel y obtener atención médica.
No quiso asustar a nadie. Le entregó al cajero una nota exigiendo un dólar, y atención médica. “No tuve ningún temor”, dijo Verone. “Le dije al cajero que me sentaría a esperar a la policía”.
Verone expresó que no es hombre de política. Pero que tiene mucho que decir sobre el tema de asistencia médica socializada.
Sospecha que no estaría hablando a un periodista a través de una pantalla de metal usando un traje color naranja, si esta opción estuviese disponible en Estados Unidos. “Si usted no tiene su salud, usted no tiene nada”, dijo Verone, quien tiene grandes esperanzas con su reciente encarcelación. Ha visto a varias enfermeras y tiene una cita con el médico el viernes. El escenario ideal incluiría cirugía de pie y espalda y un diagnóstico y tratamiento de la protuberancia en su pecho, expresó.
Verone dijo a la prensa local que quisiera servir en prisión lo suficiente para ser capaz de salir a tiempo para recibir los beneficios del Seguro Social que pagó durante toda su vida. Dice que no lamenta terminar tras las rejas y que no tuvo alternativa.
Entre continuar una vida con dolor y escoger la prisión, está feliz con la decisión. “Si yo no hubiera explorado todas las alternativas estaría sentado aquí diciendo, ‘me siento mal por eso’”, dijo Verone. “Escogí la cárcel”. (Tomado de Aporrea)

Anuncios