Después que todo pase ¿Te amaré como si fuera antes?

http://www.cubadebate.cu/fotorreportajes/2009/10/12/boca-sama-pueblo-pescadores-cubanos-atacado-cia-alpha66/
Nacy Pavón muestra uno de sus pies amputado. Provocado por el ataque terrorista ordenado por la CIA y ejecutado por ALPHA 66 al poblado de pescadores de Boca de Samá, en el municipio de Banes, Holguín.
Por: Osmany Sánchez
Hace pocas fue recibida como una heroína en Miami Reina Luisa Tamayo. Las organizaciones del “exilio” se disputaban un lugar ante las cámaras y las promesas llovían. Durante los próximos días aparecerá en todos los programas de televisión y será tema principal en los medios de prensa que tienen como objetivo principal el ataque frontal contra el gobierno cubano, pero ¿qué pasará después?

En sus primeras declaraciones Reina Luisa dio las gracias “al pueblo de los Estados Unidos, al gobierno y a todas las personas que han luchado para que hoy, nosotros, nuestra familia, se encuentre en un país libre” y afirmó que “Esta madre, esta familia, va a continuar su lucha porque los Castro tienen que desaparecer…”

El colmo del oportunismo llegó cuando la Asociación de Veteranos de Bahía de Cochinos Brigada 2506, anunció que los restos de Orlando Zapata descansarán en uno de los nichos del Mausoleo de los “Héroes de Bahía de Cochinos”.

Reina Luisa agradece al gobierno de los Estados Unidos y dice que luchará porque “los Castro tienen que desaparecer…” mientras permite que los restos de su hijo descansen junto al de los mercenarios que invadieron su patria para derrocar a la Revolución y poner de nuevo las propiedades en manos de los ricos. Debe recordar Reina Luisa que la inmensa mayoría de las tierras en su natal Holguín, pertenecían a la United Fruit Company y no a los campesinos que eran quienes la trabajaban.

Recuerdo las escenas mostradas por la televisión cubana donde se ve a Reina Luisa reconociendo que su hijo recibía las mejores atenciones médicas y agradecía a los médicos, mientras los que la manipulaban decían que ella no tenía que hacer nada en el hospital pues de todas formas su hijo ya estaba muerto que donde tenía que estar era en la conferencia de prensa.

Dice ahora Reina Luisa “Fue fuerte para una madre, es triste ver a un hijo así, asesinado. Jamás pensé tener que abandonar mi patria, lo hago con mucho dolor y sentimiento para salvar a mis hijos y mis nietos de las vejaciones que sufre la familia”.

Me gustaría recordarle que entre los que la rodean y la colman de atenciones frente a las cámaras de televisión están los terroristas que un 12 de octubre de 1971 asesinaron a dos personas e hirieron a otros cuatro, entre ellos a la niña Nancy Pavón a quien hubo que amputarle un pie. Debe recordarlo muy bien Reina Luisa porque eso sucedió en el municipio Banes en Holguín donde vivió hasta hace unos días. ¿Conocerá a alguno de los que perdieron familiares víctimas del terrorismo financiado por el gobierno de los Estados Unidos?

No siento más que lástima por esa madre que perdió a su hijo debido a la perfidia de otros que desde la Florida tratan por todos los medios de construir una oposición en Cuba. Siento lástima y recuerdo los versos de Pablo Neruda:

“Después de todo te amaré
como si fuera siempre antes
como si de tanto esperar
sin que te viera ni llegaras
estuvieras eternamente
respirando cerca de mí.”

Aunque en este caso habría que ver si la seguirán amando después que pase este momento donde todos quieren probar el pastel y buscar publicidad en busca de los millones de la USAID.

Anuncios