Rompiendo el hielo.

A paso de marcha como la caballería mambisa.

Por Eduardo

Para todas las cosas siempre hay un comienzo y un fin. Hace algún tiempo le venía dando vueltas a una idea recurrente en mi cabeza. Deseaba comenzar a escribir mi propio blog. Muchos, de los que ya me conocen a través de la publicación de mis post en La Joven Cuba, quizás se mostrarán sorprendidos con esta decisión, la cual no responde a causas de orden ideológico o de algún tipo de desencuentro personal o intelectual. Tampoco es motivada por algún afán de protagonismo o búsqueda de reconocimiento individual. Toda mi vida he preferido ser un simple cubano y creo que a mis casi 50 años, o como decimos en nuestro peculiar manera de pronunciar el español, pisando ya la raya de la media rueda, ya casi estoy cumpliendo mi meta. Simplemente, el espíritu aventurero que siempre me ha acompañado a lo largo de mi existencia me ha compelido a emprender un nuevo viaje.

De los muchachos solo he comunicado mi decisión a Tatu, con el cual he establecido el compromiso de en la medida de mis posibilidades escribir, siempre que el trabajo me lo permita, los post de carácter histórico y alguno que otro de corte político, especialmente redactados para La Joven Cuba. De los post que escriba para la Joven Cuba, publicaré copia en mi blog personal. Si se quisiera tener una idea de lo que pretendo, bastaría hacer referencia a nuestro estimado amigo Josep Calvet, que reparte su tiempo entre su blog y La Joven Cuba. Mi amigo y hermano Tatu y yo compartimos la idea de que La Joven Cuba sea en un futuro un punto de confluencia, al cual siempre volveremos; pero debemos multiplicarnos hasta lograr alcanzar en un futuro que quizás no es muy lejano, que la Joven Cuba sea el blog madre de un conjunto de páginas, que en defensa de la Revolución contrarresten la ofensiva que en el campo de la blogosfera, realizan mercenarios al servicio de los yanquis “Desde Cuba”.

Yo no abandono al colectivo al que siempre perteneceré en cuerpo y alma, ni a los amigos con los cuales un día me adentré en los entonces ignotos para mí caminos de los blogs de Internet. De hecho nos seguimos viendo y compartiendo a diario, e intercambiando acerca de LJC, pero la dinámica de publicación de nuestro querido sitio, el cual ya constituye un referente indiscutible en la blogosfera cubana, implica un nivel de consagración a la tarea que en los momentos actuales de mi vida profesional rebasa mis posibilidades reales de tiempo. No pretendo entrar en detalles acerca de mis cotidianas actividades, pero para que se tenga una idea, en los últimos tres meses apenas he podido escribir un post, prácticamente no he podido publicar más allá de 5 o 6 comentarios.

Lo que hace fuerte a LJC es la magnitud del intercambio y debate que se desarrolla en los comentarios. Su sección Cartas a LJC, también sentó un precedente en la Blogosfera Cubana, al permitir por primera vez en un sitio perteneciente a la corriente ideológica Fidelista, la publicación de post realizados por representantes de la derecha de la emigración cubana. Yo disfruto mucho mis encontronazos ideológicos con Tony, el Vicepresidente, el Inagotable Orlando, Napo y otros cofrades del bando de la contra. De hecho espero que de vez en cuando podamos seguir cruzando guantes; pero el blog que ahora inauguro, pretendo que constituya, más que un lugar de debate acalorado, una tribuna que me permita exponer mis ideas, y mi visión cosmogónica del mundo que me ha tocado vivir.

En estos momentos no me sobra el tiempo para debatir, por tanto debo concentrarme en desarrollar mis puntos de vista. No pretendo con ello cerrar la puerta al debate en mi blog, simplemente me limitaré a debatir en aquellos casos en que merezca la pena el intercambio. Como dice la leyenda de La Joven Cuba, no admitiré diálogos sordos, ni permitiré al menos, que aquel que dé una opinión pretenda que se le acepte si el planteamiento no guarda relación alguna con el post que se propone. Tampoco aprobaré temas reciclados y de los cuáles el oponente ya sepa mi opinión. En fin, que no permitiré que me desgasten o me hagan perder el tiempo. Cuando se envíe uno de mis post a la Joven Cuba, el debate se regirá por los patrones de los administradores de nuestro querido blog.

En conclusión, a partir de hoy está disponible en la blogosfera cubana, El Blog de Edu, en defensa del futuro socialista de la Patria Cubana.

Publicado originalmente en El Blog de Edu: http://edumatanzas.blogspot.com/