¿Puede una isla tan bella ser un "problema"?

Por: Roberto Peralo

Existen un grupo de sucesos que vienen llegando de forma muy aislada y esporádica. Lo pudiéramos ver como sucesos insignificantes que son tan risibles que muchos ni atención le prestan. Me puse a escribir un artículo y en mis archivos memorísticos muy al fondo recordé una declaración. Después leyendo en las cosas que uno guarda para cuando le hagan falta algún día, encuentro otra idea, y así comienzan a desencadenarse un grupo de ideas sobre una realidad. Mi intención es compartirla con ustedes y escuchar, o en este caso leer sus opiniones.

Aunque un poco alejado del tiempo es necesario recordar un hecho histórico que guarda mucha relación a la hora de proponer soluciones para resolver “El Problema de Cuba”. Comienzo por el documento que se desclasificó por el gobierno de los Estados Unidos en el año 1991, que ya en otros momentos se ha hecho referencia en este blog. Donde se explica que el 6 de abril de 1960, se discutió en una reunión presidida por el Presidente de ese gobierno, referido a la naciente Revolución Cubana, que cito textualmente: “No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno de la Revolución, es a través del desencanto y el desaliento, basados en la insatisfacción y las dificultades económicas. Debe utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros a Cuba, para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno revolucionario”. Era así como el gobierno de los EEUU pretendía darle solución al “Problema de Cuba”

Me viene rápido a la mente las declaraciones del embajador de EE.UU. en México, cuando decía que “El Problema de Cuba” se resuelve dentro de 50 años cuando nuestra isla desaparezca bajos las aguas, por los efectos del calentamiento global.