La Joven Cuba por dentro en su primer aniversario


Los administradores de LJC: Roberto, Harold y Osmany respectivamente. Los 3 en plena publicación y moderación de los artículos.

Por Harold Cárdenas Lema

Ya ha pasado un año desde el nacimiento de este espacio en la web. Muchos han sido los desafíos, las experiencias y los descubrimientos en tan corto período, quizás ya sea la hora de contar la historia de sus autores y el funcionamiento interno de la administración.

Todo empezó en el mes de marzo del 2010, cuando Osmany (Tatu) y Harold se sentaron en el parque de la Universidad de Matanzas a comenzar sobre sus experiencias en Internet. Ambos convinieron en lo injusto del manejo del tema cubano en la red de redes, en cómo la mayoría de las veces es un discurso sordo, donde no se busca llegar a un acuerdo o encontrar verdad alguna sino convencer al interlocutor de lo que uno mismo cree. Los que defienden la Revolución estaban en franca desventaja frente a su contraparte, que con una inmensa mayoría era mucho más agresiva en la web y montaba campañas de difamación de un sincronismo sorprendente. La balanza estaba entonces muy desequilibrada, también podía ocurrir esto por un fenómeno común en el país: cada vez que aparece algo que pueda convertirse en amenaza (entiéndase Internet) la respuesta es la prohibición y la limitación, en vez de su utilización a nuestro favor, en los últimos tiempos la mirada ha cambiado mucho para bien, La Joven Cuba es una muestra de ello.

Situada en Vía Blanca, carretera que conecta el polo turístico de Varadero con la Ciudad de La Habana.
Foto de la Universidad de Matanzas, hogar de LJC.

Acordamos entonces hacer un blog que sirviera no sólo para defender la Revolución sino para un debate interno sobre el presente y futuro de esta. Con ninguna experiencia en blogs y sólo los conocimientos básicos de informática, la tarea recayó sobre mis hombros. Después de descubrir las posibilidades de WordPress como plataforma entre los últimos días del mes y los primeros de abril fueron los primeros intentos. Al principio nadie nos visitaba, recurrimos entonces a comentar en otros blogs y dejar ahí nuestra dirección, tampoco funcionó. Mientras pasaban los días comenzaron a entrar uno a uno los visitantes, luego nos “descubrieron” los que pertenecían al blog Tomar la Palabra, ya para ese momento habíamos alcanzado más de 100 visitas diarias y nos sentimos más que afortunados.

Todavía no sabíamos nada de palabras clave o el uso de las categorías en los artículos, tampoco conocíamos técnicas de posicionamiento en la web como fuimos estudiando luego para adaptar la redacción de los artículos a las exigencias de un medio tan dinámico como la Internet. Fuimos recibiendo una mayor audiencia, ya el Google nos aportaba más visitantes que buscaban temas determinados en Internet, así transcurrieron los primeros meses.

Nos fuimos especializando también en los asuntos a tocar, recibimos nuevos colaboradores y publicamos nuevos temas. Perdimos nuestro carácter artesanal mientras aprendíamos los trucos de la web, mientras más conocíamos más evidente era nuestra ignorancia, todavía debe ser así en muchos sentidos. Llegó el momento de cambiar la imagen que teníamos hasta entonces, para una nueva plantilla en el blog escogimos 5 propuestas que al final dejamos en la actual, era muy reciente y nos dotaba de personalidad.

Desde un comienzo la administración (es decir, el diseño y publicación de los comentarios) estuvo a cargo de Tatu y quien escribe estas líneas, luego se nos unieron en la difícil tarea de actualizar el blog Roberto y Eduardo (Edu) que desde el inicio nos acompañaron en este sueño. Cuando comencé en LJC tenía 24 años y acababa de graduarme, sigo siendo lo más cercano generacionalmente a los estudiantes, ya Roberto y Tatu tienen un par de años más, Edu por su parte nunca ha escondido ser un “temba”. La moderación resulta muy compleja por varias razones, hay días en los que siquiera subir un artículo, es imposible porque la conexión es muy lenta y WordPress apena abre, otros simplemente se cae. Si a esto le sumamos los apagones o problemas en los servidores del centro, se entenderá el por qué del carácter intermitente o la demora en la publicación de posts y comentarios.

Esta administración compartida es precisamente uno de los puntos fuertes del blog, ahí reside su carácter democrático, en cada uno de los administradores (de distintas generaciones cada uno) hay una visión distinta sobre cómo se protege al país y los mecanismos para hacerlo. Hay que confesar las interminables discusiones en los pasillos y el comedor sobre distintos tópicos, pero siempre el debate ha sido en un ambiente de respeto y amistad, esa es también la premisa en el blog.

Habría que destacar la fidelidad de muchos comentaristas que desde el comienzo han participado en el debate, pese a no compartir nuestro criterio político, nos han aconsejado sobre el diseño del blog y han mantenido un tono respetuoso en todo momento, otros no han sido así. Siempre fue irónico el hecho de que en otros espacios estos comentaristas defendieran a LJC cómo un espacio donde (casi) no existe censura, sino moderación en los comentarios, se estableció así una relación en la que ya muchos nos conocemos por nuestros criterios. Con este espíritu continuaremos promoviendo el debate (no la discusión) y aceptaremos por acá a todo aquel que se interese por el futuro de Cuba, sin importar cuál sea su ideología.

El viernes 1º de abril celebramos el primer aniversario de La Joven Cuba, en un caney nos sentamos a tomarnos unos traguitos y comer opíparamente, para esto contamos con una ponina colectiva que hicimos los últimos 2 meses y que redundó en una buena fiesta. Adjuntamos las fotos de la actividad, acá estamos los administradores (Roberto, Tatu y Harold) además de Luis, Katy y Dariel, faltaron algunos que no pudieron venir por estar en clases. Aunque las fotos hablan por sí solas deben saber que brindamos a la salud de LJC así como de todos los que contribuyen en que esta continúe siendo un espacio alternativo de debate entre las más distintas corrientes.

Ya LJC cumplió un añito de vida, mientras nos acercamos al primer cuarto de millón de visitas tenemos cada vez más ánimo para continuar compartiendo nuestros variados puntos de vista con los internautas que nos visitan. Nos vemos en el próximo año!!!

No hace falta ir a Brasil para pasarla bien...
Un montón de gente fea... pero con las intenciones más bellas.
Y esto es para celebrar todos juntos. Nuestro cake no es el más grande ni el más lindo, ni el más sabroso... pero es el nuestro...
Las fotos naturales son las mejores, eh?
Y seguimos de fiesta!!!
Más fotos
Y esta es una foto especial para nuestros detractores, que sepan que aquí estamos nosotros "en la pelea" las 24 horas...
Anuncios